domingo, 29 de septiembre de 2013

Crítica: I Spit on your Grave 2


Título: I Spit on Your Grave 2
Año: 2013
Género: Thriller - Terror
Duración: 106 min
Director: Steven R. Monroe
Guión: Neil Elman y Thomas Fenton
Música: Corey A. Jackson
Interpretes: Jemma Dallender, Yavor Baharov, Joe Absolom, Aleksandar Alekseiv, Mary Stockley, Valentine Pelka, George Zlatarev, Michael Dixon
Nota: 4,5
Sinopsis: Katie una aspirante a modelo responderá a un anuncio para conseguir fotos gratis para su book. Lo que parece una puerta abierta a un futuro mejor se tornará en una horrible pesadilla.





Crítica:
El término "Torture porn" se aplica a todas aquellas películas donde una o varias personas son torturadas salvajemente hasta su muerte, todo ello salpicado de un gran componente erótico. Dicho concepto se empezó a usar como tal tras el "Hostel" de Eli Roth, donde un grupo de chavales con un exceso de hormonas y poco cerebro se dejaban llevar por sus más bajos instintos y acababan conociendo a un grupo de chicas cuyos intereses no coincidían precisamente con los de ellos. Se pueden encontrar una y mil variaciones sobre esta temática incluso mucho antes de la película de Roth, algunas de ellas pueden estar suavizadas con bastante humor negro pero por lo general todas ellas están impregnadas de un sadismo muchas veces excesivo.


Cuando nos disponemos a ver una película que forma parte de este género o que lo bordea de manera peligrosa tenemos que ser conscientes de que nos vamos a encontrar ante un tipo de cine que, por norma general, no nos va a poner las cosas fáciles como espectadores haciendo que la sensación de angustia y repulsa vaya creciendo en nosotros a pasos agigantados conforme avanza el metraje. Dicho esto y siendo cada cual el que decida si puede adentrase o no en este tipo de propuestas (Vendría bien la frase que dice Drácula: "Entre libremente por su propia voluntad y deje parte de la felicidad que trae") considero que hay limites en pantalla que no se pueden cruzar. La excesiva recreación en un tipo de sadismo con el único objetivo de rodar la escena más salvaje o intentando justificar ese sadismo como una metáfora es algo que para mi esta fuera de lugar. Incluso alejándonos del "torture porn" tenemos más muestras de este tipo de sadismo. En el 2002 Gaspar Noé rodó "Irreversible", una película donde lo importante no es el final de la misma si no los hechos que llevan a los protagonistas a ese final. Con una idea y una puesta en escena mas que brillante (Si algo dejó claro Noé con "Irreversible" y con "Enter the void" es que poca gente es capaz de manejar la cámara como el) Noé desperdició la idea de su película recreándose en la escena de la brutal violación (Igual que pasa con "Boy eating the bird's food", una impactante escena puede eclipsar al resto de la película y su posible mensaje). En un plano fijo de larga duración, el director mostraba la violación de una chica embrazada en un pasillo. Realmente si la intención era mostrar que había llevado a los protagonistas a la situación en la que se encontraban no era necesaria tal recreación en el sufrimiento del personaje de Monica Bellucci. Un radical rechazo provoca en mucha gente el visionado de "La última casa a la izquierda" de Wes Craven donde dos dichas son secuestradas, violadas y brutalmente asesinadas por un grupo de personas a las que les iban a comprar hierba para un concierto. Recuerdo que hace años cuando se pasó esta película por televisión se publicó en el suplemento de un periódico una carta de una indignada espectadora preguntándose porque se emitían en abierto películas tan sádicas como esta. En la impactante "Deadgirl" de Marcel Sarmiento y Gadi Harel donde un par de jóvenes encontraban en un psiquiátrico abandonado a una zombie a la que se dedicaban a violar una y mil veces los directores conseguían dar una extraña vuelta de tuerca a la historia consiguiendo rodar una muy arriesgada película que como en los otros casos también produce en gran rechazo por parte de la gran mayoría. Personalmente cuando veo este tipo de escenas me pregunto que quieren mostrar los directores, ¿no es el hecho en si suficientemente asqueroso como para recrearse en el? ¿Realmente hay algún tipo de mensaje en lo que nos quieren contar o solo es puro sadismo? ¿Y cuando hay un mensaje esta justificado el uso de ciertas escenas o buscamos la excusa de querer transmitir un mensaje para tener una libertad absoluta a la hora de rodar? Para esta última pregunta tendíamos que ver lo que ocurre con "A Serbian Film", película capaz de ponernos el estomago del revés gracias a que su director traspasó la línea de manera brutal. Pero en este caso Srdjan Spasojevic justificó estas escenas y el uso del que llama en su película "new born porn" como una metáfora de la situación de Serbia después de la guerra de los Balcanes, país cuya inocencia y dignidad fue arrancada por los mismos serbios desde el nacimiento de su país (o al menos que los que Spasojevic ha conseguido transmitir con su cinta)


Ahora nos encontramos con "I spit on your grave 2", segunda parte de una película rodada en el 2010 que era un remake de "I spit on your grave (Day of the woman)" de 1978. Ante la cinta rodada por Steven R. Monroe solo puedo mostrar mi más absoluto rechazo debido al sadismo del que hacen gala el director y los guionistas en su primera hora de película. Su brutalidad no tiene concesiones con el espectador y en especial con la sufrida protagonista y las constantes palizas y violaciones que sufre esta producen en nosotros unas nauseas que van en aumento conforme avanza el metraje. El único motivo para no dejar de ver "I spit on your grave 2" es que nuestra parte mas sádica desea ver como la protagonista se toma la venganza. Pero ojo, estamos ante una película tremendamente machista donde la brutalidad que el director muestra con la protagonista durante la primera hora no es igual ni de lejos a la que muestra con los torturadores. Por mucho que alguna escena de la venganza de Katie nos haga apartar la vista de la pantalla, lo que vamos a ver no es ni comparable con todo lo que le han hecho a ella. A esto hemos de sumar que durante la primera hora de la película vemos en innumerables ocasiones a la protagonista totalmente desnuda pero cuando las tornas cambian y es ella quien tortura a sus violadores bien se cuidan en no quitarles la ropa interior (salvo en un caso) no vaya a ser que después de todo lo que hemos visto hasta ese momento ver un pene en pantalla nos pueda llegar a traumatizar.


No hay mucho guión ni lógica en "I spit on your grave 2" (después de todo lo que le hacen a la chica es un milagro que siga viva) sino una mera excusa para mostrar la violación y la venganza de la chica. Resulta encomiable el trabajo de Jemma Dallender cuyo papel tuvo que resultar del todo menos sencillo. Me sigue resultando extraño que dos personajes no americanos hablen entre ellos en ingles y no en su legua materna, pero bueno.. al fin y al cabo estamos viendo una cinta donde el sadismo es lo importante y no la lógica.  Brutal y excesiva solo recomendable para todos aquellos fanáticos del género, el resto mejor abstenerse.



Lo mejor: El encomiable trabajo de Jemma Dallender
Lo peor:  La brutalidad de la primera hora

viernes, 27 de septiembre de 2013

Crítica: The Act of Killing

Título: The act of killing
Año: 2012
Género: Documental
Duración: 115 min - Extendida 159 min
Director: Joshua Oppenheimer, Christine Cynn y Anonymous
Música: Karsten Fundal
Interpretes: Anwars Congo, Herman Koto, Jusuf Kalla, Haji Mazurki, Safit Pardede, Ibrahim Sinik, Haji Anif, Syamsul Asmara
Nota: 7
Sinopsis: Considerados en Indonesia como héroes nacionales, Oppenheimer reta a los protagonistas del documental a representar los crímenes que cometieron exterminado a los comunistas durante los años 1965 y 1966





Crítica:
Extraño documental el que nos presenta Oppenheimer, extraño en forma pero no en fondo. Y es que la forma escogida por el director para narrar las atrocidades cometidas por los gansters (Palabra que según los protagonistas del film tiene su origen en la palabra "hombre libre") y paramilitares durante los años 1965 y 1966 en Indonesia donde mas de un millón de personas acusadas de ser comunistas fueron asesinadas, es mostrar a los orgullosos asesinos con una libertad absoluta para reconstruir sus crímenes delante de la cámara como si ellos mismos interpretaran a los protagonistas de una películas de vaqueros, de gansters en una película clásica americana o incluso un musical. Este hecho puede hacer que mas de un espectador desvíe su centro de atención de las atrocidades cometidas por los protagonistas de la cinta al egocentrismo del que estos hacen gala durante todo el metraje gracias entre otras cosas a la exótica propuesta de Oppehnheimer. Y digo exótica porque  personalmente no se me ocurre otra manera de describir las recreaciones de los protagonistas.


El documental de Oppenheimer se adentra en un terreno oscuro, muy oscuro que plantea diversas preguntas al espectador. La primera y casi principal es si estas personas se merecían un documental como este.  Es cierto que en algun momento el entrevistador se muestra muy critico con los torturadores como cuando Anwars Congo que tras interpretar a un torturado en una película de gansters de los años 40 ó 50,  dice que entiende perfectamente lo que sentían las personas a las que torturó y mató, que entiende esta perdida de dignidad, a lo que el entrevistador responde que es imposible que lo entienda ya que el sabe que esta interpretando una película y la gente a la que torturó sabia perfectamente iba a morir. Por mucho que nosotros veamos este documental como una crítica a todo lo que hicieron, como una muestra de la barbarie cometida en Indonesia durante aquella época, el hecho de que los protagonistas sean considerados héroes nacionales en su país, que este documental infle aún más sus egos ya de por si hinchados y que la dureza del entrevistador solo se aprecie en ciertos momentos, hace que duela todavía mas lo que vemos y nos planteemos si de verdad esta era la forma correcta de mostrar los interrogatorios y los crímenes que llevaron acabo. ¿Acaso no es lo suficientemente duro escuchar como una persona tuvo que enterrar a su padrastro en una cuneta o como Congo apoyaba la pata de una mesa en la garganta de una persona para sentarse encima de ella hasta que moría para encima tener que ver a Congo y sus secuaces como estrellas de la gran pantalla? Por mucho que haya ciertas muestras de arrepentimiento por parte de alguno de los protagonistas, esto no consigue hacernos cambiar nuestra opinión acerca de lo que estamos viendo y acerca de cómo lo estamos viendo.


Dejando esto de lado y siendo cada uno el que considere si la forma escogida por el director es acertada o no, el documental de Oppenheimer tiene múltiples lecturas. Si Werner Herzog esta detrás podemos ser capaces de intuir antes de ver "The act of killing" que nos vamos a encontrar con personajes a cada cual mas extraño y donde muy probablemente, ademas de hacer un análisis de la naturaleza humana, estaremos también ante un análisis de la locura y el egocentrismo de los personajes. Es inevitable no acordarse del protagonista de "Despair" de Nabokov, que al igual que los personajes que nos presenta Oppenheimer en su documental, también se considera el protagonista de una película. Las justificaciones que encuentran los protagonistas para no sentirse culpables de todos aquellos crímenes que cometieron realmente merecerían un profundo análisis por parte del director del documental. Y es aquí donde la frase: "Los árboles no dejan ver el bosque" viene perfecta, la forma del documental, sus recreaciones pueden hacer que perdamos de vista que todo lo que nos están contando es real y solo nos quedemos con lo llamativo de su propuesta y no con el fondo de la misma. Y es que "The act of killing" toca todos los temas que envuelven a un exterminio: las manipulaciones en los interrogatorios para hacer que la gente parezca culpable, la elección de los culpables porque no comparten sus ideas políticas, el uso de películas propagandísticas para mostrar la crueldad del enemigo (Impagable el momento en el cual los protagonistas reconocen que dichas películas eran mentira y que ellos eran mas crueles que el enemigo, llegando a la conclusión de que la película que están rodando impactará en la gente mas que aquellas películas), el miedo de un pueblo sometido incapaz de quitarse la venda de los ojos o la defensa de una falsa libertad ante la amenaza del enemigo (Parece que el mayor crimen comunista fue prohibir las películas americanas y que los gansters no pudieran revender entradas de cine. Se echa de menos un mayor análisis de las causas que justificaron toda esa violencia en Indonesia, en ese punto "The act of killing" es donde se encuentra su mayor punto débil) y que deja paso a un gobierno corrupto cuyo mayor interés es el soborno y el enriquecimiento propio dejando de lado las necesidades de su pueblo.




"The act of Killing" es uno de los documentales mas extraños y perturbadores que nos podemos encontrar. No se fácil su visionado y su versión extendida se hace un tanto pesada, llega casi a las dos horas y cuarenta minutos. Extraños personajes tratados como héroes que nos mostraran la parte mas oscura de las personas.  Se echa de menos un mayor análisis de las causas que llevaron a comentar en Indonesia un exterminio como  este, aun así estamos ante un documental muy recomendable.



Lo mejor: Los testimonios en primera persona de los torturadores
Lo peor: Las recreaciones pueden hacernos desviar la vista sobre lo que realmente nos están contando

domingo, 22 de septiembre de 2013

Crítica: The Dyatlov Pass Incident - Devil's Pass


Título: The Dyatlov Pass Incident - Devil's Pass
Año: 2013
Genero: Thriller - Terror
Duración: 100 min
Director: Renny Harlin
Guión: Vikram Weet
Interpretes: Holly Goss, Matt Stokoe, Luke Albright, Ryan Hawley, Gemma Atkinson, Nikolay Butenin, Nelly Nielsen, Sergey Lobanov
Nota: 5
Sinopsis: 5 estudiantes americanos han desaparecido intentando descubrir lo que le ocurrió a un grupo de excursionistas en 1959. Lo que grabaron en sus cámaras servirá para intentar encontrar una explicación





Crítica:
Renny Harlin se suma a la moda del found footage, pero el que fuera director de películas como "La jungla 2" ("Die Hard 2") o "Máximo Riesgo" ("Cliffhanger") es una sombra de lo que fue y actualmente deambula rodando entretenidas pero impersonales películas como esta "The Dayatlov Pass Incident" o "Cazadores de mentes" ("Mindhunters") pero que también nos ha dejado lamentables cintas como "El exorcista: El comienzo" o "La alianza del mal" ("The covenant"). Parece que Harlin no ha sido capaz de sobreponerse a los fracasos que supusieron "La isla de las cabezas cortadas" ("Cutthroat Island") y "Memoria Letal" ("The Long kiss goodnight")


Para esta nueva aventura cinematográfica Harlin toma un guión que usa como base un hecho real (La muerte de 9 jóvenes excursionistas en los Urales en 1959 sin motivo aparente y que ha dado pie a todo tipo de teorías) y que cinematográficamente hablando bien podríamos considerarlo como un remake encubierto de "El proyecto de la bruja de Blair". En el caso de la película de Harlin, 5 estudiantes han desaparecido intentando descubrir que pasó con dicho grupo de excursionistas. Las cámaras que llevaban estos 5 estudiantes han sido hackeadas y todo lo que grabaron ha sido subido a la red. El punto de partida no es precisamente novedoso y mucho menos su desarrollo donde nos vamos a encontrar con todas las frases del manual del guionista de found footage, frases del tipo "deja de grabarme" (a ser posible a voz en grito y de forma histérica), "tengo que grabar para que todo quede documentado" (en el momento en el que la protagonista tiene que justificar su actitud ante la mirada asesina de sus compañeros), "siento haberos hecho venir", etc... etc... y hacen que siempre nos venga a la cabeza la misma pregunta; ¿Porque no dejan la maldita cámara y hacen algo útil?



El mayor problema no es el uso de tópicos en la historia, es que por desgracia desde el encuentro que tienen los protagonistas con uno de los personajes que formaron parte del equipo de rescate en el 59 casi al principio de la película la mayor parte de los misterios quedan resueltos. No hace falta ser un espectador excesivamente perspicaz para tener absolutamente claro el resto de la historia. Ni originalidad en el guión ni efecto sorpresa, dos grandes lastres para sacar adelante una historia de terror. A esto hemos de sumar unos efectos digitales realmente sonrojantes que parecen sacados de un videojuego de mala calidad y no de una película que no ha sido producida por Asylum.


Con todo "The Dyatlov Pass Incident" tiene suficientes elementos negativos como para dejar de verla pero Harlin que aunque no esta en su mejor época es perro viejo dota a la película de una levedad que es usada como su gran punto a favor. Su falta de pretensiones hace de esta película una cinta apreciable y entretenida. Y aunque no acabo de dar con el porque exacto, a mi Harlin consiguió engancharme hasta el final. Los actores escogidos para dar vida a los protagonistas no son lo mejor que nos vayamos a encontrar (Están a la altura de los protagonistas de "Diary of the dead") pero cumplen de sobras con su cometido. Al fin y al cabo estamos ante una película de genero found footage donde la cámara es el principal protagonista.



"The Dyatlov Pass Incident" es una entretenida cinta que no nos va a aportar nada nuevo y tampoco lo hará al genero ya que explota todos los clichés de este sin ningún tipo de reparo. Harlin nos deja un momento con las cámaras de vídeo que parece sacado directamente del protagonizado por Casco Oscuro en "La loca historia de las galaxias" ("Spaceballs") que en lugar de perturbar arrancará la sonrisa a mas de uno. A pesar de todos los elementos que pueden jugar en su contra estamos ante una película entretenida y de muy fácil visionado. Y no hay que pedir más.



Lo mejor: Es muy fácil de ver
Lo peor:  Los efectos digitales

jueves, 19 de septiembre de 2013

Crítica: No one lives


Título: No one lives
Año: 2012
Genero: Thriller - Terror
Duración: 86 min
Director: Ryuhei Kitamura
Guión: David Cohen
Música: Jerome Dillon
Interpretes: Luke Evans, Adelaide Clemens, Lee Tergesen, Derek Magyar, America Olivo, Beau Knapp, Lindsey Shaw
Nota: 7
Sinopsis: Una pareja emprende un viaje con la intención de empieza una nueva vida. Cuando un grupo de criminales les asalten cambiaran radicalmente sus planes...





Crítica:
Muy interesante muestra de cine de terror la que nos presenta Kitamura. Partiendo de una premisa una y mil veces vista, el director de cine de origen japones consigue rodar una película realmente entretenida cuya calidad esta muy por encima de la media en este tipo de productos.  En el 2007 Nimród Antal dirigió una pequeña película de terror titulada "Habitación sin salida" que por desgracia pasó por los cines con mas pena que gloria pero que supuso una refrescante visión de la típica historia de una joven pareja acosada por un grupo de asesinos. La frescura de la historia y presentar a unos asesinos bastante perspicaces hicieron de esta película un gran entretenimiento. Algo del aroma de la película de Antal impregna a la de Kitamura, y no solo por las aparentes conexiones argumentales entre ambas, si no también y muy especialmente por la sensación de encontrarnos con una de esas películas aparentemente pequeñas que da gusto descubrir. Pero no debemos dejarnos llevar por esta sensación, la película de Kitamura marca su propio terreno y lo hace gracias a un psicópata de altura, uno de esos que tiene personalidad suficiente para iniciar toda una saga,  pero lo hace también gracias a una historia con suficientes elementos para mantener nuestro interés a lo que además hay que añadir elevadas dosis de violencia que harán las delicias de mas de uno.


Un emergente Luke Evans ("Los tres mosqueteros", "Fast and furious 7") da vida al protagonista de la cinta. Como en "Drive" nunca sabremos su nombre, para nosotros será el conductor, pero aquí acaban los parecidos con la película de Winding Refn, ya que a pesar de que ambos personajes comparten ciertos rasgos psicopáticos, su concepción del amor y de como vivirlo difiere radicalmente. Pero si un personaje sorprende sobre todo ese es el interpretado por Adelaide Clemens, actriz capaz de mostrar mucho, demasiado, casi sin decir palabra. Personalmente y dejando de lado el gran trabajo de Evans, Clemens es la gran revelación de la película.


No debemos de engañarnos, "No one lives" es una gran variante de cine slasher por lo que no vamos a encontrarnos con un gran desarrollo de los personajes ni con reacciones que vayamos a considerar como lógicas en ellos. A pesar del esfuerzo del guionista y del director por dotar a los personajes de una cierta carga emocional gracias a un par de flasback es inevitable no pensar en que el comportamiento de alguno de los personajes no deja de ser un tanto extraño. El exceso propio de este tipo de género que en muchos momentos roza lo absolutamente inverosímil es aquí un elemento mas de goce para todos aquellos que disfrutamos con este tipo de películas.


"No one lives" es una película realmente entretenida. Con una ajustada duración, un gran ritmo y unos actores más que solventes nos encontramos ante una de esas películas que hay que ver en una sala de cine llena de gente o en casa con un grupo de amigos. Gran muestra de cine de terror fácilmente disfrutable por los aficionados al género.



Lo mejor: Luke Evans y Adelaide Clemens.
Lo peor:  Ciertas reacciones un tanto inexpicables.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Crítica: Kiss of the Damned


Título: Kiss of the Damned
Año: 2012
Genero: Terror - Romance - Drama
Duración: 97 min
Director: Xan Cassavetes
Guión: Xan Cassavetes
Música: Steven Hufsteter
Interpretes: Joséphine de La Baume, Milo Ventimiglia, Roxane Mesquida, Anna Mouglalis, Michael Rapaport, Riley Keough, Chin Valdes-Aran
Nota: 5
Sinopsis: Paolo se siente terriblemente atraído por Djuna, una vampira cuya problemática hermana romperá su rutina y desestabilizará su hasta ahora tranquila existencia.






Crítica:
Seductora película en su parte inicial donde Xan Cassavetes sabe jugar perfectamente con la imagen, la música y los silencios para regalarnos un arranque realmente prometedor. Cassavetes consigue rozar lo que ya hizo Panos Cosmatos con su excelente "Beyond the Black Rainbow", donde este fue capaz de hacer un producto totalmente seductor y adictivo durante dos horas a pesar de su escaso argumento, gracias sobre todo a un perfecto uso de imágenes y sonido. Pero mientras Cosmatos era capaz de mantenernos hipnotizados durante todo el metraje contándonos la historia de Elena, Xan Cassavetes se pierde al intentar desarrollar la historia de Paolo, Djuna y su conflictiva hermana, momento en el que el prometedor arranque pierde toda su fuerza para dejar paso a una historia excesivamente típica que hemos visto una y mil veces. Solo esa conversación pseudo filosófica entre los vampiros que se reúnen en una fiesta o ciertos apuntes sobre el vampirismo consiguen sacarnos del tedio que se hace cada vez mas patente conforme avanza la película.


Tema aparte el de los tres protagonistas. Me reconcilié con el trabajo de Ventimiglia tras verlo en la notable y mal rollera "The Divide" ya que me aburrió su trabajo tanto en "Pathology" como en la serie "Héroes". En "Kiss of the Damned" Ventimiglia compone un más que correcto personaje, un escritor que ha sido seducido por una enigmática mujer. Pero las limitaciones del personaje se hacen patentes conforme avanza el metraje hecho este que hace que quede relegado a un segundo plano sin tener la oportunidad de brillar. Distinto es lo que ocurre con Joséphine de La Baume, en su intento por dotar a su personaje de un aura de misterio y seducción el trabajo de la actriz o como se le ha indicado que tenia que desarrollar su personaje hace que en ciertos momentos no solo no los la creamos en su papel si no que también no hace dudar de su capacidad para interpretar a la protagonista de la forma correcta. Para dar "no vida" a Mimi se ha escogido a Roxane Mesquida a la que ya vimos como la extraña obsesión de un neumático en "Rubber" de Quentin Dupieux. Pero si en la película del director francés su escasa presencia resultaba perfecta para ser mostrada como elemento capaz de volver loco a un neumático con poderes, en "Kiss of the Damned" Mesquida no es capaz de transmitirnos nada, haciendo que a los espectadores no nos interese lo mas mínimo el por que de sus reacciones y su angustia vital. Da la sensación de que los personajes de las hermanas no están perfilados de manera satisfactoria.


"Kiss of the Damned" es una película con un arranque prometedor donde la directora consigue crear, gracias a las imágenes y a la música, una atmósfera que capta nuestro interés por aquello que nos esta contando. El problema es que cuando Cassavetes se centra en la historia esta flojea de manera espectacular y en ciertos momentos el trabajo de los actores no ayuda. Aún así estamos ante una muy interesante película que podrá gustar y decepcionar a partes iguales. Que cada uno decida si entrar o no en el juego que nos propone Cassavetes pero que nunca lo haga pensando que se va a encontrar una película con un alto contenido erótico... si no la decepción va a estar asegurada...


Lo mejor:  El uso de las imágenes y la música en la primera parte de la película
Lo peor:  Ese ciervo añadido digitalmente que daña la vista con solo mirarlo..

martes, 10 de septiembre de 2013

Crítica: Tú eres el siguiente - You're the next


Título: Tú eres el siguiente - You're the next
Año: 2011
Genero: Terror
Duración: 94 min
Director: Adam Wingard
Guión: Simon Barret
Música: Mads Heldtberg, Jasper Justice Lee y Kyle McKinnon
Interpretes: Sharni Vinson, Nicholas Tucci, Wendy Glenn, AJ Bowen, Joe Swanberg, Ti West, Rob Moran, L.C Holt, Simon Barret, Lane Hughes
Nota: 6,5
Sinopsis: La familia Davison se reúne para celebrar el 35 aniversario de bodas. No solo las disputas familiares acabaran con la "idílica" velada, un grupo de asesinos con mascaras de animales se encargaran de ir matando a los miembros de la familia uno por uno.





Crítica:
Con dos años de retraso se estrena uno de los slashers mas interesantes de los últimos años, película altamente recomendable para hacer una sesión doble acompañándola de la magnifica "The Children", una de las mejores muestras de cine de terror que se han podido ver últimamente (al menos en ciertos festivales de cine). En ambas, una reunión familiar será la excusa perfecta para que un grupo de asesinos con mascaras en el caso de la propuesta de Wingard o un grupo de niños afectados por un extraño virus en el caso de "The Children" ataquen a los miembros de una familia. Y en ambas una atmósfera enfermiza envuelve a esas reuniones familiares consiguiendo desde el primer momento transmitirnos una cierta incomodidad. No solo es una lastima que una cinta como "You're the next" se estrene con tanto retraso, también lo es asistir a su proyección en una sala casi vacía donde solo 3 espectadores disfrutamos de  una película tan interesante como esta. Habrá que ver como responde el público al más que posible estreno de "The cabin in the woods" en los cines españoles, aunque visto lo visto no hay motivos para ser demasiado optimistas.


No soy seguidor del Wingard director de largos, la única película que había visto de el, "A horrible way to die" me pareció una pesada y aburrida cinta con ínfulas de autor, deudora de un rimo moroso que  no conseguía funcionar ni como thriller ni como película de asesinos en serie. Carente del humor negro que ha mostrado Wingard en otras ocasiones, esta película resultaba del todo decepcionante y un handicap a la hora de enfrentarse a otras películas de director. En "Tú eres el siguiente" nos encontramos con el mejor Wingard (El que pudimos disfrutar con sus cortos para "The abc's of the death" y "V/H/S 2")  y donde este consigue controlar el ritmo cicatero que dio a "A horrible way to die" para dotar a su nueva película de un empaque que le hace ganar enteros, dejando de lado esos movimientos de cámara y ciertos encuadres que usó en "A horrible way to die" y que no ayudaban al espectador a centrase en la película


La historia de la familia Davison acorralada por un grupo de asesinos que llevan máscaras de animales resulta un refrescante slasher fácilmente disfrutable por todos. Es de agradecer que el personaje fuerte de la película sea un personaje femenino (esa especie de versión salvaje de McGyver) y no sea otra vez un mero elemento decorativo (Aunque llegados a este punto hay que recordar la notable película de Neil Marshall "The Descent" formado casi íntegramente por mujeres en una de las películas mas notables de la última década). Pero no todo son puntos a favor de la película de Wingard, la necesidad del director de explicar todo lo que ocurre en pantalla resulta un tanto decepcionante. A veces las preguntas sin respuesta son mas estimulantes que las respuestas en si. En "El sabor de las cerezas", Kiarostami no explica porque el protagonista quiere suicidarse, dar una explicación haría que el espectador pudiera compartir o no sus motivos haciendo que este se situase de lado del protagonista o lo rechazase radicalmente. Kiarostami jugó de manera magistral con este hecho, dejándonos a nosotros, los espectadores, la duda de porque alguien tomaría esa decisión. Mucha gente al ver la magistral "Old boy" se sintió ligeramente decepcionada al saber que motivó a Woo-jin Lee para mantener secuestrado a Oh Dae-su durante 15 años. Y es que muchas veces es mejor hacer como hizo Kiarostami, no dar respuestas a las preguntas para que seamos nosotros quienes intentemos encontrarlas. Y en eso falla Wingard, dar respuesta a todas las preguntas hace que nos sintamos ligeramente decepcionados ya que estas respuestas no están a la altura del resto de la cinta. Y es que dichas respuestas pueden hacer que sintamos cierta distancia con los protagonistas algo indispensable para este tipo de películas. Tampoco podemos dejar de lado ciertos comportamientos que no acabamos de entender, como la facilidad que tienen los protagonistas para moverse cerca de las ventanas tras los primeros ataques dando la sensación de que Wingard, tras mostrar la histeria de los protagonistas tras el ataque deja de lado cierta lógica a la hora de actuar (tras la primera muerte, la de Ti West con una ballesta nadie se atrevería si quiera a acercarse a una ventana y mucho menos a salir por la puerta) para centrarse en la acción pura y dura. Eso si, Wingard hace esto de manera notable.


"You're the next" es una de las propuestas mas estimulantes del cine de terror reciente. Una película de esas a las que no hay que dar la espalda, cine al que hay que apoyar para que siga llegando a las salas y para podamos disfrutar de ella en pantalla grande. Una muestra de madurez por parte de Wingard que mezcla violencia con el humor negro marca de la casa y que hará las delicias de mas de uno. Yo por mi parte ya tengo preparado mi disfraz para Halloween.



Lo mejor: La atmósfera que envuelve a la historia
Lo peor:  Da demasiadas explicaciones.

sábado, 7 de septiembre de 2013

Crítica: The Seasoning House


Título: The Seasoning House
Año: 2012
Genero: Terror - Thriller
Duración: 90 min
Director: Paul Hyett
Guión: Paul Hyett, Conal Palmer y Adrian Rigelsford según la historia de Helen Solomon
Música: Paul E. Francis
Interpretes: Rosie Day, Sean Pertwee, Kevin Howarth, Anna Walton, Jemma Powell, Alec Utgoff, David Lemberg
Nota: 5
Sinopsis: Los Balcanes 1996, una joven sordomuda es obligada a "cuidar" de un grupo de jóvenes chicas que han sido secuestradas para que se prostituyan.





Crítica:
Cuando Quentin Tarantino rodó su "Inglourious Basterds" dijo que le resulta extraño ver películas bélicas de los años 60 ó 70 en las que actores ingleses o americanos interpretaban a personajes alemanes, le resultaba extraño escuchar a esos personajes hablar en inglés. Lo mismo que le sucede a Tarantino con este tipo de películas nos pasa a nosotros al ver "The Seasoning House" en versión original. Escuchar hablar inglés a actores que interpretan a personajes que viven en los Balcanes es cuando menos extraño. Este punto puede parecer excesivamente quisquilloso.. pero ¿Por qué no situar la película en otro lugar del mundo?  ¿Tan difícil es pensar que el mal esta alrededor nuestro y no que es algo lejano que ocurre en un país devastado por una cruel guerra? 


La respuesta bien podría ser que el director Paul Hyett ha querido rodar una metáfora sobre lo que supuso la guerra en la antigua Yugoslavia y como afectó a las personas que se vieron involucradas en ella. Y Hayett ha tenido todo a su favor para conseguirlo: una prometedora historia con un impresionante arranque (la llegada de las chicas a la casa es realmente impactante), una primera parte rodada con pulso y precisión pero que acaba convirtiéndose en una mediocre cinta de terror de esas que hemos visto una y mil veces. Es una lastima que después de plantearnos una historia tan interesante, salpicada con flashbacks de la vida de la protagonista, el director y los guionistas no hayan sabido explotar la idea de forma satisfactoria  haciendo que la segunda parte de la película resulte harto decepcionante, llegando incluso al aburrimiento. En lugar de conseguir rodar una metáfora sobre lo que supuso la guerra, Hyett simplemente ha intentado rodar una película de terror usando como excusa las barbaridades cometidas durante la guerra.


El cúmulo de desgracias que vive la protagonista nos hace empatizar con ella sin ningún genero de dudas, y su discapacidad (es sordomuda) hace que la película "Testigo mudo" de Anthony Waller nos venga a la cabeza una y otra vez. Pero el gran problema de "The seasoning house" es el diseño de sus personajes masculinos. Ni el proxeneta (uno de los personajes mas desaprovechados y decepcionantes del cine reciente) ni los clientes del burdel resultan unos malvados de nivel, haciendo que nos planteemos como han sido capaces de montar y mantener un negocio así y como han podido sobrevivir a una guerra. Al igual que la película de Waller nos viene a la cabeza, tampoco podemos dejar de pensar en ese gran malvado que nos presentó Zampaglione en su floja "Shadow", y es que un malvado con carácter supone un punto a favor en el resultado final de la cinta.



"The seasoning house" es una película que arranca con fuerza y se desinfla a cada minuto que pasa, acabando por convertirse en una película una y mil veces vista. Podrá gustar a los mas fanáticos de este tipo de películas pero para el resto resultará una propuesta un tanto decepcionante.


Lo mejor:  La escena de la llegada de las chicas a la casa
Lo peor:  Ese personaje obsesionado con los cerditos