martes, 28 de octubre de 2014

Crítica: V/H/S: Viral

Título: V/H/S: Viral
Año: 2014
Género:  Terror - Thriller
Duración: 81 min
Director: Nacho Vigalondo, Marcel Sarmiento, Gregg Bishop, Justin Benson y Aaron Scott Moorhead
Guión: Nacho Vigalondo, Marcel Sarmiento, Gregg Bishop, Justin Benson, Aaron Scott Moorhead, T.J. Cimfel, Ed Dougherty y David White
Música: Joseph Bishara y Kristopher Carter
Interpretes: Vangelis Mourikis, Sofi Zanninou, Markos Lezes, Alexia Kaltsiki, Yiannis Bostantzoglou, Daniel Bolda, Vasilis Kamitsis
Nota: 5
Sinopsis: La obsesión con grabar absolutamente todo para subirlo a Internet y así conseguir fama se verá reflejada en esta película con cuatro terroríficas historias.




Crítica:

En el 2012 un grupo de directores se juntaron para rodar "V/H/S" una antología de terror, en ella y mediante el uso de cámaras en el mas puro estilo found footage estos presentaban diversas y muy desiguales historias que bien podrían formar parte de un recopilatorio a lo "Dossier Negro" o "Creepshow". Esta primera cinta dio parte a una franquicia de películas que aunque se han ganado la simpatía de muchos seguidores del género de terror no pasaran a la historia del cine. Un año mas tarde llegó la segunda parte "V/H/S 2" que aprendió de los errores de la primera para mejorar y mucho en aquello que nos contaban y como lo contaban. A pesar de recortar bastante en lo que a metraje se refiere, esta nueva entrega seguía teniendo un problema común a todas estas películas: La desigualdad entre las historias que nos cuentan hace que el resultado final no resulte redondo y por momentos el espectador acaba desconectando de aquello que esta viendo (Por ejemplo en "V/H/S 2" esta sensación era patente por que tras ver el extraordinario segmento "Safe Haven" de Gareth Evans y Timo Tjahjanto nos encontrábamos con un realmente decepcionante "Slumber Party Alien Abduction" de Jason Eisener)


Ahora nos llega la tercera parte de la saga "V/H/S: Viral" donde como en la segunda entrega nos volvemos a encontrar una cinta con un metraje ajustado pero que como esta no resulta redonda debido a la muy diferente calidad de las historias que componen la película. Todos aquellos fans de la saga encontraran un hecho que diferencia a esta cinta de sus predecesoras, si en estas un grupo de ladrones o un par de detectives encontraban en una casa una serie de cintas de vídeo que servían para ir mostrándonos las diferentes historias en "V/H/S 2" esa idea cambia radicalmente ya que no hay un narrador como tal que irá mostrando diversas historias como sucedía en las anteriores películas, aquí una extraña camioneta que se dedica a huir de la policía y el hecho de querer ser famoso por grabar un vídeo y subirlo a Internet es el a priori nexo común entre las historias (Y digo a priori porque el corto de Vigalondo rompe un tanto con esta idea)



"Vicious Circles" de Marcel Sarmiento

El director la enfermiza "Dead Girl" o de uno de los mejores segmentos de "The Abc's of the Death"; "D is for Dogfight", nos deja una muy interesante pero fallida historia que va perdiendo interés conforme avanza para dejarnos una parte final realmente decepcionante. A pesar de alguna escena que hará las delicias de los aficionados más sádicos, de Marcel Sarmiento esperábamos mucho más.



"Dante the Great" de Gregg Bishop

El director de la festiva "Dance of the Dead" narra en su fragmento una típica historia de presencias demoníacas apoyándose para ello en la estructura clásica de un falso documental. Aunque este sazona a su historia con sangre y ciertos efectos un tanto llamativos el relato acaba por resultar demasiado naif. "Dante the Great" entretiene bastante pero en otra antología no pasaría de ser una historia simpática pero menor.


"Parallel Monsters" de Nacho Vigalondo

Probablemente la mejor de todas las historias de esta película aunque como en el resto de los casos esta no resulta lo redonda que debería. Tomando elementos del imaginario de Cronenberg, Vigalondo nos deja un interesante corto que nos remite directamente a lo que ya hizo el director en "Los Cronocrímenes" o incluso hace que nos acordemos de la serie de culto "Fringe" (Aunque si algo se puede decir de esta historia es que sobre todo lleva la marca de su director hecho que a pesar de todos los referentes que podamos encontrar la hace reconocible como una obra de Vigalondo sin ningún género de dudas). Una lastima que la historia sufra un cierto bajón que hace que la misma pierda un poco de interés sentimiento que se refuerza gracias a algún efecto especial un tanto decepcionante. Aún así "Parallel Monsters" resulta bastante fresca y entretenida.


"Bonestorm" de Justin Benson y Aaron Moorehead

Benson y Moorehead  nos dejan la historia más floja y decepcionante de todas las que componen esta película. Las aventuras de unos jóvenes que van a practicar skate al sitio menos apropiado de todo México resulta demasiado larga e insulsa. Ni la sangre, ni la violencia mostrada por momentos con escenas más propias de los videojuegos consiguen sacar a "Bonestorm" de la más absoluta de las medianías. Muy aburrida y totalmente prescindible, este fragmento hace que la sensación final que nos deja "V/H/S 2" es de estar ante una cinta mucho mas floja de lo que realmente es.


"V/H/S: Viral"  es una cinta un tanto irregular que gracias a su escaso metraje se ve sin problemas y se olvida rápidamente. Después de que "V/H/S 2" consiguiera dejar el listón bastante alto esta tercera parte resulta un tanto decepcionante. "V/H/S: Viral" es un simple entretenimiento para ver, disfrutar y olvidar.



Lo mejor: La historia de Nacho Vigalondo
Lo peor: La historia de Justin Benson y Aaron Moorehead.

sábado, 25 de octubre de 2014

Crítca: The Canal

Título: The Canal
Año: 2014
Género:  Terror - Drama
Duración: 92 min
Director: Ivan Kavanagh
Guión: Ivan Kavanagh
Música: Ceiri Torjussen
Interpretes: Rupert Evans, Kelly Byrne, Antonia Campbell-Hughes, Steve Oram, Hannah Hoekstra, Calum Heath, Carl Shaaban, Paddy Curran, Alicja Ayres
Nota: 5,5
Sinopsis: David descubre que en la casa en la que vive con su mujer e hijo se produjo en 1902 un brutal crimen. Todo se complicará cuando este piense que su pareja le engaña con un joven.





Crítica:
En 1997 David Lynch dirigió una hipnótica cinta en la que el director americano mostraba todas sus obsesiones, esa película de título "Carretera Perdida" ("Lost Highway") se convirtió desde el momento de su estreno en un título de culto, tan bello como por momentos indescifrable que fue definida por algunos como un puzzle del desierto donde tras colocar todas las piezas descubres que la última de todas no encaja y tienes que volver a empezar de cero. La película con estructura de cinta de Moebius analizaba el efecto que producían en el protagonista (Interpretado por un excelente Bill Pullman en el que ha sido su mejor papel hasta la fecha) los celos al descubrir o creer descubrir que su mujer le es infiel con un amigo de esta.


Hoy Ivan Kavanagh parece querer hacer suyo el concepto que ya mostró Lynch en su película y rodar un remake en la sombra de la cinta de este pero con toques más propios de la iconografía del cine de terror asiático. Cualquier observador que haya visto "Lost Highway" verá en "The Canal" escenas e ideas que parecen sacadas directamente de la cabeza del creador de "Twin Peaks" (Momentos que nos llevan a pensar donde esta el limite entre hacer un homenaje, inspirarse o directamente plagiar ciertas escenas e ideas o si simplemente ya no hay nada nuevo que crear... esta es una reflexión sobre la que habría que hablar y mucho. Llegados a este punto me es imposible no acordarme de la notable cinta de Ben Wheatley "Kill List" donde este y sin llegar al extremo de lo mostrado por Kavanagh en "The canal", o al menos lo hacía de manera mas discreta, parecía tomar ciertas ideas de la brutal y salvaje cinta de Srdjan Spasojevic "A Serbian Film")


"The canal" arranca con lo que parece que nos va a llevar ineludiblemente a la clásica historia de fantasmas y casas encantadas: Un joven matrimonio entra a vivir en una gran casa. 5 años después el hijo de estos ante unos más que improbables baños públicos (Otros baños donde nunca entraríamos siguiendo la linea de los mostrados por Boyle en "Trainspotting" o David Wnend en "Wetlands") comentará a su padre que una compañera de colegio dice que ahí vive un fantasma. Pero todo aquello que nos hace pensar que vamos a encontrarnos con un tipo de cine de terror especifico es abandonado temporalmente por el director y guionista para acercarse mucho, demasiado a la cinta de David Lynch. Aquí no estamos ante unas misteriosas cintas vhs que van mostrando la casa del matrimonio protagonista si no ante una antigua grabación que enseñará a este que en la casa donde vive se produjo un atroz crimen, si bien es cierto que el tono perturbador que mostró Lynch con sus cintas de vídeo, esa amenaza de alguien o algo que entra en tu casa, el lugar a priori mas seguro en el que puedes estar para espiarte y acosarte no es transmitido por Kavanagh de la misma manera a pesar de querer de algún modo volver a tratar la idea de la amenaza dentro de tu casa y sobre todo a pesar de que las reacciones de los protagonistas de ambas cintas resulte, al menos en apariencia, bastante similar (Recordemos también que esta misma idea fue usada también por Haneke en "Caché")


Si el momento donde acabar por prender la chispa de los celos en "Lost Highway" es la fiesta a la que acude Fred (Bill Pullman) y Renee (Patricia Arquette)  en casa de Andy un amigo de esta (Michael Massee, recientemente visto en "Home" de Nicholas McCarthy), en "The Canal" volvemos a encontrarnos exactamente no solo con la misma idea si no casi con la misma escena donde la esposa del protagonista (Que curiosamente se llama Alice como el personaje en el que se desdoblará Renee) al acercarse a un hombre en una fiesta hará que se despierte el monstruo de los celos. No hay un hombre extraño que se acerca justo en este momento a nuestro protagonista, no hay un momento tan terrorífico y espeluznante como el que nos dejó Lynch con el personaje interpretado por Robert Blake en su cinta, pero Kavanagh sigue demasiado obsesionado con la cinta del director americano y esta presencia, ese hombre que representa lo peor que uno lleva dentro vuelve a aparecer en "The canal"....


...si bien es cierto que el hombre misterioso de "Lost Highway" era una clara representación física de la locura que solo va donde es invitado, en la cinta de Kavanagh es en este punto cuando el director y guionista intenta alejarse de la cinta de Lynch ya que este se da cuenta de que un espectador minimamente avispado o que el potencial público al que puede ir dirigida esta cinta se puede dar cuenta de que ya ha visto esta película antes. "The Canal" acaba tomando elementos propios del cine de terror asiático intentando crear mas miedo en el espectador que generar en este una duda acerca de si todo aquello que ocurre es real o una paranoia del protagonista (Una autentica lastima que la idea de potenciar el enfrentamiento entre la presencia fantasmagórica y la paranoia del protagonista no acabe de cuajar correctamente). Tampoco cintas recientes como "Sinister" pasan desapercibidas al ver esta película, lo que nos lleva a pensar que Kavanagh ha cogido muchos, tal vez demasiados elementos de películas recientes para mezclarlas y ofrecernos otra vez lo mismo pero con distinto envoltorio.


"The Canal" es una interesante cinta donde por encima de estar ante una historia mil veces vista nos encontramos ante una película que a pesar de tener un ritmo pausado y donde su director se muestra incapaz de hipnotizarnos con sus imágenes y con aquello que nos esta contando tal y como hizo Lynch, se ve muy bien y entretiene. Kavanagh se muestra demasiado irregular a la hora de hacer avanzar a su historia especialmente en la segunda parte de la misma donde este se aleja de Lynch para intentar tomar su propio camino. "The Canal" se sustenta en el gran trabajo de todos los actores que son capaces de sacar adelante sus papeles con bastante solvencia a excepción de Calum Heath (Que interpreta al hijo de la pareja protagonista) ya que viviendo el drama que esta viviendo este parece por momentos despreocupado y demasiado tranquilo como para que nos resulte creíble. Entretenida pero carente de personalidad propia.


Lo mejor: La escena del protagonista en los baños públicos.
Lo peor: Ciertas apariciones del fantasma, totalmente fuera de lugar.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Crítica: Norway

Título: Norway - Norviyia
Año: 2014
Género:  Terror - Fanstastico - Drama
Duración: 73 min
Director: Yiannis Veslemes
Guión: Yiannis Veslemes
Música: Yiannis Veslemes
Interpretes: Vangelis Mourikis, Sofi Zanninou, Markos Lezes, Alexia Kaltsiki, Yiannis Bostantzoglou, Daniel Bolda, Vasilis Kamitsis
Nota: 3,5
Sinopsis: Zano es un vampiro que llega a Atenas con la intención de divertirse y conocer a alguna mujer. El hedonismo y la música son las grandes pasiones de Zano pero cuando conozca a Ana y al noruego Peter su existencia dará un giro radical...



Crítica:
Ya hay premio para el vampiro con menos glamour y sobreactuado de la historia del cine, el chupasangres interpretado por Vangelis Mourikis posee todos los elementos para poner de los nervios al espectador mas entregado tanto por el trabajo del director y guionista en lo que a la creación del personaje se refiere como en la propia interpretación del actor. Yiannis Veslemes no solo se muestra del todo incapaz de crear un protagonista con la fuerza necesaria para que llegue al espectador haciendo a este participe de las aventuras en las que el vampiro se verá envuelto si no que por desgracia también se muestra incapaz de contener a su actor lo que nos lleva a pensar que no ha habido un correcto trabajo de preparación  de los personajes con los actores ya que no hay ningún tipo de explicación que justifique tal sobreactuación.


Es una lastima la idea de llevar a los vampiros a la Grecia del 1984 para rodar una metáfora del auge de los totalitarismos resulte del todo fallida por culpa de una historia carente de fuerza y que posee tal cantidad de momentos vacíos que hacen del visionado de esta cinta algo realmente tedioso y donde el espectador se plantea si Veslemes sabe que quiere hacer con la historia que nos esta contando ya que esta parece no avanzar hacia ningún sitio. A todo esto hay que sumar la confusión en la que el director parece sumirnos ya que en muchos momentos somos incapaces de encontrar sentido a ciertos personajes que pululan por la pantalla. Probablemente para disfrutar "Norway" haya que saber un poco de la historia reciente de Grecia para poder entender todo aquello que el director y guionista quiere explicarnos (Al menos eso me gustaría pensar) o simplemente no hay que esperar absolutamente nada de esta película, si las expectativas están por los suelos es imposible que te decepcionen, por desgracia un servidor había leído demasiadas cosas buenas sobre la cinta de Veslemes y la hostia que me llevé fue de campeonato.


"Norway" falla en todas sus aspectos, no funciona ni como película de vampiros, ni como crítica a la sociedad griega y mucho menos como una cinta que llegado el momento de no saber que hacer con ella acaba por convertirse en un absoluto descontrol, una idea de olla sin ningún sentido. Curiosamente llegado este punto es cuando "Norway" se convierte en un espectáculo muy entretenido gracias al sentido del humor que impregna a esta última parte de la película y sobre todo por ver como al director se le ha ido la historia completamente de las manos regalándonos unos delirantes 20 últimos minutos pero para llegar a este punto no hacía falta ver a Zanos bailando y explicándonos su especial filosofía de vida: A pesar de ser un vampiro y de que su corazón dejó de latir hace ya mucho tiempo este esta obsesionado con la música y necesita bailar constantemente si la música deja de sonar su corazón acabará parándose, tampoco era necesario rellenar el escaso metraje de la película con una sobre saturación de escenas en la discoteca, una discoteca que según el barman nunca se llena pero curiosamente vemos repleta de gente bailando en varios momentos (Si hace un par de años en el Festival de Cine de Sitges coincidieron un par de cintas como "Holy Motors" o "Cosmopolis" en los que coincidía un elemento tan poco común como una limusina, este año "Norway" y la muy sobrevalorada "What we do in the shadows" presentan sendos bares para vampiros donde el escaso ambiente que hay en ellos no invita precisamente a entrar)


El año pasado Jim Jarmusch dirigió su genial y muy moderna "Only lovers left alive" donde este nos presentaba a unos vampiros cansados de su existencia y de todo lo que los rodea donde la música y la literatura ya no les llena. El cine del director americano es uno de esos tipos de cine que o gustan mucho o se rechazan de pleno  no tanto a su estética si no por culpa de ciertas conversaciones demasiado trascendentales que por momentos pueden estar salpicadas de un punto de pedantería. Es probable que esta "Norway" pueda definirse como una cinta menor que ha crecido a la sombra de la obra de Jarmusch, la música y el vacío vuelven a estar presentes en esta película (En un momento Ana le dice al protagonista de la película si es un vampiro o un poeta) aunque obviamente la obra de Veslemes se queda a años luz de aquello que quería explicar y exponer Jarmusch en su cinta, aun asi esta "Norway" nos deja alguna gran escena gracias a una buena colocación de la cámara y una exquisita fotografía como la enfermiza escena de sexo con mascaras antigás que es de lo mejor que nos deja la obra de Veslemes. Si Jarmusch fue capaz de darles a sus vampiros hipsters un toque encantador, el director griego se muestra incapaz de hacer lo mismo y no consigue que las palabras que ha escrito suenen creíbles en boca de su protagonista llevando al espectador a la mas absoluta desesperación.


Pero si sobre todo hay una película que nos viene a la cabeza al ver este "Norway" esta es "L'âge atomique" de Héléna Klotz donde los protagonistas de esta cinta recorren la noche parisina de bar en bar diciendo trascendentales frases que sirven para explicar su filosofía de vida para acabar deambulando por el bosque en lo que podría considerarse como una metáfora de un viaje interior. La cinta de Yiannis Veslemes posee la misma idea en lo que a la hora de construir la historia se refiere, sin la pomposidad de los diálogos de los personajes creados por Klotz, el director griego sitúa a sus personajes en un bar durante gran parte de la cinta hecho este que servirá para conocerlos no solo a ellos si no también su especial filosofía de vida y al igual que hacia la directora francesa, Veslemes volverá a usar la idea del bosque para perder a sus personajes en medio de la nada por lo que volvemos a estar ante ese mismo concepto de metáfora.


"Norway" es una película totalmente fallida. A pesar del encanto de ciertas escenas, del uso de un tren de juguete para narrarnos el viaje del protagonista,el uso de algún decorado claramente forzado que intenta dar un toque de irrealidad a la cinta o los distintos colores y tonalidades de la sangre de los protagonistas, esta resulta muy aburrida a pesar de su escaso metraje (poco menos de hora y cuarto) dando la sensación de que Yannis Veslemes no tenia historia para rellenar tantos minutos. Un personaje protagonista capaz de poner de los nervios a mas de uno es lo peor de la película. Personalmente esta cinta me parece del todo prescindible pero como se suele decir... para gustos los colores...


Lo mejor: La escena de sexo con mascaras antigás.
Lo peor: La sobre actuación del protagonista.

domingo, 19 de octubre de 2014

Crítica: When animals dream - Cuando despierta la bestia

Título: When animals dream - Cuando despierta la Bestia
Año: 2014
Género:  Drama - Fantastico - Terror
Duración: 84 min
Director: Jonas Alexander Arnby
Guión: Rasmus Birch
Música: Mikkel Hess
Interpretes: Sonia Suhl, Lars Mikkelsen, Sonja Richter, Jakob Oftebro, Mads Riisom, Gustav Dyekjaer Giese, Esben Dalgaard, Sitg Hoffmeyer
Nota: 8
Sinopsis: Marie es una joven de 16 años que vive atrapada en un pequeño pueblo viendo como su padre dedica su vida a cuidar de ella y de su madre gravemente enferma. Cuando Marie empiece a dar signos de tener la misma enfermedad que su madre, esta se replanteará toda su vida...



Crítica:
Lo mejor y lo peor que le puede pasar a "When animals dream" es "Déjame entrar" ("Let the right one in"). Lo mejor porque el espectador que haya visto la película de Tomas Alfredson tendrá la sensación de que la notable cinta de Arnby no hubiera sido posible o no hubiera llegado a ciertos países sin el mas que justo éxito internacional de la soberbia adaptación de la novela de John Ajvide Lindqvist (Sería recomendable y prácticamente obligatorio que todos aquellos guionistas que se enfrentan al reto de adaptar una novela al cine analizaran y estudiaran en profundidad el gran trabajo que debió suponer para Lindqvist adaptar su propia novela al cine y que en su faceta como guionista fue capaz de descartar todo aquello que sobraba en la obra original para dejando de lado cierta truculencia centrarse en lo que realmente importa: la historia de amor de Eli y Oskar). Lo peor son todas las inevitables comparaciones que sufre la cinta de Arnby con la de Aldredson tanto antes de su visionado como después del mismo.


Es cierto que el tono de ambas películas es muy similar, en ambos casos estamos ante cintas que se toman su tiempo, cintas un tanto lentas (Ojo... hemos de desterrar esa creencia de que el cine lento es aburrido) donde lo que importan son los personajes y lo que sienten y no los fuegos de artificio. También es cierto que estamos ante dos propuestas fantásticas que vienen del norte de Europa (Una de Suecia y la otra de Dinamarca) y sobre todo ambas poseen una estructura y cierta composición de escenas y personajes que resulta demasiado común: Tanto la cinta de Alfredson como la de Arnby se centran en adolescentes desubicados que sufren algún tipo de acoso bien sea por culpa de los otros estudiantes del colegio o bien sea por algunos de los compañeros de trabajo y en ambos casos un entorno familiar poco favorable hace que estos no se puedan desarrollar libremente, situación que hace que no se sientan cómodos y no tengan la suficiente confianza para abrirse y expresar su sentimientos (En "Déjame Entrar" debido a que los padres del protagonistas están separados y prácticamente ausentes de la vida de este, en el de "When animals dream" por culpa de la extraña enfermedad de la madre de Marie y el esfuerzo que supone para su padre cuidar de ella y sacar a la familia adelante). Además el amor, esa aparente vía de escape y de salvación tanto para Oskar como para Marie también esta presente en ambas películas si bien es cierto que en el caso de la cinta de Alfredson esta parte tiene mucho más peso y profundidad que en la cinta de Arnby (Aunque habría que ser honrados y una vez finalizado el visionado de "Déjame Entrar" analizar el triste trasfondo de la historia de amor que nos cuentan en esta película ya que personalmente creo que el mensaje que podemos entrever en la adaptación al cine puede parecer muy bonito pero lleva implícito una idea que me produce una profunda tristeza). Por si las comparaciones no fueran suficientes, ambas películas parecen evolucionar de la misma manera: hacia una gran escena final, un momento con un gran clímax que mostrado con mucha sutileza (Lo de "Déjame Entrar" vuelve a ser digno de estudio) deja una sensación muy extraña en el cuerpo del espectador, clara muestra de que las cosas se han hecho muy bien.


Pero aunque parezca mentira "When animals dream" consigue alejarse de la propuesta de Alfredson por mucho que la sombra de esta película sea demasiado grande y capaz de eclipsar a otras cintas centrándose en los sentimientos de la protagonista y todo el misterio que rodea a la extraña enfermedad de su madre. Volvemos a encontrarnos con la idea que desarrolló David Mackenzie en "Starred up": La familia como metáfora de la cárcel. La opresión que siente Marie ante todo lo que la rodea, ante la enfermedad de su madre, la imposibilidad de comunicarse con su padre es de lo que realmente habla esta película. No hemos de quedarnos solo con la idea del tema fantástico que maneja la cinta si no que hemos de pensar que estamos ante una película que habla de la insatisfacción de muchos jóvenes y del sentimiento de opresión en el que viven o creen vivir (Por si hubiera alguna duda ante este tipo de planteamiento hemos de ver y de pensar en la escena de la discoteca, único momento en el que la protagonista se siente completamente libre y feliz. Como ocurre en cintas como "Another Earth" o "I Origins" bajo la superficie fantástica que manejan las películas subyace una historia profundamente dramática mucho mas importante que saber que ocurre con la otra Tierra o en que se puede acabar convirtiendo la protagonista). Es inevitable pensar en una de las grandes cintas de John Sayles "Limbo" no solo por el hecho superficial de las fabricas donde se trata el pescado que se muestran en ambas películas si no porque además ambas cintas analizan la opresión que sufren las protagonistas ante su situación familiar en ambos casos representado en sus madres y que hacen que en situaciones hostiles (Los síntomas de la enfermedad que parece que empieza a sufrir Marie o quedarse aislados en una isla en Alaska) todos los sentimientos salgan a la luz. Un hecho traumático servirá como catarsis para que las protagonistas expresen su disconformidad.


Uno de los grandes puntos a favor de esta película es su escasa duración poco mas de ochenta minutos, Arnby sabe que quiere contar y como contarlo, no hace falta que este rellene metraje con escenas vacías y absurdas, tampoco vamos a encontrar un exceso de explicaciones sobre lo que estamos viendo, su director y guionista tratan de manera muy inteligente al espectador y mediante el uso de imágenes y de ciertos diálogos estos ya nos muestran lo suficiente para que sepamos que esta pasando, no hace falta que nos den todo mascado para ser capaces de disfrutar de esta película. "When animals dream" es una hermosa cinta de ritmo pausado donde no hay un exceso de verborrea y donde el director se centra en lo que es importante dejando de lado todo aquello que sobra y que podría alejar al espectador sobre aquello de lo que Arnby quiere hablarnos: los sentimientos de una joven en una situación que no entiende y que le sobrepasa. El director danés sabe sacar el máximo provecho de todos los actores y muy especialmente de una Sonia Suhl capaz de mostrar toda una gran gama de sentimientos. Sería necesario ver esta película olvidándose de "Déjame Entrar" pero esto no  es ya difícil si no prácticamente imposible, aun así "When animals dream" es una cinta preciosa que merece la pena y mucho ser vista. Muy recomendable.



Lo mejor: Las escenas familiares que demuestran la angustia del personaje de Marie ante lo que esta sucediendo y su incapacidad para afrontarlo
Lo peor: Que se vea como una simple copia de "Dejame entrar" sin profundizar en lo que realmente nos cuenta.

jueves, 16 de octubre de 2014

Crítica: Wetlands - Feuchtgebiete

Título: Wetlands - Feuchtgebiete
Año: 2013
Género:  Comedia - Drama
Duración: 105 min
Director: David Wnendt
Guión: Claus Falkenberg y David Wnendt según la novela de Charlotte Roche
Música: Enis Rotthoff
Interpretes: Carla Juri, Christoph Letkowski, Marlen Kruse, Meret Becker, Axel Milberg, Peri Baumeister, Edgar Selge, Clara Wunsch, Ludger Bökelmann
Nota: 6,5
Sinopsis: Helen considera la higiene sobrevalorada, obsesionada con sus partes íntimas le gusta experimentar. Un accidente durante una depilación hará que acabe en el hospital donde volverá loco a todos aquellos que estén a su alrededor.



Crítica:
Seria altamente recomendable hacer una sesión doble y ver este "Wetlands" de David Wnendt junto con "Excision" de Richard Bates Jr., ya que ambas películas no solo comparten a dos personajes femeninos traumatizados y que están obsesionados con sus familias (En el caso de la cinta de Richard Bates Jr. con la enfermedad de la hermana de la protagonista, en el de la película de Wnendt por la separación de sus padres y la constante depresión en la que esta sumida su madre) si no que además ambos personajes comparten también ciertas fantasías sexuales que se salen de lo común (En "Excision" la protagonista desea encontrar a alguien con quien tener sexo mientras ella tiene la regla, en "Wetlands" esta se dedicará a clasificar frutas según el placer sexual que le proporcionen o compartirá tampones con su mejor amiga...)


David Wnendt adapta la primera novela de Charlotte Roche que posee ciertos toques autobiográficos y que es considerada por algunos como un simple relato erótico y por sus detractores como pura pornografía. El director nos regala un inicio modélico, realmente prometedor presentándonos a la protagonista de su película en una escena inicial tan impactante como asquerosa. Y es que si Danny Boyle nos traumatizó a todos con la escena del baño de "Trainspotting" (Escena que ha quedado grabada en el subconsciente colectivo que hace que cada vez que entremos en un baño público nos acordemos de ella), Wnendt hace lo propio en "Wetlands" dejándonos otro baño asqueroso e imposible de olvidar remarcado hasta extremos increíbles gracias a la actitud de la protagonista y su extrema posición ante la higiene. Sin duda este es uno de los grandes momentos de la cinta, una perfecta mezcla de humor y asco que hace de esta escena un momento impagable y uno de esos comienzos de una película que habría que estudiar: En poco menos de cinco minutos el director no solo nos presenta a la protagonista de la cinta si no que además con una sola escena deja claro quien es esta, como es y sobre todo ante que tipo de película estamos. Wnendt empieza fuerte su relato y no miente al espectador, si te gusta el inicio de "Wetlands" es muy probable que puedas disfrutar de ella, si no te gusta es recomendable que dejes de ver esta película.


"Wetlands" esta narrada desde la óptica de la protagonista donde con un por momentos exceso de voz en off esta es la que va contando su vida y sus experiencias, mediante el uso de recuerdos, fantasías y diversas paranoias iremos conociendo a Helen y sus traumas. Aunque la historia principal tiene una estructura lineal los continuos saltos en el tiempo que son necesarios para entender a la protagonista harán que esta esté salpicada con demasiadas escenas externas a ella como para dar cierta entidad a esta parte de la historia dando la sensación de que la estancia de la protagonista en el hospital no deja de ser una mera excusa para seguir hablando del pasado de esta. Tras la muy prometedora escena inicial en el baño público, unos títulos de crédito realmente geniales, unos primeros minutos frenéticos gracias a un gran montaje junto con el uso de la música y el humor negro que empapa a todo aquello que nos están contando en "Wetlands" esta se centra en esa historia principal, en la estancia de la protagonista en el hospital momento en el que la cinta sufre un gran bajón tanto de interés por aquello que nos están contando como en el ritmo, incluso ese sentido del humor tan soez y socarrón se ve por momentos relegado a un segundo plano llevando al espectador a pensar que todo aquello planteado por Wnendt en el inicio de su película puede venirse abajo debido a la incapacidad de este para hacer la transición de la primera parte de la cinta que podríamos definir como un prólogo a lo que sería la historia en si. El tono que da el director a su película a partir de este momento que casi sería de cuento de hadas perverso rompe un tanto con la brutalidad inicial haciendo que el espectador pueda sentirse un tanto desubicado ante este cambio aparentemente tan radical, pero tranquilos "Wetlands" sigue plagada de momentos escatológicos y grandes chistes que harán las "delicias" de mas de uno (Impagable ese momento a lo "Invasión de los Ultracuerpos" - "Invasion of the body snatchers")


Tal y como ocurría con "Excision" o con "May, ¿Quieres ser mi amigo?" ("May") no hemos de quedarnos solo con el chiste o con aquellas escenas que según la sensibilidad de cada uno pueden hacer que se nos escape una risa o que nos obliguen a quejarnos por lo asqueroso de las mismas, estas dos películas junto con "Wetlands"  tienen en sus protagonistas a tres chicas totalmente traumatizadas por diversos motivos y en las tres subyacen historias realmente dramáticas y tristes ya que estas chicas demuestran un cierto grado de psicopatía digna de estudio debido a un gran trauma que les impide desarrollarse plenamente como personas haciendo que las tres sean incapaces de comunicarse correctamente con el resto de la gente. Como siempre ocurre en este tipo de cintas, el humor o lo excesivo de las escenas pueden tapar el sentimiento de deriva y rechazo que sienten las chicas lo que les lleva a situaciones extremas para combatir su imposibilidad de abrirse al resto de una forma normal. A pesar de todo la cinta de Wnendt no posee una escena dramática que nos destroce como en el caso de las películas de Richard Bates Jr y Lucky Mckee, aquí el director se vuelve a mostrar incapaz de hacer una transición del chiste al drama de forma correcta, se muestra incapaz de desarmarnos, de regalarnos ese momento redondo que de sentido a todo lo que estamos viendo, haciendo que desde este punto de vista esta cinta resulte sensiblemente menor que "Excision" o "May" lo que resulta una verdadera lastima porque esta "Wetlands" podría ser la gran película enfermiza y dramática que muchos esperábamos "disfrutar" y por desgracia y a pesar de sus grandes momentos se acaba quedando en un quiero y no puedo.


"Wetlands" es una muy interesante muestra de cine europeo que por momentos sabe jugar de manera muy inteligente con la música y el montaje para hacer de buena parte de la película un gran entretenimiento. A pesar de la carga dramática y del humor que impregna a la cinta una parte final un tanto precipitada y fallida hacen que la sensación al acabar de ver esta película no sea tan buena como nos gustaría. Pero aunque por desgracia el paso de los días y el recuerdo juegan en contra de esta cinta, la película de Wnendt es una obra  fresca y muy recomendable.


Lo mejor: La escena inicial y el gran ritmo que tiene el comienzo de la película.
Lo peor: Wnendt se muestra incapaz de mantener el ritmo durante toda la película y esta se va desinflando poco a poco.



lunes, 13 de octubre de 2014

Crítica: It Follows

Título: It Follows
Año: 2014
Género:  Terror 
Duración: 107 min
Director: David Robert Mitchell
Guión: David Robert Mitchell
Interpretes: Maika Monroe, Jake Weary, Lili Sepe,  Keir Gilschrist, Ruby Harris, Daniel Zovatto, Olivia Luccardi
Nota: 6,5
Sinopsis: Te sigue. Puede ser alguien que conozcas, puede ser un completo desconocido, puede ser cualquiera. Es lento pero no es tonto, nunca entres en sitios con una sola salida. Que no te alcance porque si te mata irá a por mi...






Crítica:
David Robert Mitchell escribe y dirige una cinta de terror premiada en el Festival de Cine Fantástico de Austin y en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Neuchâtel y que resulta una obra muy deudora del cine de John Carpenter. Es claro que al adentrarnos en este "It Follows" observaremos ciertos rasgos comunes a una de las grandes obras de Carpenter: "Halloween", tanto por el uso de la música en ciertos momentos como por situar la acción dentro de un barrio residencial y por la forma de mover la cámara por las calles, hechos que indudablemente nos remiten a la cinta del director americano que no se ha prodigado mucho en los últimos diez años y cuya última obra remarcable es el episodio "Cigarette Burns" que dirigió para la serie "Masters of Horror" y cuya cinta "The Ward" resultó una muy decepcionante muestra de cine de terror dirigida por alguien que nos ha dejado muchas y grandes películas.


Pero bajo este envoltorio "It Follows" no es más que un intento de llevar el concepto del cine de terror asiático a Estados Unidos. Robert Mitchell toma elementos demasiado reconocibles de la saga de "Ringu" ("The Ring: El circulo") para adaptarlas y llevarlas a su terreno. Aquí no estamos ante una cinta de vídeo que provoca la muerte de todo aquel que la ve siete días después, aquí nos encontramos ante una horrible maldición que se transmite por vía sexual. David Robert Mitchell lleva a las enfermedades venéreas un escalafón mas alto: Ahora ya no solo pueden contagiar el Sida o la hepatitis b si no que también nos pueden transmitir una maldición: Un espíritu que nos perseguirá hasta darnos caza y matarnos. (El director y guionista crea un fantasma realmente perturbador ya que este puede ser cualquier persona que te cruces por la calle pero este es lento, muy lento, algo parecido a un zombie. Para evitar el típico comentario de mucha gente acerca de la velocidad del fantasma y la "incapacidad" para dar caza al incauto protagonista, Robert Mitchell justifica que este no solo es persistente si no muy inteligente... por mucho que corras tus problemas acabarán por alcanzarte)


Tal y como comentaba el personaje interpretado por Jamie Kennedy en la primera parte de "Scream" todo aquel personaje que en una película de terror practique sexo, tome drogas o beba alcohol acabará siendo asesinado cruelmente. Muchas películas de terror especialmente aquellas que se hicieron durante los años setenta y ochenta en los Estados Unidos poseían esta especie de mensaje: Si haces algo malo acabaras pagando por ello. Por momentos "It Follows" parece seguir esta especie de mensaje, por momentos tenemos la sensación de estar ante una cinta financiada por alguna organización ultra católica que promueve el celibato entre los jóvenes pero si algo tiene esta cinta es la capacidad que tiene su director para jugar con este tipo de conceptos y darles la vuelta. "It follows" no solo enlaza con el cine que se hizo en Estados Unidos durante los años setenta y ochenta por trabajar con la idea de que todo acto punible lleva su castigo, además estéticamente la cinta de Robert Mitchell no solo es comparable con la antes mencionada "Halloween" también lo es con el clásico de Wes Craven "Pesadilla en Elm Street" ("Nightmare on Elm Street") película que esta demasiado presente durante el visionado de "It Follows", no solo por la composición de ciertas escenas (La protagonista en clase viendo al fantasma nos remite sin lugar a dudas a la cinta de Craven o la escena de esta mirando por la ventana de su casa nos vuelve a traer a la cabeza "Pesadilla en Elm Street") si no además por la amenaza en si misma (En la película de Craven el asesino solo puede ser "visto" por la persona que esta soñando, en la de Robert Mitchell por aquel que ha recibido la maldición) todas estas referencias junto con otras mas hacen que "It Follows" nos resulte una cinta que coge demasiados elementos de diversas películas pero hay que reconocer que el director tiene la suficiente maestría para mezclar todos estos elementos con inteligencia y hacer de su cinta una película bastante entretenida. (Las referencias no solo se quedan en las cintas antes mencionadas, la soberbia cinta de Tomas Alfredson "Déjame entrar" - "Lat den rätte komma in", también es claramente identificable en esta película ya que ambas cintas comparten la composición de alguna escena)


A pesar de las claras similitudes arguméntales entre "It Follows" y "Ringu" (De hecho si alguien nos dijera que esta película es la precuela de la cinta dirigida por Hideo Nakata tampoco nos resultaría muy extraño) y la presencia de algún fantasma y escena que parece sacada directamente del imaginario asiático de terror, Robert Mitchell se centra no en buscar explicaciones si no en explotar el miedo y la psicosis que produce que alguien te persiga constantemente pero el director se centra demasiado en esta idea y por momentos podemos llegar a pensar que estamos ante una misma idea repetida varias veces ya que junto con grandes escenas (El arranque de la película y el descubrimiento de la protagonista de la maldición es realmente perturbador) nos encontramos con otras francamente mal resueltas (El momento a lado de la playa nos deja la sensación de que no se ha sabido como acabar esa escena resultando un tanto decepcionante), aun así hay que reconocer que este "It follows" por momentos produce una sensación de mal rollo e incomodidad bastante lograda cosa que a día de hoy y después de haber visto mucho cine no es algo fácil de conseguir.


"It follows" resulta una muy interesante cinta de terror que mezcla muchas ideas y conceptos de varias películas pero sin llegar a resultar algo insultante, Robert Mitchell bebe de muchas fuentes y las mezcla con inteligencia haciendo de su cinta una muy apreciable muestra de terror que gana muchos enteros cuando el fantasma aparece en pantalla. Con un reparto joven que cumple a la perfección su trabajo, "It Follows" es una cinta con un cierto componente de mal rollo que resultará bastante agradable para los aficionados al cine de terror. Es una lastima la sensación que nos queda de estar ante una cinta que simplemente quiere transmitir incomodidad en el espectador (y repito esto lo hace y lo hace muy bien) y no explore la psicosis y el miedo de la maldición que se transmite por vía sexual como hizo Carpenter con el Sida en "The Thing", desde ese punto de vista Robert Mitchell ha perdido una gran oportunidad para hacer una cinta con mucho trasfondo pero aún así esta película es muy entretenida y recomendable.



Lo mejor: El momento en el que a la protagonista le muestran que la maldición no es una broma.
Lo peor: Ciertas escenas que no acaban de resultar demasiado redondas.