lunes, 30 de junio de 2014

Crítica: Mi Otro yo - Another Me

Título: Mi otro yo - Another me
Año: 2013
Género: Drama - Terror - Thriller
Duración: 86 min
Director: Isabel Coixet
Guión: Isabel Coixet según la novela de Cathy MacPhail
Música: Michael Price
Interpretes: Sophie Turner, Rhys Ifans, Claire Forlani, Jonathan Rhys Meyers, Geraldine Chaplin, Leonor Watling, Ivana Baquero, Sarah Lloyd-Gregory, Zita Sattar
Nota: 4,5
Sinopsis:  La placida existencia de Fay se verá doblemente amenazada por un lado por la terrible enfermedad que padece su padre y por otro por la extraña presencia de una doble exacta a ella que poco a poco irá irrumpiendo en su vida.




Crítica:
Es por todos conocida la pasión de Isabel Coixet por la cultura asiática, son múltiples los escritores o directores de esa parte del mundo por los que la directora catalana ha declarado su admiración: desde Banana Yoshimoto a Haruki Murakami pero sobre todo y muy especialmente Coixet ha dejado patente su veneración por Wong Kar Wai, del cual llegó a escribir un libreto acerca de su cine que al menos en España se vendió conjuntamente con un pack de varias películas del director. Ahora Coixet continua con el que podríamos definir como su periplo asiático (Casi podríamos dividir su carrera en diversas épocas: la indi-prozac-lavadora, su cine con Sarah Polley y su época asiática) tras su "Elegy" que poseía bastantes reminiscencias del cine de Wong Kar Wai, "Mapa de los sonidos de Tokio" ("Map of the sound of Tokio") con aroma a las novelas de Muramaki y que contó con Rinko Kikuchi como protagonista que a la postre acabó protagonizando también el salto a la gran pantalla de una de las novelas mas famosas del escritor japonés "Tokio Blues" (Aunque personalmente y considerándome un gran seguidor de las novelas de Murakami el paso del libro al cine de su novela mas famosa que no la mejor me resultó del todo decepcionante ya que es difícil plasmar en pantalla tal cantidad de matices. Y creo y espero que algún día alguien adapte la por momentos muy lynchniana "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo" una de esas novelas que todo el mundo tendría que leer), ahora nos llega "Mi otro yo" ("Another me") con elementos tomados claramente del cine de terror asiático, de cintas de Hideo Nakata como "Ringu" y especialmente de "Dark Water"... pero ojo no debemos llevarnos a engaño, nos guste o no el cine de Coixet si algo ha demostrado la catalana es una marcada personalidad y que por muchos referentes u homenajes que pueda haber en sus películas esta siempre se mantiene fiel a si misma siendo capaz de tomar imágenes o ideas prestadas para llevarlas o intentar llevarlas a su terreno y eso por momentos también es perceptible en su última película.


Fay, interpretada por Sophie Turner, es una chica que lleva una idílica vida pero todo cambiará radicalmente cuando a su padre se le diagnostique esclerosis múltiple y esta se vea amenazada no solo por el sentimiento de miedo y angustia ante la enfermedad que sufre este y al ver que su familia se desmorona si no también por la presencia de una doble exacta a ella que interferirá en su vida poniendo en peligro su propia salud mental así como la relación existente entre ella, sus padres y sus compañeros de instituto. Para narrarnos la historia de Fay, Coixet toma elementos y sobre todo atmósferas propias del cine asiático y las transporta a la Inglaterra actual dejándonos una cinta donde lo mejor y con diferencia es la fotografía, la composición de ciertas escenas donde se tiene la sensación (otra vez) de la que la imagen esta por encima de lo que se nos quiere contar y el uso de la música para intentar remarcar esa sensación de miedo y opresión que sufre la protagonista que nos hace pensar que vamos a estar ante una gran escena de terror que nunca acaba por llegar (Aunque hay que reconocer que siendo lo mejor de la cinta de Coixet en algunos momentos la directora no sabe sacar provecho de estos elementos dejándonos escenas un tanto ridículas y es que todas estas ideas están todas ya muy vistas, alguna de ellas resulta por momentos excesivamente repetitiva por que ver constantemente un columpio que se mueve solo ya no crea en el espectador ningún tipo de angustia si acaso cierta sensación de sonrojo por su inocencia. Lo mismo ocurre al ver a la protagonista correr por un pasillo mientras las luces parpadean... lo hemos visto ya tantas veces que ya cansa...)


Lo mas decepcionante de todo es el uso que hace Coixet del tema del doble y es que esta idea ha sido explotada de manera soberbia tanto en la literatura como en el cine: Recomiendo leer "El Doble" de Dostoievski, profundizar en las novelas de Nabokov especialmente "Despair" - "Desespero" adaptada al cine por Fassbinder con uno de los cambios respecto al original que levanta demasiados odios, entre ellos el mío, o dedicar un tiempo leyendo acerca del dopplegänger termino referido al doble de una persona y del que directores como David Lynch han sabido sacarle partido de manera magistral en muchas de sus películas con todos estos referentes es difícil hacer algo sorprendente o novedoso, pero lo peor de todo no es que Coixet no pueda ofrecer algo que no hayamos visto antes es que su tratamiento del doble resulta ser excesivamente manido, del todo previsible y lo que es peor carente de algún tipo de emoción incapaz de transmitirnos ningún tipo de miedo o amenaza.


Y es que "Mi otro yo" falla por las dos vertientes en las que podría en principio funcionar perfectamente, por un lado como película de terror pura y dura, por otro lado falla como película que podría suponer un acercamiento , un análisis acerca del duro proceso de madurez de una adolescente en medio de una situación que le sobrepasa, alineada por todo lo que le rodea e incapaz de enfrentarse a ello. (Tampoco el hecho de analizar las decisiones tomadas en el pasado y que afectan al presente esta desarrollada de la forma que nos gustaría y es que la sombra de "Another Earth" es demasiado grande y capaz de eclipsar a casi cualquier cinta que de una u otra manera intente tocar aunque sea de refilón este tema). Es una lastima que este "Mi otro yo" se vaya por el camino de en medio mediante el uso de explicaciones baratas, explicaciones propias de la mas floja literatura de terror y que no use todos estos elementos como una metáfora (O por lo menos ni lo intenta esta idea no acaba por cuajar) de los sentimientos de incomprensión que pueden sentir muchos adolescentes. Tampoco la sensación de paranoia y opresión resultan creíbles o plasmadas en pantalla correctamente. Resulta inevitable pensar en "Cisne Negro" ("Black Swan") al ver "Mi otro yo" aquí cambiamos una obra de ballet por Macbeth pero sigue presente la amenaza de otra actriz o bailarina junto con elementos familiares (Una madre del todo posesiva y obsesionada con su hija en el caso de la cinta de Aronofsky o la terrible enfermedad de su padre en el caso de la cinta de Coixet) que serán los elementos catalizadores para que todos aquellos miedos, paranoias y para que la presencia del doble despierten.


No solo el problema es que la historia no acaba por cuajar ya que esta parece supeditarse al efectismo y no a la historia en si misma (Algo parecido a lo que pasaba con "The Broken" de Sean Ellis y donde el director inglés también tocaba el tema del doble, siendo esta una cinta visualmente arrolladora con una atmósfera opresiva pero que resultaba demasiado fría. Aunque personalmente creo que es una de esas cintas que merece un segundo visionado y que hay que recuperar). "Mi otro yo" parece ser una cinta demasiado dirigida a un publico adolescente, a un publico seguidor de cintas como "The Host" (No se porque no pude quitarme esta cinta de la cabeza durante varias escenas de la película) pero sobre todo no estamos ante el ejercicio de cine de terror o thriller que muchos esperábamos y esto también se debe a que en muchos momentos todo resulte demasiado previsible lo que nos lleva a que al salir del cine nos preguntemos eso de: ¿Donde he visto esto antes...?. El intento por parte de Isabel Coixet por rodar una película de terror asiática marca de la casa ha resultado del todo fallida.




Lo Mejor: La fotografia y la concepcion de ciertas imagenes
Lo Peor: Demasiado previsible. La escasa entidad del personaje de Jonathan Rhys Meyers

domingo, 29 de junio de 2014

Crítica: Yo, Frankenstein - I, Frankenstein

Título: Yo, Frankenstein - I, Frankenstein
Año: 2014
Género: Acción
Duración: 92 min
Director: Stuart Beattie
Guión: Stuart Beattie según la novela gráfica de Kevin Grevioux
Música: Reinhold Heil y Johnny Klimek
Interpretes: Aaron Eckhart, Yvonne Strahovski, Miranda Otto, Bill Nighy, Jai Courtney, Socratis Otto, Caitlin Stasey, Mahesh Jadu, Steve Mouzakis
Nota: 4
Sinopsis:  Tras matar a la novia de su creador y ser perseguido por este hasta su muerte, Frankenstein descubrirá que hay una terrible guerra entre gárgolas y demonios en la que el será parte destacada de la misma



Crítica:
Ya no es necesario tener una gran imaginación para rodar una película fantástica o del género que sea, ya no hace falta tener entre manos una gran historia o al menos una historia con elementos suficientes para conseguir una cinta mínimamente entretenida y con calidad para que sea estrenada en los cines, hoy en día solo hace falta contar con un buen equipo de efectos especiales capaces de crear tomas realmente fantásticas (Aunque personalmente estoy francamente cansado de esos efectos digitales que se ven en este tipo de películas y que son capaces de dejarnos lo mejor pero también lo peor y en este "Yo, Frankenstein" tenemos de las dos: junto con imágenes arrolladoras influenciadas por ciertas películas recientes de temática fantástica nos encontramos con otras que hacen daño a la vista y donde se nota demasiado el efecto digital). Si a eso sumamos la fuerza de una gran distribuidora (Tripictures distribuye la película en España) y una idea basada en una novela gráfica (Esto parece que siempre es un plus en lo que a publicidad se refiere por muy malo que pueda resultar el material de partida) que a priori podría dar bastante juego y la mezclamos con elementos de la saga "Matrix" (Frankenstein rodeado por los guardianes y protectores de Naberius donde todos ellos llevan trajes negros parece sacada directamente de las peleas entre Neo y el agente Smith), junto con la estética de "Van Helsing" (Para mi junto con "G.I. Joe" una de las grandes decepciones de Stephen Sommers como director, visualmente arrolladora la cinta protagonizada por Hugh Jackman acaba por resultar tan estéticamente llamativa como vacía y aburrida) y con elementos de la saga "Underworld" (La saga iniciada por Len Wiseman con Kate Beckinsale como protagonista que curiosamente también esta presente en "Van Helsing" dos de las mas claras referencias de "Yo, Frankenstein" pero hay que ser honrado y reconocer que estas dos cintas no serian como son si no fuera por los hermanos Wachowski. Aunque he visto todas las películas de la saga "Underworld" y curiosamente siento predilección por la última "Underworld: Awakening" de Mans Marlind y Björn Stein directores de la incomprendida e irregular "La sombra de los otros" - "Shelter" con Julianne Mooer y Jonathan Rhys Meyers, no consigo disfrutar como me gustaría de la batalla entre vampiros y hombres lobo, resultándome junto con la saga de "Resident Evil" incompresible que se hayan rodado tantas secuelas) tendremos todos los elementos para que nuestra película se cuele en las carteleras de medio mundo (Otra cosa es que esta pase con mas pena que gloria como parece ser el caso y es que habría que analizar los motivos que llevan a ver una película como esta en una sala casi vacía, no solo por la escasa calidad de la cinta si no porque un estreno tan tardío ha hecho que su potencial público haya podido hacerse con la película por otros medios mermando la taquilla que posiblemente con un estreno en condiciones hubiera podido hacer)


"Yo, Frankenstein" tiene un poco de lo peor de "Van Helsing" y de "Underworld". Resulta realmente complicado olvidarnos de estas dos películas durante el visionado de la cinta de Stuart Beattie tanto por la concepción visual de las películas como por ciertos elementos narrativos presentes en estas cintas. Probablemente el caso mas claro sea el de "Underworld" ya que ambas películas comparten el mismo malvado al que da vida Billy Nighy que parece disfrutar al máximo rodando este tipo de películas y que en el caso de "Yo, Frankenstein" tenemos la sensación de que otra vez es el que mejor se lo ha pasado rodando un despropósito como este. Dejando de lado la presencia de Nighy tanto la cinta de Beattie como la de Wiseman cuentan una milenaria batalla entre criaturas sobrenaturales, en el primer caso entre gárgolas y demonios y en el segundo entre vampiros y hombres lobo y en ambos casos esta lucha ha de llevarse a cabo de manera que los hombres no se enteren de ella (Hecho este altamente ridículo sobre todo en la cinta de Beattie ya que tras la bronca de la reina gárgola a Frankenstein para que la lucha se mantenga oculta para que los hombres no se enteren, dicha lucha se produce siempre por la noche. Da igual que la horda de demonios corran por las calles y las azoteas de los edificios de la ciudad, da igual que las gárgolas vuelen, da igual que al morir unos y otros se desprendan luces de colores, como es de noche y la gente no sale por lo menos en esa ciudad nadie se va a enterar de absolutamente nada)


Si bien es cierto que "Yo, Frankenstein" y "Van Helsing" están ambientadas en diferentes épocas, estética y argumentalmente ambas cintas parecen estar hermanadas, no solo por el uso de los monstruos clásicos para crear toda una historia a su alrededor si no por tomar ciertos elementos que parecen sacados de la serie "V" para crear parte del clímax de la película descantando en ambas la importancia del monstruo de Frankenstein para hacer avanzar la historia especialmente en su parte final (Resulta extraño que en Estados Unidos que son tan dados a las denuncias nadie haya puesto el grito en el cielo por los paralelismos existentes entre estas dos cintas ya que la sensación de estar, por momentos, ante un plagio se hace demasiado presente)


El mayor problema de "Yo, Frankenstein" no son sus múltiples referentes si no lo aburrida que esta resulta, no hay ninguna gran escena de acción, no hay nada que nos vaya a llamar la atención (Al menos no en el buen sentido pero si en el malo porque hay elementos incomprensibles como que a una persona que acaba de ser asesinada delante de nosotros tenga ya marca de que se le ha realizado una autopsia exprés o esa maldita manía de mezclar temas religiosos en una historia como esta como llamar al monstruo de Frankenstein, Adán o que la horda de demonios este formada por 666 legiones sin olvidarnos que las gárgolas que pelean contra demonios creen que el mito de Frankenstein es simplemente un rumor) y por supuesto no vamos a encontrarnos ante la trepidante hora y media que todos esperábamos. Un exceso de palabrería durante su arranque para introducirnos en la batalla entre gárgolas y demonios que aunque necesario resulta excesivamente monótono y aburrido y que nos lleva a pensar que si el director no ha sido capaz de hacer que su película nos llame la atención desde un principio no lo va a conseguir durante el resto del metraje, y por desgracia todos nuestros miedos se hacen realidad. 


Un esforzado Aaron Eckhart intenta sacar adelante con bastante acierto a un personaje que no da para mas, Miranda Otto como reina gárgola resulta del todo exasperante e Yvonne Strahovski da el pego como ingenua científica. Si Bill Nighy parece pasárselo genial en "Yo, Frankenstein", Jai Courtney parece tomárselo demasiado en serio hecho este que aunque llama la atención resulta bastante agradable en medio de la mediocridad reinante. "Yo, Frankenstein" es una cinta realmente aburrida, a su favor su breve duración que impide que el sopor alcance cotas dramáticas, en su contra los múltiples referentes ya que si un espectador se durmiera y le cambiáramos la película por, por ejemplo, "Underworld" estoy seguro de que este no se enteraría. La cinta de Beattie puede funcionar para verla cuando la pongan en la tele un sábado por la tarde si no hay nada mas que hacer y se esta de resaca ya que se puede ver con el piloto automático puesto. Realmente floja y aburrida. Prescindible.




Lo Mejor: El diseño visual de la cinta.
Lo Peor: Resulta realmente floja, aburrida y por momentos ridícula.

domingo, 22 de junio de 2014

Crítica: Willow Creek

Título: Willow Creek
Año: 2013
Género: Terror - Thriller
Duración: 80 min
Director: Bobcat Goldthwait
Guión: Bobcat Goldthwait
Música: Matt Kollar
Interpretes: Alexie Gilmore, Bryce Johnson, Peter Jason, Tom Yamarone, Laura Montagna, Bucky Sinister, Ranger Troy Andrews, Timmy Red
Nota: 0
Sinopsis:  Jim convence a su novia para embarcarse en una aventura por los bosques en busca de la prueba que demuestre la existencia de los Bigfoot






Crítica:
Definitivamente podemos afirmar aquello que se ha apuntado muchas veces últimamente: el found footage agoniza. El género que tantas sorpresas nos ha dejado desde la para mi muy sobrevalorada "El proyecto de la bruja de Blair" ("The Blair Witch Project"), la soberbia y por desgracia poco conocida "Ocurrió cerca de su casa" ("C'est arrivé près de chez vous"), las entretenidas "The Dyatlov pass incident" o "The Bay", también ha dejado paso a toda una serie de cintas que no solo no tienen nada que contar si no que tampoco tienen elementos suficientes para hacer una película con un mínimo de calidad, para enganchar al espectador y no ya digamos para asustarlo (Al menos en el sentido deseado ya que en estos casos el verdadero susto viene de haber pagado una entrada de cine o un alquiler vía videoclub o plataforma VOD para ver películas tan lamentables como estas). Por desgracia "Willow Creek" pertenece a este segundo grupo, aquel que se apunta al carro de una moda cinematográfica para explotándola sin ningún tipo de pudor intentar aprovecharse de ingenuos aficionados al cine de terror y que ávidos de sustos buscan pasar un mal rato viendo una película de miedo. Es claro que esta cinta esta claramente influenciada por "El proyecto de la bruja de Blair", "Troll Hunter" y por la saga "V/H/S" ya que en algún momento parece que vayamos a estar ante una versión alargada del corto "Second Honeymoon", pero si bien este era uno de los cortos mas flojos de la película este posee una calidad cinematográfica infinitamente mejor que la de "Willow Creek", cosa que tampoco es ningún merito a la vista del resultado de la última cinta de Goldthwait.



Es de agradecer la corta duración de "Willow Creek" ya que la sensación de que nos están tomando el pelo se acrecienta con cada minuto que pasa, lo que nos lleva a pensar que solo hemos perdido hora y veinte de nuestras vidas en las que podíamos haber hecho algo mucho mas interesante como estar tumbados en el sofá mirando al techo (Nota: hora y cuarto sin los títulos de crédito finales en los que si aguantamos descubriremos que esta película contó con asesores para informarse acerca de los Bigfoot). En el 2010, André Ovredal sorprendió a medio mundo con "Troll Hunter" una cinta que dejó muy buen sabor de boca en los festivales especializados en el género fantástico en los que se proyectó, en ella un grupo de estudiantes intentaban dar con la prueba que demostrara la existencia de los Trolls. Ahora nos llega este "Willow Creek" donde una pareja o mejor dicho donde el chico convence a su novia para llevarla a un mas que romántico viaje para buscar la prueba de la existencia de los Bigfoot para ello seguirán los pasos de una expedición que dio con las huellas de uno de ellos, pero aquí no hay señal alguna de lo que hizo que "Troll Hunter" fuera como mínimo una cinta interesante este presente en "Willow Creek"  (Nota: Igual que en "Devils Due" donde el protagonista esta obsesionado con grabarlo todo, en "Willow Creek" ocurre lo mismo salvo que cambiando el hecho de grabarlo todo por los Bigfoot, ambas situaciones darían para que las chicas como mínimo se replantearan sus respectivas relaciones ya que si ellos tienen ese tipo de obsesiones ahora no quiero ni pensar que tipo de patologías desarrollaran en el futuro)


No hay nada que contar en esta película pero hay que rellenar metraje para que la cinta tenga una duración mas o menos estándar para ello el director y guionista nos regala una primera parte realmente tediosa y aburrida repleta de insulsas entrevistas sin el menor interés a personas que se interpretan a ellos mismos en pantalla contando sus experiencias y sus diversos puntos de vista acerca de los Bigfoot, llegando a las máximas cotas del ridículo al ver a uno de los entrevistados entonar una sonrojante canción. No mejora "Willow Creek" cuando los dos protagonistas comienzan la búsqueda y se adentran en el bosque, el uso de todos los tópicos habidos y por haber de este tipo de cintas no ayuda a que la historia fluya y consiga captar nuestro interés (Por supuesto no podía faltar la aparición estelar de un lugareño recomendando a los protagonistas de una forma poco amistosa que abandonen el lugar).


Pero tranquilos lo peor todavía esta por llegar, para que creamos que "Willow Creek" tiene algo que ofrecer, algo que la haga distinta de otras propuestas cinematográficas parecidas, Bobcat Goldthwait intenta explorar el terror que sufren los dos protagonistas con una larguísima e infumable escena donde lo único que vemos es a ellos dos metidos en una tienda de campaña asustados por los terribles ruidos que se oyen alrededor de la tienda de campaña (Dios!! ¿Es que esta gente nunca ha salido de excursión?, ¿Es que nunca han dormido en una tienda de campaña en medio del bosque? Resulta verdaderamente sonrojante que ambos se empiecen a asustar al escuchar ciertos sonidos realmente ridículos... si al menos esto sirviera de metáfora para hablarnos del miedo y de la paranoia reinante en la sociedad americana estaríamos ante algo minímamente interesante). Este momento tremendamente aburrido, alargado hasta la saciedad es incapaz de transmitir no ya miedo si no cualquier tipo de sensación que no sea aburrimiento y que gracias a el hay que hacer terribles esfuerzos para luchar contra el sueño consiguiendo que "Willow Creek" naufrague de manera estrepitosa haciendo de esta una de las cintas mas flojas que he podido ver en mucho tiempo. Tremendamente floja.




Lo Mejor: Nada
Lo Peor: La larga escena donde vemos a los protagonistas dentro de la tienda de campaña.

Crítica: Transcendence

Título: Transcendence
Año: 2014
Género:  Ciencia Ficción - Drama
Duración: 119 min
Director: Wally Pfister
Guión: Jack Paglen
Música: Michael Danna
Interpretes: Johnny Depp, Rebecca Hall, Paul Bettany, Cillian Murphy, Kate Mara, Morgan Freeman, Clifton Collins Jr, Josh Stewart, Cory Hardrict, Cole Hauser
Nota: 3,5
Sinopsis:  Will Caster  es un científico obsesionado con la idea de investigar y desarrollar una inteligencia artificial con la capacidad de igualar y superar a todas las grandes mentes de la humanidad, pero cuando sea atacado por un grupo terrorista su conciencia tendrá que ser traspasada a una maquina...



Crítica:
En un momento de "Transcendence" uno de los protagonistas se pregunta donde esta el alma de una persona. Esta duda, esta pregunta que da para mucho juego y en la que por supuesto entran las consideraciones personales y religiosas de cada uno se puede plantear acerca de la propia película. Por desgracia esta cinta y a pesar de contar con todos los elementos necesarios para hacer de ella una gran película de ciencia ficción, una de esas cintas que llevando al extremo el uso de la tecnología nos podría hacer reflexionar acerca de si el uso que se esta haciendo actualmente de ella es correcto o no, acaba derivando en una aburrida cinta que hace que su visionado sea realmente tedioso. Un gran reparto del todo desaprovechado, la presencia de Christopher Nolan como productor ejecutivo (Cuando veo un trailer donde el nombre del productor destaca tanto me echo a temblar) y una forma de plasmar la historia escrita por Paglen sin pasión, de una manera tremendamente  monótona y con una duración (casi dos horas) del todo excesiva hacen  de esta cinta una de las grandes decepciones de la temporada.



Tan monótona e impersonal resulta la dirección de Wally Pfister que "Trascendence" solo sirve como ejercicio fílmico para analizar las múltiples fuentes de las que bebe la historia. No solo la serie producida por J.J. Abrams "Revolution" nos viene a la cabeza gracias a la escena inicial que sirve para introducirnos en la historia donde se nos muestra un futuro sin ordenadores, sin electricidad, en una escena comparable a la situación que nos narraba "Revolution" en su episodio piloto. A cierto nivel si cogiéramos este episodio esta película podría funcionar perfectamente como una precuela. Pero si hay una película reciente que se puede comparar con "Transcendence" esa es "El origen del planeta de los simios" ("Rise of the planet of the apes"), no solo por la falta de sorpresa que lleva aparejada la historia si no también por el hecho de narrar el inicio de un proceso que llevará a la humanidad a una situación extrema, pero si bien Ruppert Wyatt consigue superar ciertos lastres como que estamos ante una precuela y ya sabemos como termina, rodando una muy entretenida cinta de aventuras, "Transcendence" es capaz de aburrir incluso al espectador mas entregado. Es una lastima que los elementos comunes a "Revolution" y "El origen del planeta de los simios" la perdida de una posición predominante y cómoda por parte de los hombres, la vuelta a un estado primitivo no resulte importante para el director y para el guionista y acabe siendo tratado de una manera tan breve y pobre. Si algo le sobra a esta película son ideas sin desarrollar correctamente o directamente ideas sobre las que se pasa por encima sin ningún pudor.



Tampoco cintas de terror como "La invasión de los ultracuerpos" ("Invasion of the body snatchers") o "Invasores de Marte" ("Invaders from Mars") y sus posibles variaciones donde toda una comunidad trabaja de forma conjunta en una sola dirección perdiendo la capacidad de pensar de forma individual pasan desapercibidas (Sobre todo cintas clásicas de terror donde su usaban estos conceptos para meter miedo a la gente ante por el ejemplo el comunismo). Aunque aquí Pfister no usa estas ideas como metáfora política si no como un medio de dotar a su cinta de cierta acción para sacar al espectador del tedio y del aburrimiento que le va atrapando y consumiendo conforme avanza la película. Y aquí volvemos a encontrarnos con otro concepto desaprovechado, si ni Pfister ni Paglen querían tocar el tema político en su cinta bien podrían haber usado todas las ideas que se muestran para analizar en profundidad la supeditación del hombre ante un nuevo Dios o el tema del libre albedrío (Se habla de estos temas, especialmente del primero pero no se trabaja en su desarrollo de forma satisfactoria) ya que en "Transcendence" se plantea la duda acerca de donde se encuentra el alma, acerca de la necesidad del hombre de buscar y de crear Dioses podrían haber arriesgado un poco mas y haber tocado y analizado en profundidad el tema de las creencias religiosas pero supongo que tocar un tema tan delicado podría haber levantado demasiadas suspicacias especialmente en Estados Unidos. Incluso la reciente "The East" de Zal Batmanglij esta presente en "Trascendence" ya que en ambas cintas un grupo de terroristas antisistema planean y llevan a cabo ataques contra grandes corporaciones (En el caso de la cinta de Batmanglij contra empresas con practicas poco éticas aunque llevando el tema al terreno personal y en el de la cinta de Pfister contra aquellas empresas que trabajan en el estudio y desarrollo de una inteligencia artificial) y como ocurre en los casos mencionados anteriormente tras usar un elemento tan potencialmente interesante como este el director lo deja de lado desaprovechando así todo el juego que podría haber dado gracias a su enfrentamiento con la policía y gracias sobre todo a la relación entre los intereses de este grupo y de los propios protagonistas.


Pero el referente mas claro, el más obvio de todos los que nos vienen a la cabeza es "El cortador de césped" ("The Lawnmover man") película dirigida en 1992 por Brett Leonard con Jeff Fahey y Pierce Brosnan donde un científico usaba un cobaya humano en un experimento para incrementar la inteligencia humana. Si bien es cierto que el punto de partida de ambas cintas es un tanto diferente (El sujeto cuya inteligencia se desarrolla de manera exponencial es un deficiente mental en el caso de la cinta de Leonard y un científico en el caso de la de Pfister) ciertas ideas y ciertos conflictos que se plantean en ambas películas acerca del uso de la tecnología y de los ordenadores resultan bastante parecidas (Aunque la cinta de Leonard se basaba en una historia corta de Stephen King cuyo nombre tuvo que ser retirado de los títulos de crédito tras una demanda del escritor, esta no dejaba de ser la versión 2.0 de la novela de Daniel Keyes "Flores para Algernon"). La sensación que tuve hace años al ver "El cortador de césped" en el cine, la sensación de estar ante una cinta que podía marcar un antes y un después en la historia de la ciencia ficción y encontrarme simplemente ante un gran ejercicio de marketing (Esta se publicitó sobre todo por ser la primera película que utilizaba elementos de la realidad virtual) tan vacío como insustancial es exactamente la misma que tuve al ver, entre un festival de bostezos, "Transcendence" (Me gustaría decir que es una exageración, que es un recurso que utilizo para remarcar lo aburrida que me pareció la cinta de Pfister, pero lo cierto es que desde hacia tiempo no escuchaba tal cantidad de bostezos en una sala... eso si hay que reconocer que no hubo espantada general y que todos los espectadores aguantamos hasta el final)


Sorprendentemente lo que mas me llamó la atención fue ver a Josh Stewart el protagonista de "The Collector" y la segunda parte de esta "The Collection" en esta película (Lo siento pero en algunas tomas Stewart me sigue pareciendo un Raul Arevalo pasado de kilos). Un correcto y muy controlado Johnny Depp (Gran actor pero con tendencia a la sobreactuación que a veces resulta genial como en la primera parte de la saga de piratas del Caribe pero que en otras como en "La ventana secreta" - "Secret Window" es capaz de destrozar una película... aunque en este caso hay que sumar la desastrosa realización de David Koepp), bien secundado por Rebecca Hall y Paul Betany pero donde este tiene una presencia un tanto irregular y un personaje no del todo bien desarrollado (Lo que sumado a otros elementos nos lleva a pensar que "Transcendence" ha sufrido el efecto de la tijera) Lo mas decepcionante a nivel de personajes es la escasa presencia de Kate Mara cuyo papel podría equipararse a descorchar una botella de champán, un Morgan Freeman cuya presencia parece estar mas justificada como reclamo que por su papel y un muy desaprovechado Cillian Murphy. Resulta increíble que un actor como este que ha demostrado ser capaz de enfrentarse casi a cualquier reto tenga una presencia tan insustancial y plana en esta cinta.


"Transcendence" resulta a todas luces una grandisima decepción. Ni la historia es aprovechada a pesar de poseer ideas y elementos suficientemente interesantes, ni el ritmo con el Pfister dota a su película consiguen hacer de esta cinta un espectáculo minimamente entretenido para el espectador. Aburrida hasta decir basta, totalmente prescindible.




Lo Mejor: Aunque es larga no es eterna.. tras dos horas se acaba.
Lo Peor: Resulta realmente aburrida

jueves, 12 de junio de 2014

Critica: X-Men: Días del futuro pasado

Título: X-Men: Días del futuro pasado - X-Men: Days of the future past
Año: 2014
Género:  Ciencia Ficción - Acción
Duración: 132 min
Director: Bryan Singer
Guión: Simon Kinberg
Música: John Ottman
Interpretes: Hugh Jackman, James McAvoy, Patrick Stewart, Michael Fassbender, Ian Mckellen, Jennifer Lawrence, Nicholas Hoult, Peter Dinklage, Evan Peters, Ellen Page
Nota: 5
Sinopsis:  El futuro es desolador para mutantes y para los humanos que les ayudan. Solo la esperanza de enviar al pasado a Lobezno para intentar cambiar el rumbo de la historia podría salvar a la humanidad, pero la tarea no será sencilla porque este tendrá que contar con la ayuda de Magneto y del profesor Xavier en una época en la que no podían estar mas separados.




Crítica:
Hubiera sido todo un punto a favor de "X-Men: Días del futuro pasado" que Logan al despertarse le preguntara a un niño que pasa por la calle eso de que día es hoy y este le respondiera: "Es Navidad, señor. La mañana de Navidad". Si, es cierto, la por ahora última película de la saga de X-Men no sucede en Navidad pero también es cierto que ese cascarrabias interpretado por Hugh Jackman y la historia que le toca vivir bien podría considerarse una versión apócrifa  del "Cuento de Navidad" de Charles Dickens, ya que Logan se tendrá que enfrentar durante las casi dos horas y cuarto de la película a los fantasmas del presente, del pasado y del futuro.


En el 2011, Matthew Vaugh consiguió no solo revitalizar a una saga que agonizaba tras, sobre todo, la muy floja y lamentable tercera parte "X-Men: La decisión final" ("X-Men: The last stand") de Brett Ratner y tras el muy decepcionante spin-off basado en el personaje de Lobezno con la deplorable "X-Men orígenes: Lobenzo" ("X-Men origins: Wolverine") de Gavin Hood si no que también nos dejó una de las películas de acción mas entretenidas de los últimos tiempos, que devolvía al lugar del que nunca se tuvo que ir al gran Kevin Bacon y que sobre todo conseguía hacernos olvidar tan malos precedentes (Aunque muchos fans consideran que lo mejor que ha podido pasar es que Singer vuelva a dirigir una película de la saga, nunca he conseguido conectar con la visión de este sobre el grupo de mutantes creados por Stan Lee y Jack Kirby y sigo pensando que tras "Sospechosos Habituales" - "The usual suspects" y la muy infravalorada "Verano de corrupción" - "Apt Pupil" su carrera ha ido cayendo en términos de calidad pero subiendo en términos recaudatorios) Ahora nos llega la que podríamos considerar la segunda parte de la cinta de Vaughn donde este cede la dirección a Singer reservándose para él el papel de productor y donde volvemos a encontrarnos no solo con los protagonistas de la cinta de Vaugh sino también con los de la saga iniciada por Singer. Este "X-Men: Días del futuro pasado" reúne a todos los personajes que han formado parte de estas dos sagas uniéndolas y resultando esta cinta un nuevo punto de partida para lo que puede resultar ser el resurgimiento de la saga...


Pero si "X-Men: Primera generación" ("X-Men: First Class") resultó una sorprendente y muy entretenida cinta que se beneficiaba de un director que venia de impresionar a medio mundo con su "Kick Ass", de un gran James McAvoy que consiguió que muchos que no teníamos en gran estima al actor nos tuviéramos que comer nuestras palabras (Otra vez y tras "Wanted" McAvoy vuelve a protagonizar en "X-Men: Días del futuro pasado" otra cinta donde las balas describen extrañas parábolas una vez que han sido disparadas. Creo que esta obsesión del actor por aceptar papeles en cintas donde se usan estos conceptos tan poco habituales hacen de McAvoy carne de psiquiatra), de un Michael Fassbender en estado de gracia dando vida a Magneto, pero sobre todo se beneficiaba de una historia que enganchaba, narrada con ritmo y pulso que se apoyaba en un gran montaje, esta "X-Men: Días del futuro pasado" parece arrancar con la misma fuerza que su predecesora pero que a diferencia de esta se va a apagando por momentos y todo aquello que inicialmente nos puede llevar a pensar que vamos a estar otra vez ante una gran cinta se va transformando gradualmente en la extraña sensación de que vamos a estar otra vez ante una decepcionante secuela de la saga original o ante otro mas que lamentable spin-off.


A priori la historia es tan llamativa como su desarrollo es típico y previsible. Hablando de lo que Singer nos cuenta no hay nada en "X-Men: Días del futuro pasado" que nos vaya a sorprender, nada que nos vaya a llamar la atención, no estamos ante la gran historia que esperábamos que fuera capaz de jugar con lo que para unos puede ser presente, para otros futuro y en algunos momentos para otros pasado. Es una lastima que ni el director, ni el guionista ni todos aquellos que han participado en la adaptación de esta historia hayan sabido jugar con mas inteligencia con estos conceptos y no hayan profundizado en la idea de que un pequeño cambio en el pasado puede suponer un gran cambio en el futuro (El hecho de que los enemigos crezcan en número no deja de ser una manera tosca y decepcionante de jugar con esta idea) Y no solo resulta desaprovechada la historia y su desarrollo, también se tiene la misma sensación con el personaje interpretado por Peter Dinklage (De moda ahora por "Juego de Tronos" pero el actor tiene una larga carrera a sus espaldas destacando sus papeles en "Vivir Rodando" del por entonces prometedor Tom DiCillo o "Vías cruzadas" de Tom McCarthy, por citar dos ejemplos) del que esperábamos mas, mucho mas ya que muchos de nosotros creíamos que nos íbamos a encontrar con un villano a la altura del interpretado por Kevin Bacon en "X-Men: Primera generación" y nos encontramos con un mero personaje secundario que si bien es cierto que es importante para llegar al futuro que viven los mutantes perseguidos por los centinelas, su presencia en pantalla resulta escasa y el juego que da el personaje es limitado, una verdadera lastima que a un actor como este se le ofrezcan papeles tan lineales y carentes de matices. Tampoco resulta satisfactorio el desarrollo del conflicto entre los personajes sobre todo entre Charles Xavier y Magneto, resultando del todo extraño lo sencillo que es que estos crean lo que un extraño que una vez se negó a ayudarles les esta contando. Este punto resulta para mi lo mas decepcionante de esta película ya que esperaba con ansia ver como Singer afrontaba una escena como esta, si iba a ser capaz de ofrecernos algo nuevo o si iba a irse por caminos mil veces transitados, pero por desgracia el director parece que no considera importante este punto de la historia y pasa por el sin centrarse demasiado.


Pero no todo resulta decepcionante en la cinta de Singer, la presencia de Quicksilver nos deja una de las mejores y mas entretenidas escenas de toda la película, momento altamente festivo que supone el punto álgido en lo que a diversión se refiere y a parte del cual la cinta decae siendo incapaz de encontrar el equilibrio correcto entre los conflictos existentes entre los personajes y lo que se espera de una cinta de acción. Personalmente espero que la próxima cinta de la saga vuelva a estar dirigida por Vaugh ya que no parece que Singer vaya a encontrar el camino correcto en lo que a pasión a la hora de dirigir me refiero ya que  "Superman Returns" y "Jack el caza gigantes" ("Jack the giant slayer") son dos claras muestras de que el director ha perdido todo aquello que hizo que su cine tuviera pasión y tuviera un plus de calidad, Singer parece sepultado por su propio éxito y Zack Snyder debería tomar nota y analizar su caso para no caer en los mismos errores. Aunque este "X-Men: Días del futuro pasado" posee una impecable calidad técnica y una gran banda sonora (Compuesta por John Ottman que también edita la cinta y que probó suerte como director con la desastrosa "Leyenda Urbana 2" - "Urban Legends: Final cut") resulta demasiado fría y parece rodada de manera automática y no con la pasión de su predecesora. Por desgracia esta cinta esta muy lejos de lo que consiguió Vaugh y por supuesto de lo que hizo Joss Whedon con "Los Vengadores", "X-Men: Días del futuro pasado" es una cinta para los seguidores mas acérrimos de la saga, el resto mejor abstenerse.


Lo Mejor: Lo bien que nos lo pasamos cuando Quicksilver esta en pantalla
Lo Peor: Lo desaprovechado que resulta el personaje interpretado por  Peter Dinklage

jueves, 5 de junio de 2014

Crítica: Afflicted

Título: Afflicted
Año: 2013
Género:  Terror 
Duración: 85 min
Director: Derek Lee y Clif Prowse
Guión: Derek Lee y Clif Prowse
Música: Edo Van Breemen
Interpretes: Derek Lee, Clif Prowse, Baya Rehaz, Benjamin Zeitoun, Zach Gray, Edo Van Breemen, Michael Gill, Lucia de Pace
Nota: 6
Sinopsis:  Tras descubrir Derek que tiene un coagulo en el cerebro que puede matarle este decide junto a su mejor amigo Clif aprovechar el tiempo y viajar por el mundo durante un año. Pero lo que iba a ser un viaje para disfrutar se tornará en pesadilla cuando Derek conozca a una extraña mujer..




Crítica:
Podríamos definir a "Afflicted" como una película a medio camino entre el found footage y el videojuego. Otra vez nos encontramos ante una excusa que sirve para justificar el uso de las cámaras para narrarnos las aventuras de los protagonistas. En este caso Lee y Prowse (Directores, actores y guionistas de la película) se sirven del viaje por el mundo de los personajes a los que interpretan y de su idea de grabarlo todo para subirlo a un blog de internet para hacer participe a todo el mundo, especialmente a sus amigos, de sus aventuras para contarnos toda la historia. Desde este punto de vista no vamos a encontrar absolutamente nada nuevo, otra vez vamos a estar ante un por momentos excesivo movimiento de cámara que nos hará perder el punto de vista de aquello que estamos viendo, otra vez nos vamos a encontrar con esos momentos donde no acabamos de entender porque alguien esta grabando y no haciendo algo mas útil como ayudar o pedir ayuda (Aunque esto no deja de ser un fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos) y por supuesto otra vez nos vamos a encontrar con la frase comodín o alguna de sus variantes en este tipo de películas, el famoso y archiconocido "Deja de grabar". Junto a grandes cintas inscritas dentro del found footage (Me viene a la cabeza "The Bay" de Barry Levinson o "End of Watch" de David Ayer) se han rodado otras tremendamente flojas que nos lleva a pensar que el género esta agonizando y que es difícil que pueda ofrecer algo nuevo o sorprendente lo que hace que muchas veces ver una película de este tipo nos produzca una pereza absoluta.


Muchas de estas películas poseen un, a mi juicio, gran fallo: conociendo que estamos ante una cinta de terror o un thriller su parte inicial, donde el director nos muestra y nos presenta a los personajes, resulta por lo general excesivamente lento, aburrido y carente de interés y muchas veces tenemos la sensación de que ha pasado demasiado tiempo hasta que sucede algo interesante (Por lo general este tipo de cintas poseen una duración muy corta para lo que suele ser últimamente la duración estándar de las películas, muchas cintas enmarcadas dentro del found footage suelen, salvo por supuesto excepciones, durar entre los 70 y los 90 minutos por lo que cuando han pasado 20 ó 30 minutos sin que hayamos visto nada realmente interesante o ningún susto digno de mención, como ejemplo la reciente "El heredero del diablo", la sensación de que vamos a estar ante una cinta que nos va a aburrir se hace presente y con bastante fuerza). Pero Lee y Prowse parecen ser conscientes de esto y durante la primera parte de su cinta sin que pase nada realmente remarcable o ciertamente interesante, estos son capaces de dotar a esta parte de la película de un gran ritmo gracias al montaje y al muy acertado uso de la música consiguiendo, al menos, captar nuestra atención haciendonos pensar que esta vez si que vamos a estar ante algo diferente y que no nos va a cansar antes de que pase algo digno de mención...


... pero esa sensación se disipa rápidamente desde el momento en el que Lee y Prowse nos muestran de que va "Afflicted" sentimiento que dura gran parte del metraje. Y es que si los directores, guionistas y protagonistas de esta película parece que conocen muy bien cuales son algunos de los fallos de este tipo de cintas,  también parece que  han visto una y mil veces la excelente "Chronicle" de Josh Trank y coescrita con Max Landis extrayendo de esta escenas que no tienen una coherencia dramática con aquello que nos están contando que hace que resulte altamente inconcebible las reacciones de los protagonistas ante la situación que están viviendo, por ejemplo que se dediquen a grabar hechos antinaturales antes que buscar algún tipo de ayuda o explicación siendo que uno de ellos esta gravemente enfermo.A pesar de que en palabras del propio Lee de que en "Afflicted" manejaban la idea de rodar una película que reflejara psicológica y emocionalmente a la criatura este hecho no queda plasmado en pantalla como nos gustaría y los guionistas parecen volver a tomar elementos de otras películas. El mayor problema de esta cinta es la transición entre el prometedor arranque y el conflicto que explora la película haciendo de esta parte el momento más flojo y con mucha diferencia lo que nos lleva a plantearnos si Lee y Prowse van a ser capaces de llevar a su cinta a buen puerto (Junto con preguntas acerca de la posible coherencia sobre lo que estamos viendo, ya que nos extraña que a ninguno de los protagonistas les extrañe que la herida de la frente cure en un par de días. ¿Despiste de los directores o simplemente algo secundario a lo que no han considerado darle importancia?)


Pero Lee y Prowse no solo conocen el found footage si no que también son amplios conocedores del mundo de los videojuegos y nos regalan grandes y muy entretenidas escenas que parecen sacadas de cualquier videojuego en el que se juega en primera persona y que gracias a esta idea y a los saltos por las azoteas o las escaladas por las fachadas me trajo a la memoria el "Assasin's Creed" (Aunque estoy seguro que los aficionados a los videojuegos tendrán mil y una referencia mas y posiblemente mejores) Estas escenas resultan realmente impactantes y el público que ha visto "Afflicted" reconoce estos momentos como lo mas llamativo de la cinta, haciendo de esta parte algo realmente entretenido y que gustará y mucho a los amantes de la acción y que les hará preguntarse que pueden llegar a hacer Lee y Prowse en una cinta de acción pura y dura y con mucho mas presupuesto.



Centrándonos en el terror, "Afflicted" tarda en arrancar y si por momentos nos recuerda al "Chronicle" de Josh Trank, llegados a este punto es inevitable pensar en el corto "Amateur Night" de "V/H/S" por sus claras
similitudes arguméntales. No estamos ante una cinta que se pueda hermanar con "Rec", aquí no vamos a tener sustos de categoría y los pocos que hay son tan previsibles que no dan miedo pero si que nos vamos a encontrar con ciertas escenas que sin ser magistrales si que serán recordadas con mucho cariño por los amantes del cine de terror y que conseguirán que el recuerdo de "Afflicted" sea bastante bueno, probablemente mucho mejor de lo que la cinta realmente es, gracias a escenas de las que es muy difícil olvidarse como ver al protagonista siguiendo la mano del compañero o ver a este escopeta en mano. Si Lee y Prowse son capaces de llegar a los aficionados del cine de acción también son capaces de hacerlo con los aficionados del cine de terror haciendo de este "Afflicted" y a pesar de sus fallos un producto muy entretenido que nos dejará un gran sabor de boca. En definitiva la película de Lee y Prowse tiene un poco de videojuego, otro poquito de "V/H/S" y de "Chronicle", bastante found footage y sobre todo mucho ingenio. Entretenida y fácilmente disfrutable.




Lo Mejor: Las escenas de acción. El protagonista oliendo la mano del amigo.
Lo Peor: La transición entre el prometedor arranque y lo que realmente nos interesa