viernes, 31 de enero de 2014

Crítica: Antisocial

Título: Antisocial
Año: 2013
Genero: Terror
Duración:  90  min
Director: Cody Calahan
Guión: Cody Calahan y Chad Archibald
Música: Steph Copeland
Interpretes: Michelle Mylett, Cody Ray Thompson, Adam Christie, Ana Alic, Ry Barrett, Eitan Shalmon, Laurel Brandes, Charlie Hamilton
Nota: 4,5
Sinopsis: Después de que su novio rompa su relación con ella, Sam se reunirá con unos amigos para celebrar el fin de año, pero un extraño virus que se propaga con una tremenda facilidad hará que la fiesta derive en una autentica pesadilla.





Crítica: 
Facebook malo.  A Mark Zuckerberg le sentó como un tiro la visión que David Fincher como director y Aaron Sorkin como guionista rodaron acerca de su forma de hacer negocios y de enriquecerse, película donde estos dejaban claro que a Zuckerberg le interesa más el dinero que la ética o las relaciones personales. Ahora nos llega de la mano de Cody Calahan y Chad Archbald una visión terrorífica del interés de Zuckerberg por conseguir usuarios y adictos a su página, pero para ahorrarse problemas con este los guionistas de "Antisocial" bautizan a su página con un juego de palabras entre el título de la cinta de Fincher y "El resplandor" ("The Shinning"): "The social redroom". Pero creemos que la cinta de Calahan será vista por Zuckerberg como un leve divertimento sin sentid y no como un ataque personal como sucedió con "La red social" ("The social network").


Después de que su novio rompa con ella, Sam acudirá a una fiesta con unos amigos para celebrar el fin de año, pero un extraño virus que se propaga con gran rapidez y que hace que los infectados se conviertan en seres violentos hará que la fiesta se transforme en una pesadilla. No hace falta decir mucho mas para ver todas las referencias de las que bebe "Antisocial", la primera y mas obvia es en el diseño y la idea de los infectados que Calahan plasma en pantalla. Estos ya fueron presentados por Danny Boyle y Juan Carlos Fresnadillo de manera notable en "28 days later" ("28 días después") y "28 weeks later" ("28 semanas después") respectivamente.Con todos los pros y los contras de ambas películas y por mucho que la gente confunda los infectados de la saga creada por Boyle con zombies, estas cintas supusieron una parte muy importante en el resurgimiento del fenómeno zombie, fenómeno con el que hay que tener cuidado no vaya a ser que nos acabe por saturar... Calahan desarrolla como Boyle y Fresnadillo el infectado deseoso de atacar a todo aquel que tiene cerca, pero el director de "Antisocial" se queda muy lejos de todo aquello que nos mostraron el director inglés y el español en cuanto a la caracterización del infectado. Por desgracia en ningún momento sentimos miedo ni angustia, algo vital en este tipo de cintas. "Antisocial" se mueve en un espacio casi único y con pocos actores lo que implica que el número de infectados resulte demasiado escaso, hecho este también altamente decepcionante.


La siguiente referencia obvia es a "Diary of the dead" de George A. Romero. Posiblemente una de las películas mas flojas del padre del género zombie tal y como lo conocemos hoy en día y donde siguiendo su línea habitual de mezclar cine de terror con cine crítico y con mensaje usaba a los medios de comunicación y a las redes sociales para mostrar que ahora que tenemos al alcance de nuestras manos una cantidad ingente de información tampoco somos capaces de discernir que es verdad y que es mentira. Por mucho que leamos una misma noticia en dos periódicos de ideologías distintas no vamos a poder hacernos una imagen real de aquello que esta sucediendo ya que todos los medios de una manera u otra ofrecen una visión sesgada de las cosas. En "Antisocial" Calahan no usa a los medios y a las redes sociales como crítica a la sobreinformación sino que usa a la red social "The Social Redroom" como crítica hacia la gran cantidad de "amigos" que poseemos y que no son tales. (Este concepto que puede resultar extraño al leerlo adquiere mayor peso al ver la cinta). Tanto Romero como Calahan juegan con el concepto de la gran cantidad de información o de amigos a los que tenemos acceso gracias a las redes pero en ambos casos es posible que no seamos del todo libres a la hora de acceder a ellos. Del mismo modo que con "28 days later", "Antisocial" se queda muy lejos de la idea que Romero tuvo para "Diary of the dead" llevándonos a pensar que estamos mas cerca de una visión adolescente de la película de Romero  que de una mirada adulta y crítica a las redes sociales. Es una lastima que un material con tal grado de crítica hacia todos aquellos instrumentos que parece que nos acercan mas a los otros quede disuelto en la mas absoluta de las medianías gracias a una dirección excesivamente planta y sin personalidad propia.


La última y clara referencia es al remake americano de "Kario", "Pulse", ya que el tono de "Antisocial" esta más cerca de la cinta interpretada por Kristen Bell e Ian Somerhalder que de la propuesta original de Kiyoshi Kurosawa. Ambas cintas usan el concepto de la tecnología moderna como puerta al mas allá, a lo desconocido, al terror y la vuelta al estado primitivo. Tan decepcionante resulta "Pulse" como la película de Calahan. Por momentos el director de "Antisocial" parece haber cogido las tres películas ya mencionadas, haberlas mezclado y haber rodado aquello que le ha salido de tal mezcla. Pero el problema ya no es el abuso de las fuentes de las que bebe si no un guión y unos actores que dejan mucho que desear. Tranquilos todos, cuando el mundo se vaya al garete, cuando los infectados nos ataquen todos podremos seguir usando Internet y nuestros móviles para actualizar nuestros perfiles en las redes sociales. Cuando nos encerremos en un sótano porque estamos siendo atacados, los infectados no solo se callaran para que podamos ver vídeos si no que además tirando de wi-fi no tendremos problemas de buffering (Claro que el vecino que nos roba la red probablemente este infectado o luchando por su vida por lo que igual este fin del mundo no esta tan mal...) El sin sentido de lo que cuenta Calahan se hace patente cuando los protagonistas deciden, ante la posibilidad de que un compañero este infectado, atarlo y subirlo por las escaleras ¿No sería mas lógico hacerlo al revés? ¿Subes y luego lo atas? Este no es mas que un ejemplo del despropósito que es "Antisocial", solo en sus 5 últimos minutos la película parece que se pone festiva y que nos va a ofrecer todo aquello  que como espectadores de una cinta de terror queremos ver... pero por desgracia nuestra alegría dura poco y esta parte final no justifica tener que haber visto el resto de la cinta para llegar hasta aquí. Francamente decepcionante.



Lo Mejor:  Los 5 últimos minutos
Lo Peor: El sinsentido de algunas de  las situaciones

lunes, 27 de enero de 2014

Crítica: Big Bad Wolves

Título: Big Bad Wolves
Año: 2013
Genero: Thriller
Duración:  110  min
Director: Aharon Keshales y Navot Papushado
Guión: Aharon Keshales y Navot Papushado
Música: Frank Ilfman
Interpretes: Lior Ashkenazi, Rotem Keinan, Tzahi Grad, Doval'e Glickman, Menashe Noy, Kais Nashif, Nati Kluger, Dvir Benedek, Ami Weinberg
Nota: 7,5
Sinopsis: Un brutal crimen. Un policía capaz de todo con  tal de dar con el asesino, el padre de la última victima que busca respuestas y un profesor de religión acusado de pedofilia. Una pregunta y muchas respuestas.



Crítica: 
En el 2011 el dúo formado por Keshales y Papushado presentaron en el Festival de cine de Sitges su película "Rabies" ("Kalevet"), una muy estimulante cinta que analizaba la violencia inherente en la sociedad actual. Vendida como la primera película israelí de terror esta fue programada desde mi punto de vista de manera errónea en un maratón entre la desquiciada y brutal "Inbred" y la festiva por su incoherencia y su falta de lógica "Sudor frío" que hacían de esta última una de esas películas ideales para ver con gente y reír sin parar. El tono de las películas que se proyectaban antes y después de "Rabies" no casaba ni en forma ni en fondo con la propuesta de la película israelí, además su hora de proyección si no recuerdo mal cerca de las 4 de la mañana hacia que esa no fuera la mejor hora para ver una cinta de ritmo lento y con bastante mensaje. "Rabies" es la típica película que adquiere fuerza y peso si una vez acabada  se habla y se reflexiona sobre ella y por desgracia a esas horas y después de un festival gore y antes del mayor sin sentido que he visto en una sala de cine no daban para ponerse a filosofar. Pero la opera prima de Keshales y Papushado es una de esas obras que hay que recuperar y a la que merece la pena dedicarle hora y media de nuestras vidas.


3 años después de su opera prima llegó a los cines "Big Bad Wolves" cinta aclamada por critica y público, ganadora del premio a la mejor dirección en el último Festival de cine de Sitges y considerada por Quentin Tarantino la mejor película del año pasado (Aunque soy fan del cine de Tarantino especialmente de sus primeras cintas últimamente me dan miedo sus palabras y sus listas, no dejo de tener la sensación de que el director esta un demasiado endiosado y que sus consideraciones son tomadas por muchos casi como dogmas religiosos). Keshales y Papushado narran en "Big Bad Wolves" una dura historia envuelta en una atmósfera  de perverso cuento clásico, una historia acerca de un lobo, de un terrible asesino que no solo acecha a las chicas que juegan en el bosque si no que las viola y las tortura salvajemente. Un policía que se extralimita en sus funciones para dar con el asesino, el padre de su última victima y un profesor de religión acusado de pedofilia son los personajes sobre los que pivota la cinta.


Lo peor de "Big Bad Wolves"  es el recuerdo todavía presente de la notable "Prisioneros" de Denis Villeneuve. Ambas cintas comparten el núcleo de su historia: una niña como victima, un policía que investiga el caso, un supuesto pedofilo y un padre que busca respuestas por su cuenta ya que la policía no puede dárselas. Tanto la cinta de Villeneuve como la de Keshales y Papushado no dejan de plasmar las obsesiones de los directores que ya mostraron en sus anteriores cintas tratando de analizar la violencia como principal motivo para justificar nuestras acciones, pero mientras la visión del canadiense sobre el drama que sufre una familia por el secuestro de su hija tiene un tono sobrio por momentos academicista y aunque no estaba exenta de violencia huía del morbo, Keshales y Papushado afrontan su cinta con mucho humor negro igual hasta con demasiado humor negro (Hecho este  totalmente inapreciable en el trailer de la película y que suponemos que habrá sido un gran punto a favor para que Tarantino considere a "Big Bad Wolves" como una de las grandes películas del año pasado). Es de agradecer que la película israelí se aleje de la propuesta de Villeneuve tanto en el tratamiento del personaje del policía como en el humor negro con el que ambos envuelven a la durísima historia de venganza y de búsqueda de respuestas por parte de los protagonistas, sin ese humor es probable que aquello que nos están contando y como nos lo están contando hubiera resultado demasiado difícil de digerir para gran parte del público. Es sorprendente como dos cintas tan parecidas en forma se alejen tanto en el fondo y sean capaces de marcar su propio territorio que aun teniendo puntos en común se diferencian lo suficiente para que cada una tenga su propio espacio y personalidad.


Keshales y Papushado saben dotar a su historia del interés suficiente para que veamos toda la cinta sin desfallecer, saben compensar la dureza de lo que nos cuentan con el humor, a veces de forma temeraria pero siempre de un modo perversamente inteligente. Ambos componen notables escenas envueltas en una atmósfera de terrible cuento de hadas escrito tal y como dice el padre de la última victima por la policía israelí (Sensaciones que quedan patentes en muchas escenas pero especialmente en el juego inicial de los niños, esa casa en medio de la nada pero rodeada de lo que para ellos son otros monstruos o esa hilera de gominolas que llevan a la policía hasta la victima...) y dotan a su cinta de una violencia que no solo es física si no también verbal (La narración de todo lo que el asesino hace a sus victimas es realmente espeluznante). Los actores están prácticamente perfectos, ese profesor de religión acusado de pedofilia que muestra una tremenda fragilidad y que no entiende por que esta en esa situación, el policía que solo busca la verdad y que por momentos anda pasado de rosca y ese padre que solo desea encontrar la cabeza de su hija para así poder darle sepultura siendo este un personaje terrorífico como pocos haciendo que la película gane enteros cada vez que este esta en pantalla. Este es uno de esos personajes que merecen un análisis en profundidad, comparando su actitud con la del personaje interpretado por Hugh Jackman en "Prisioneros" viendo como el segundo es capaz de hacernos compartir sus sentimientos, su dolor y su frustración mientras que el primero es incapaz de hacernos sentir su perdida ya que su frialdad y su dureza resultan terroríficas, hecho este que nos lleva a pensar que lo único que busca realmente es venganza. Y es aquí donde "Big Bad Wolves" enlaza perfectamente con "Rabies", muchos de nosotros de algún modo u otro podemos llegar a ser monstruos, muchos podemos tener dentro de nosotros una casa en medio de la nada rodeada de posibles amenazas donde cualquiera de nosotros seriamos capaces de hacer cualquier cosa por defender a los nuestros. "Algunos hombres son creados malvados" reza el cartel de "Big Bad Wolves" ahora solo toca pensar en  haríamos si alguno de nosotros fuéramos el padre de la última de las victimas... igual la respuesta nos puede dar tanto miedo que es mejor no plantearse la pregunta. Keshales y Papushado nos vuelven a dejar otra obra sobre la que hay que hablar y mucho una vez acaban los títulos de crédito finales y a la que habría que acompañar en una sesión doble con con la soberbia "Memories of Murder". Muy Recomendable.



Lo Mejor:  Se queda en la memoria durante mucho tiempo..
Lo Peor: Cierta indefinición hasta que la relación entre los personajes queda explicada

miércoles, 15 de enero de 2014

Crítica: The Broken Circle Breakdown - Alabama Monroe


Título: The Broken Circle Breakdown - Alabama Moroe
Año: 2012
Genero: Drama
Duración:  111 min
Director: Felix Van Groeningen
Guión: Carl Joos y Felix Van Groeningen sobre la obra de Johan Heldenbergh y Mieke Dobbels
Música: Bjorn Eriksson
Interpretes: Johan Heldenbergh, Veerle Baetens, Nell Cattryse, Geert Van Rampelberg, Nils de Caster, Robbie Cleiren, Bert Huysentruyt, Jan Bijvoet
Nota: 9
Sinopsis: Didier y Elise se enfrentarán a una de las peores situaciones en las que se puede encontrar una pareja, su amor y sus creencias serán puestas a prueba.




Crítica: 
Soberbia película que noquea al espectador casi desde su primera escena para dejar en nosotros una sensación difícil de describir y que perdura a lo largo del tiempo. La historia de este matrimonio a los que la vida les pone a prueba es una de las películas mas sinceras y emocionalmente impactantes que se han visto en pantalla en mucho tiempo. Y es que hay que agradecer a su director la honestidad con la que cuenta la historia, sin caer en demasiados efectismos (creo que solo hay uno y que personalmente no puedo perdonar) y sin hurgar en el drama de manera morbosa nos presenta la historia de Didier y Elise, soberbiamente interpretados por Johan Heldenbergh y Veerle Baetens cuyas miradas, especialmente cuando están cantando, son capaces de transmitir mas que muchos actores mucho mas conocidos y premiados.


Es inevitable pensar en "Blue Valentine" y "Contra la pared" ("Gegen die Wand") tras ver el trailer de "The broken circle breakdown" (No entiendo el porque del titulo con el que se ha rebautizado a esta cinta en España a pesar de que tiene su sentido dentro del conjunto de la misma) y que nos descoloca al empezar a ver la película ya que no esperamos un inicio tan potente, tan directo y sin concesiones con el espectador (A no ser, obviamente, que hayamos leído ciertas sinopsis y críticas). Acostumbrados a trailers que nos cuentan todo  (¿No nos queda esa sensación al ver el trailer de "All is lost" con Robert Redford?) es de agradecer ver un trailer donde nos dejan intuir una historia sin contarnos mas de lo que necesitamos para sentirnos atraídos por esta y que queramos ver la película.  La fragmentada narración y la historia de amor y enfrentamiento de los protagonistas de "The broken circle breakdown" enlaza perfectamente con la estructura y con ciertas sensaciones mostradas por Derek Cianfrande en "Blue Valentine". Los diversos fragmentos que no siguen una estructura lineal como tal (aunque si que hay un inicio y un final con coherencia cronológica a pesar de los saltos en el tiempo) nos dan una visión global de Didier y Elise, de como se conocieron y sobre todo de como evolucionaron cada uno dentro de la pareja. Manejar una estructura compleja como esta sin que el espectador se sienta cansado o perdido es bastante difícil y a pesar de lo que podríamos llamar efecto Stephen King, mostrar brevemente o intuir escenas que sucederán en el futuro para desconcertarnos, Van Groeningen demuestra una notable madurez para sacar adelante un proyecto tan duro como este.


Pero si narrativamente "The broke circle breakdown" esta hermanada con "Blue Valentine", emocionalmente lo esta con "Contra la pared" ("Gegen die Wand") impactante película de Fatih Akin. Si en "Gegen die Wand" el protagonista, Catih, acepta un matrimonio de conveniencia contra su reticencia inicial con una joven que ha conocido tras el intento de suicidio de ambos, en "The broken circle breakdown", Didier tiene una reacción parecida al conocer su paternidad. A esto hemos de sumar que la evolución de estos dos personajes a lo largo de ambas cintas tiene mas puntos en común que diferencias. Tanto los personajes de Akin como los de Van Groeningen se pueden considerar por diversos motivos como heridas sin cicatrizar, como personas a los que la vida les ha jugado malas pasadas dándoles todo y arrebatándoselo. (Si bien hay que tener en cuenta que los protagonistas de "Contra la pared" no han sido precisamente bendecidos por la suerte y los breves momentos de felicidad donde estos se encuentran son cortados de manera radical por un Akin mas interesado en ver sufrir a sus personajes que en otorgarles unos minutos de felicidad.) Ambas películas no solo comparten su por momentos visceralidad también comparten una forma de acercarse al sufrimiento directa y radical, sin andarse por las ramas ambos directores se muestran crudos y reales mostrando ciertos sentimientos que bien podrían saltar de una cinta a otra sin casi apenas notarlo.


Si algo sorprende en "The broken circle breakdown" es la capacidad de los protagonistas de mostrar y transmitir toda una gama de sentimientos a flor de piel sin caer en lo ridículo o lo excesivo. Todas y cada una de sus reacciones, de sus palabras, de sus miradas, nos transmiten una sinceridad y una cercanía que pone literalmente los pelos de punta. Sus reproches, sus lagrimas, sus intentos de buscar culpables a la situación y sus miedos nos llevan a pensar que si nosotros fuéramos ellos actuaríamos de la misma manera. Y conseguir que el espectador se sienta identificado de tal manera con los protagonistas de una historia tan dura como esta no es precisamente fácil de conseguir. Pocas películas me han tocado tan profundamente como esta, la sensación que tuve al ver "The broken circle breakdown" es parecida a la que sentí al ver por primera vez "Contra la pared" ("Gegen die Wand"). La cinta de Van Groeningen es una película que emociona por lo que cuenta, por como lo cuenta, por tener a dos actores en estado de gracia y por una esplendida banda sonora. Con momentos y frases que no vamos a olvidar "The Broken circle breakdown" es una de las grandes películas de la temporada, una de esas películas que hay que ver si o si.


Lo Mejor:  La actuación en el teatro y el posterior monologo de Didier
Lo Peor: Cierta trampa hacia el final que no esta a la altura del resto de la cinta.

domingo, 12 de enero de 2014

Crítica: Would you Rather


Título: Would you rather
Año: 2012
Genero: Terror
Duración:  93 min
Director: David Guy Levi
Guión: Steffen Schalchtenhaufen
Música: Daniel Hunt y Bardi Jóhannsson
Interpretes: Brittany Snow, Jeffrey Combs, Jonathan Coyne, Enver Gjokaj, Sasha Grey, John Heard, Charlie Hofheimer, Logan Miller
Nota: 3,5
Sinopsis: La enfermedad de su hermano hace que Iris se desviva por ayudarlo. Sin dinero y sin trabajo cuando un excéntrico millonario le ofrezca la posibilidad de solucionar todos sus problemas si gana un juego que se realizará en su casa esta aceptará la invitación.  Pero el juego es mas perverso de lo que ella podía imaginar...



Crítica:
El guionista que bien podría ganar el premio al apellido mas difícil de escribir, Steffen Schalchtenhaufen y del director David Guy Levi nos ofrecen una a priori perversa película acerca de un excéntrico millonario capaz de hacer cualquier cosa por satisfacer su vena mas sádica aprovechándose de los mas necesitados. Pero esta mezcla de "Saw" con "10 negritos" y en la que casi por momentos parece que vayamos a ver a Tim Cuirry como mayordomo igual que hacia este en "Cluedo: El juego de la sospecha" ("Clue") esta muy lejos de ser una película que acabe perturbando al espectador. No hay elementos de interés en la historia, no hay tensión, no hay un malo de altura, el escaso sadismo tarda mucho en llegar y esta acompañado por movimientos de cámara que nos impiden ver lo que ocurre (Algo así como lo que hizo Tarantino con la famosa escena de la oreja en "Reservoir Dogs", pero igualar lo que hizo este en su opera prima no solo se consigue moviendo la cámara y haciendo que el espectador se centre en los gritos del actor se consigue con talento e ingenio) pero lo que es peor no hay un trabajo dramático alrededor de los personajes por lo que nos es imposible acercarnos a ellos de la manera adecuada y sentir como nuestra su angustia.


Resulta decepcionante el pobre trabajo por parte tanto de Schalchtenhaufen como de Guy Levi por hacer creíble una historia como esta. Desde la presentación del multimillonario Shepard Lambrick (Jeffery Combs conocido sobre todo por su trabajo en "Re-Animator" y "Re-Sonator") en la consulta del médico al que acude la protagonista: las impresentables maneras de este, tirando las cáscaras de lo que esta comiendo en el sofá o la forma de este de hablar a la protagonista hacen que no sea necesario ser muy listo para darse cuenta de que oculta algo. ¿De verdad a esta no le llama la atención un comportamiento tan prepotente y extraño? Tal vez si el director y el guionista hubieran trabajado mas la angustia de la protagonista por sacar adelante a su hermano o la sensación de incomodidad de este por hacer que su hermana sacrifique su vida por ayudarle, si nos hubieran hecho compartir los sentimientos de uno y otro probablemente pasaríamos por alto el extraño comportamiento de Lambrick, pero los breves retales que nos cuentan acerca de la relación entre ambos hermanos no consiguen transmitir ni los sentimientos de Iris ni los de su hermano así que nos es imposible asimilar la tremenda situación por la que están pasando. Pero la cosa no mejora cuando Iris acepta la oferta y acude a la fiesta, todos y cada uno de los invitados no son más que una mera excusa para crear una historia de terror donde esta vez Jigsaw no se esconde si no que da la cara. Aquí los protagonistas no se van a enfrentar a pruebas tan brutales como las que se muestran en la saga creada por James Wan y Leight Whannell pero si que van a tener que decidir entre dos opciones, ninguna de ellas realmente apetecible. Llegados a este punto hay dos opciones para sacar a una cinta como esta adelante: la primera seria hacer un cine enfermizo y sádico con la simple intención de impactar a los espectadores, de revolvernos las entrañas con escenas de esas que se quedan grabadas en nuestras retinas y que cuando cerramos los ojos las seguimos viendo como cuando pasamos horas y horas jugando a algún videojuego. La segunda opción seria considerar no ser tan explícitamente violento, violencia física me refiero, y explotar la violencia psicológica, desarrollar la dramática historia de todos y cada uno de los personajes (O al menos la mayoría de ellos) para que cada vez que alguien tenga que elegir que hacer nos pongamos en su lugar. Es decir trabajar la empatia por parte del espectador con aquellos que están sufriendo. Pero Guy Levi es incapaz de llevar la película por ninguno de estos dos caminos, por momentos parece irse por en medio intentar satisfacer a todos para no llegar a nadie y se muestra incapaz de impactarnos de ninguna de las maneras, incapaz de contarnos porque los personajes han aceptado la invitación, incapaz de sacar provecho de estos quitándoselos de en medio sin ningún sentido.


"Would you rather" tambien se muestra incapaz de ser una cinta de terror con mensaje o si se ha intentado este ha quedado diluido en medio del tedio que produce su visionado. La idea de un multimillonario divirtiéndose con el sufrimiento de los demás bien podría considerarse una metáfora de las sociedad actual, de como los que están arriba regalan migajas a los que están abajo para que estos se peleen como perros rabiosos. Pero esto no parece más que un intento por buscar sentido a algo que probablemente no lo tiene, a una cinta aburrida hasta decir basta, a una cinta que bien podría ser una de las dos opciones ofrecidas a cualquiera de los invitados a la fiesta. "Would you rather" es una de esas cintas que no ofrece lo que promete, no ofrece esa violencia y ese sadismo que esperábamos. Guy Levi rueda una cinta con una interesante premisa pero que resulta muy decepcionante en su desarrollo, ni si quiera ver la película en su conjunto produce en nosotros la mas mínima sensación que no sea el aburrimiento, una verdadera lastima. Solo para muy fans del género de terror, el resto mejor abstenerse.



Lo Mejor:  Dura poco mas de hora y media.
Lo Peor: Todo resulta tan inverosímil que es imposible entrar en ella.

miércoles, 8 de enero de 2014

Crítica: Machete Kills


Título: Machete Kills
Año: 2013
Genero: Acción
Duración:  107 min
Director: Robert Rodriguez
Guión: Kyle Ward
Música: Robert Rodriguez y Carl Thiel
Interpretes: Danny Trejo, Mel Gibson, Demian Bichir, Amber Heard, Michelle Rodriguez, Sofía Vergara, Charlie Sheen, Lady Gaga, Antonio Banderas, Cuba Gooding Jr., Vanessa Hudgens
Nota: 2,5
Sinopsis: Tras la muerte de la agente Sartana, Machete será reclutado por el presidente de los Estados Unidos en persona para luchar contra un peligroso narco que tiene una bomba apuntando directamente a Washington. 





Crítica:
El proyecto Grindhouse volvió a reunir a Tarantino y a Robert Rodríguez para que cada uno dirigiera una película dentro de este género. El Grindhouse era como se conocían a ciertas películas de los años 50 y 60 en las que abundaba el sexo, el gore y escenas explícitamente violentas. Muchas de estas cintas a pesar de su en algunos momentos poca calidad cinematográfica adquirieron la etiqueta de cine de culto y se podía ver en sesiones dobles en muchos cines. La idea de tándem Tarantino-Rodríguez fue llevar el concepto Grindhouse a los cines modernos proyectando ambas cintas en una sola sesión pero por desgracia en algunos países esta idea no cuajó y tanto Tarantino como Rodríguez estrenaron por separado sus películas "Death Proof" y "Planet Terror" cada una con mas metraje del pensado inicialmente para la sesión doble. Uno de los elementos mas interesantes del proyecto fueron los falsos trailers que acompañaban a ambas cintas, estos trailers dirigidos por Rob Zombie, Edgar Wright, Eli Roth, Jason Eisener y el propio Rodríguez resultaban pequeñas obras maestras totalmente desquiciadas y que encajaban perfectamente con el espíritu de las cintas que Tarantino y Rodríguez querían rodar. Personalmente el falso trailer de Eli Roth "Thanksgiving" me pareció el mejor y con diferencia pero fueron los trailers de Jason Eisener "Hobo with a shotgun" (Ojo a esta película y a este director al que hay que tener muy en cuenta) y el de Robert Rodríguez "Machete" los que acabaron convirtiéndose en películas de verdad.


Mientras la transformación del trailer de Eisener en largo fue del todo satisfactoria convirtiéndose en una película desfasada llena de violencia gratuita e impregnada de la esencia de la serie Z más disfrutable y que contaba con un gran Rutger Hauer como protagonista, el largo que parió Rodríguez con Danny Trejo como protagonista resultó francamente decepcionante. Nada del metraje que este añadió conseguía hacerlos olvidar que lo mejor ya nos lo ofreció en el trailer y que los 105 minutos de duración acababan por resultar excesivos. Algún chiste bueno y ver a grandes actores con libertad absoluta para no tomarse en serio a si mismos resultaban elementos bastante agradables pero la sensación de lo que pudo haber sido y no fue quedaba patente a la hora de ver esta cinta. Ahora 3 años después nos llega la segunda parte "Machete Kills" en el que Rodríguez vuelve a contar con Trejo para dar vida a ese rudo mejicano que tiene mas vidas que un gato y que reclutado por el mismísimo presidente de los Estados Unidos tendrá que luchar contra un narco que tiene apuntando un misil directamente a Washington.


En "Shield of Straw" Takashi Miike adapta una novela de Kazuhiro Kiuchi en la que el abuelo de una niña que ha sido asesinada ofrece una recompensa multimillonaria a la persona que mate al asesino de su nieta a pesar de que este, el asesino, ha sido detenido por la policía. La propuesta de Miike intentaba analizar , desde mi punto de vista de forma fallida, los valores de las personas. ¿Cual seria nuestro precio para matar a alguien que ha violado y matado a una niña? ¿Realmente nos tendrían que pagar algo para hacerlo? ¿O simplemente lo haríamos por dinero y no por acabar con la vida de un monstruo que ha violado y matado a una niña y que probablemente lo vuelva a hacer? En esta película un incorruptible policía interpretado por Takao Ohsawa intentará proteger al asesino para que este llegue ante el juez y así sea juzgado. Rodríguez o mas bien el guionista de esta segunda parte, Kyle Ward, parece tomar como punto de partida la misma idea que Miike para su cinta, la idea de que un incorruptible agente, esta vez Danny Trejo, proteja la vida de un peligroso criminal mejicano que es bipolar o casi podríamos decir que tripolar pero no para llevarlo ante el juez si no para desactivar una bomba. Mientras Miike intentaba o parecía intentar crear en nosotros ciertas dudas morales, Rodríguez solo usa esta historia como una sucesión de cameos y chistes sin gracia. Hay tal saturación de chistes malos, de escenas absurdas junto con una historia tan mal hilvanada con personajes tan vacíos y simples que no parece que estemos ante un homenaje a las cintas Grindhouse si no simplemente ante un mal director y un mal guionista rodando una de las películas mas aburridas que he visto en mucho tiempo. Jamás pensé que el director de "Desperado", "The Faculty", "Abierto hasta el amanecer" o "Plantet Terror" iba a llegar a dirigir un despropósito como este. Por mucho que ciertas cintas Grindhouse adquirieran la etiqueta de cine de culto y por mucho que la calidad no fuera lo que les hacia destacar estas poseían cierta frescura y producían simpatía pero el intento de homenaje o mejor dicho el intento de exprimir mas el fenómeno Grindhouse por parte de Rodríguez llenando 107 interminables minutos con escenas insultas mas bien parece un intento por ridiculizar a este tipo de películas que un homenaje de alguien que creció viendo y sintiendo este tipo de cine.


Lo mejor de "Machete Kills" por desgracia es poco, ese falso trailer "Machete kills in the space" que se proyecta al principio de la película resulta magnifico y hace que esperemos lo mejor. Pero el espíritu gamberro de Rodríguez parece que esta domesticado y lo malo de "Machete Kills" es mucho, sobre todo el alto concepto que la cinta tiene de si misma. No, esta película no es lo que fue "El imperio contraataca" ("The Empire strikes back") a "Star Wars", tampoco los chistes a costa de la saga ideada por George Lucas consiguen arrancarnos una sonrisa (Si nos queremos reír con una parodia de "Star Wars" mejor ver "La loca historia de las galaxias"  ("Spaceballs") que al menos en un primer visionado hace bastante gracia). A esto hemos de sumar un exceso de frases donde Machete deja claro todo lo que no hace: "Machete no fuma", "Machete no tuitea", "Machete nunca falla", "Machete...." que acaban por saturarnos, una vez tiene gracia pero como siempre la repetición hasta el infinito y mas allá del chiste acaba haciendo que este pierda toda la gracia. Y esa es la tónica general de esta segunda parte, la repetición de chistes malos hacen que la cinta acabe perdiendo la gracia, haciendo de esta película un chiste malo que nos lleva a pensar que hemos perdido 107 valiosos minutos de nuestra vida.



Tema aparte son los cameos, resulta triste que el que fuera director y protagonista de "Braveheart" deambule por películas como esta. Resulta claro y meridiano que Mel Gibson no se toma en serio a si mismo ni a la película en ningún momento, se sabe en una fiesta y actúa como tal y probablemente sea el que mejor se lo haya pasado rodando "Machete Kills". Un sobreactuado Antonio Banderas, una como siempre excesiva Lady Gaga, chicas que están sobre todo para enseñarnos pechuga como Alexa Vega, un decepcionante Charlie Sheen... ¿De verdad con todo lo que ha vivido este tío no daba para hacer un presidente de los Estados Unidos todavía mas desfasado? hacen de esta cinta el Torrente americano, simplemente la vemos para ver quien es el próximo actor famoso que aparece en pantalla y en que extravagante papel. 


"Machete Kills" es una de las películas mas flojas y decepcionantes que he visto en mucho tiempo. En el pasado festival de Sitges la sensación general fue bastante parecida. Es una lastima que Rodriguez haya rodado algo como esto, sin gracia, sin ritmo, sin poder ser considerada un espectáculo festivo y agradable cosa que era de esperar de una cinta como esta. Ni el uso de guiños a otras cinta de Robert Rodriguez como puede ser el móvil en el que suena la canción que entonaba Antonio Banderas en "Desperado" o la pistola que usaba Sex Machine (Tom Savini) en "Abierto hasta el amanecer" y que aquí vuelve a hacer acto de presencia consiguen despertar en nosotros ni un halo de simpatía ante la ultima cinta perpetrada por el director mejicano.  Una verdades lastima y una grandisonara decepción.


Lo Mejor:  El falso trailer que se proyecta antes de la película.
Lo Peor: No tiene ni pizca de gracia y resulta muy aburrida.

domingo, 5 de enero de 2014

Crítica: The Banshee Chapter


Título: The Banshee Chapter
Año: 2013
Genero: Thriller
Duración:  87 min
Director: Blair Erickson
Guión: Blair Erickson
Música: Andreas Weidinger
Interpretes: Katia Winter, Ted Levine, Michael MacMillian, Jenny Gabrielle, Chad Brummett, Alex Gianopoulos, Vivian Nesbitt
Nota: 4
Sinopsis: Una periodista intentará averiguar que ocurrió en la extraña desaparición de su mejor amigo tras tomar una droga que el gobierno americano usaba en los experimentos del mk-ultra.





Crítica:
El MK-Ultra fue un programa secreto de la CIA destinado al estudio del control mental, dicho programa usó diferentes métodos para manipular a los sujetos sometidos a estudio: Desde el uso de drogas como el LSD hasta varias formas de tortura como pudieron ser la privación sensorial, el aislamiento y según varias  fuentes llegando incluso al abuso sexual. Para llevar a cabo los experimentos la CIA contó con la colaboración de universidades, hospitales, prisiones e incluso farmacéuticas. Son numerosos los escritos acerca del proyecto, en 1973 el por entonces director de la CIA Richard Helms ordenó la destrucción de todos los documentos referentes al MK-Ultra por lo que es difícil conocer en profundidad hasta donde llegó la CIA con dicho proyecto. Además este hecho hace que proliferen las leyendas urbanas y las medias verdades que lleva a que muchas veces no sepamos discernir entre lo que realmente ocurrió y lo que las teorías conspiratorias han creado alrededor del MK-Ultra. Si es cierto y esta contrastado que personas como Theodore Kaczynski mas conocido con el nombre de Unabomber participó de 1959 a 1962 en los experimentos del MK-Ultra. Todo el mundo conocemos a Kaczynski por sus tendencias políticas de extrema izquierda y sobre todo porque sembró Estados Unidos de bombas caseras para luchar contra la industrialización y la tecnología moderna. Pero Kaczynski era también un brillante matemático cuyos trabajos todavía se pueden encontrar en Internet como "Boundary functions and sets of curvilinear convergence for continous functions" o "The set of curvilinear convergence of a continous function defined in the interior of a cube". Mucha gente considera que Kaczynski solo fue una victima más de los experimentos llevados a cabo por la CIA y que si no fuera por esto, este no se habría convertido en un famoso terrorista.


Igual que Kaczynski formó parte de los experimentos del MK-Ultra también lo hicieron entre otros Robert Hunter conocido por su trabajo con los Grateful Dead y sobre todo Ken Kesey escritor de "Alguien voló sobre el nido del cuco" y en el que parece basarse "The Banshee Chapter" para desarrollar el personaje de Thomas Blackburn interpretado por Ted Levine. La fascinante personalidad de Kesey cuya prometedora carrera como luchador olímpico se vio truncada al entrar en el proyecto de la CIa queda demasiado deslavazada y caricaturizada en "The Banshee Chapter" haciendo de Thomas Blackburn uno de esos personajes totalmente prescindibles que acaban saturando. Recomiendo ver el documental "Magic Trip" acerca del viaje de  Kesey y su grupo de alegres bromistas  por Estados Unidos o una parte de este en el siguiente vídeo donde Kesey cuenta su primera experiencia al tomar LSD.


Tan impactante punto de partida, coger un brutal hecho real, un experimento llevado a cabo por la CIA y del que se ha escrito mucho y no todo cierto daba a Erickson un material perfecto para desarrollar una impactante historia de terror dejándose llevar por todas las teorías conspiratorias que hay alrededor del MK-Ultra. Pero por desgracia la idea de Erickson se queda en buenas intenciones y poco mas. El inicio de la película parece apuntar a "Paranormal activity" ya que nos encontramos con dos chicos que se encuentran en una gran casa y que tras probar una extraña droga que usaba el gobierno de los Estados Unidos en experimentos secretos son acosados por extraños fenómenos. La situación de la cámara y la forma en la que esta rodada esta escena inicial nos hace prever los peor (Lo siento, no soy fan de la saga iniciada por Oren Peli) pero Blair Erickson consigue que tras esta previsible y decepcionante escena nos acordemos de "The Dyatlov pass incident" película menor pero muy entretenida de Renny Harlin, cinta con la que "The Banshee Chapter" cuenta con varios puntos en común, gracias a esto nuestra predisposición a ver y disfrutar la cinta de Erickson es total al igual que hicimos con la de Harlin. A todo esto hemos de sumar la idea de usar el MK-Ultra como puerta a lo desconocido, como puerta abierta a todas las teorías conspiratorias que han  crecido desde que se conoció la existencia del proyecto hacen de "The Banshee Chapter" una cinta a priori tremendamente interesante.



Pero todo se viene abajo con la  presencia de Blackburn, un desarrollo decepcionante y sustos que parecen sacados de la bruja de Blair (De igual modo que no comulgo con Oren Peli y su "Paranormal activity" tampoco lo hago con la cinta de Sánchez y Myrick. Reconozco su impacto en la historia del cine, su gran trabajo publicitario que hizo que se llenaran las salas de jóvenes deseosos de sentir miedo pero cuya idea de cine de terror dista mucho de la que yo tengo. Por mucho que la cinta poseyera una gran escena final con caída de cámara a lo "Ocurrió cerca de su casa", el hecho de notar que alguien esta moviendo una tienda de campaña no consigue transmitirme ningún miedo. Ya se sabe para gustos los colores) Erickson solo consigue mantener el interés del espectador mediante el manido recurso de unas viejas cintas donde se grabaron antiguos experimentos pero al igual que sucede con el resto de la película acaba por ofrecernos menos de lo que promete. A pesar de un par de buenos momentos gracias a la historia de los pacientes y de los médicos que los tratan estos no consiguen transmitir angustia ni miedo y al fin y al cabo al acercarnos a una cinta como esta es lo que realmente queremos.



Tampoco estamos ante una gran historia, el poco sentido y la poca lógica a la hora de contarnos lo que ocurre en la película hacen de "The Banshee Chapter" una de esas cintas donde no hay que perder el tiempo analizando que y por que ocurre. Tras la desaparición del chico a l principio de la película ¿Leyó la policía los papeles que este tenia es su cuarto y que tanta información le dan a la protagonistas? ¿Tan difícil es acercarse al oscuro y extraño Blackburn excepto si le cuentas una patética historia que no hay por donde cogerla? ¿Por que todos los sitios secretos son tan fáciles de descubrir? Todos nos lleva a pensar que el MK-Ultra, la idea de coger a un personaje a lo Ken Kesey y el guión en si mismo no son mas que una mera excusa para rodar una cinta de terror de bajo presupuesto y pasárselo bien mientras tanto, esperemos que por lo menos los actores y la gente involucrada en el proyecto lo hicieran porque nosotros como espectadores no, ya que esperábamos encontrar mas terror, esperábamos encontrarnos con una cinta que sacara mas jugo a la idea del MK-Ultra, y sobre todo esperábamos estar ante una cinta menor pero realmente entretenida. Por desgracia no se cumple nada de lo que esperábamos, haciendo de este "The Banshee Chapter" una película prescindible y totalmente olvidable. Una lastima que una idea tan prometedora se acabe quedando en algo tan flojo con personajes tan vacíos y cansinos. Mejor dedicar el tiempo a ver "The Dyatlov pass incident" que es mas entretenida y se disfruta mucho mas...



Lo Mejor: Las cintas de vídeo
Lo Peor: El personaje de Blackburn cansino y pesado hasta decir basta.