viernes, 24 de abril de 2015

Crítica: Una noche para sobrevivir - Run All Night

Título:  Una noche para sobrevivir - Run All Night
Año: 2015
Género: Drama - Thriller
Duración: 114 min.
Director: Jaume Collet-Serra
Guión: Brad Ingelsby
Música: Junkie XL
Interpretes: Liam Neeson, Ed Harris, Joel Kinnaman, Boyd Holbrook, Vincent D'Onofrio, Common, Genesis Rodriguez, Bruce McGill, Gavin-Keith Umeh, Malcom Goodwin, Daniel Stewart Sherman
Nota: 6,5
Sinopsis: La vida de Mike Conlon dará un giro radical después de haber sido testigo de un crimen. Su padre asesino a sueldo y a quién este odia por su pasado criminal será su única ayuda para demostrar su inocencia.





Crítica:
"Una noche para sobrevivir" ("Run all night") supone la tercera colaboración (Y parece que no va a ser la última vistos los resultados en taquilla al menos en Estados Unidos) entre el llamado nuevo héroe de acción (Lo he dicho desde aquí mil veces pero por muchas cintas de acción que vea y que estén protagonizadas por Liam Neeson no deja de sorprenderme el giro que este ha dado o mejor dicho dio a su carrera) y un por lo general correcto Jaume Collet-Serra que nos suele dejar entretenidas cintas para ver y disfrutar pero que se mueven dentro de unos determinados parámetros que hacen que sus películas sean productos destinados al gran público, a conquistar la taquilla aunque eso implique en muchos casos sacrificar la coherencia de la historia. Básicamente las cintas de Collet-Serra dan al público lo que este quiere ver aunque nos encontremos ante películas demasiado estereotipadas que nos dejan una constante sensación de déjà-vu y donde es la historia la que esta supeditada al espectáculo y no al revés.


Uno de los ejemplos mas claros de este tipo de historias donde parece que Collet-Serra se maneja perfectamente es "La huérfana" ("The Orphan"), cinta que parece verse influenciada por el efecto Shyamalan haciendo que una resolución que parece buscar simplemente la sorpresa no este a la altura del resto de la película. Como viene siendo habitual en muchas cintas, una parte final carente de toda lógica hacía que el espectador que aunque hubiera disfrutado de la cinta se quedara con una extraña sensación ya que todo resultaba demasiado forzado, todo parecía destinado a rodar un injustificable giro final. Aunque a otro nivel en "Una noche para sobrevivir" nos encontramos otra vez con la misma idea: La acción (El espectáculo) hace que la historia se construya alrededor de ella y no al revés. La forma que tiene el director catalán de presentarnos a Jimmy Conlon (Liam Neeson) no puede ser mas típica: Asesino a sueldo, alcohólico y sin amigos. Los primeros minutos de la película muestran a un Conlon destrozado y borracho que parece emular a Billy Bob Thorton en "Bad Santa" de Terry Zwigoff pero como vienen siendo habitual en las cintas de Collet-Serra estas han de avanzar, han de ofrecer al público un thriller de acción y si para ello hemos de hacer creer a la gente que mediante una ducha y medio sándwich podemos hacer que al protagonista no solo se le pase la borrachera si no que además no tenga resaca y que sus prodigiosos reflejos y sus instintos asesinos vuelvan con fuerzas renovadas pues se hace y punto. No hay nada en la historia escrita por Brad Ingelsby que justifique de una manera lógica y coherente la evolución del personaje interpretado por Liam Neeson. Pero estas ideas no solo son visibles en las cintas dirigidas por Collet-Serra también se observan en películas donde el director catalán es productor, ahí esta por ejemplo "Mindscape" de Jorge Dorado. Si había alguna duda acerca del tipo del cine que le gusta al director este reconoció en una entrevista que le fue ofrecido el guión de "Whieout" y que después fue dirigida por Dominic Sena, Collet-Serra comentó que tras ver la película le hubiera encantado poder dirigir un espectáculo tan divertido y sin sentido como ese.


Tras "Sin identidad" ("Unknown") y "Non-Stop (Sin Escalas)" Jaume Collet-Serra vuelve a presentarnos al mismo tipo de antihéroe: Traumatizado por algún tipo de suceso (Un accidente de trafico, la perdida de un ser querido o los fantasmas de todas aquellas personas a las que ha matado a lo largo de su vida y que han hecho que su familia le de la espalda) se verá acosado por todo y por todos teniendo que demostrar que el (o en este caso ayudar a su hijo) es inocente y que es el resto del mundo es el que esta equivocado. Es desde este punto de vista que la composición del personaje principal de la película resulta demasiado familiar, mil veces vista a lo que hay que sumar la moralina de muchas de las películas que vienen de Estados Unidos acerca de la importancia de la familia. Aunque necesario para darnos a conocer a los personajes, la relación entre ellos y hacerlos cercanos esta idea cansa al espectador mas entregado pudiendo considerarse uno de los puntos que pueden jugar en contra de esta película: La pereza que puede producirse en el espectador al saber que va a encontrarse ante otro thriller con típicos personajes y donde todo parece una loa a la familia, a la importancia del perdón y de la redención. Pero la sensación de personajes y situaciones arquetipicas no solo se ven reflejadas en el personaje principal, si no también en la forma que tiene Collet-Serra de acercarse a las diversas relaciones entre padres e hijos. Por si no quedara claro aquello de lo que el director nos quiere hablar este planteamiento queda reforzado con la figura del hijo del personaje interpretado por Liam Neeson que se dedica a entrenar a jóvenes de familias desarraigadas (Hecho que además sirve para reforzar la idea de que este es una buena persona y se aleja por completo del camino marcado por su padre) y sobre todo y muy especialmente mostrando las diferencias existentes entre las dos familias protagonistas: Si mientras los Conlon están enfrentados por el pasado del padre, este puede estar orgulloso de su hijo, padre de familia luchador que intenta sacar a su mujer y a sus hijos adelante dándoles un presente y un futuro decentes, los Maguire aún compartiendo negocios hacen que el padre se avergüence de su hijo lamentándose de en que momento este se echó a perder.


"Una noche para sobrevivir" es un muy solvente thriller, tremendamente entretenido y que a pesar de tener una duración de cerca de dos horas se pasa volando y se disfruta bastante. Collet-Serra consigue dejarnos su mejor película hasta la fecha, su cinta mas redonda que se beneficia del trabajo de cuatro magníficos actores: Liam Neeson con el que el director parece entenderse a la perfección, Ed Harris que como suele ser habitual esta soberbio y que cuando comparte plano con Neeson nos deja las mejores escenas de la película (Harris es uno de esos actores que dan un plus de calidad a toda cinta que cuente con el. Personalmente me resultó inevitable pensar en "Una historia de Violencia" - "A history of violence" al ver el personaje que interpreta este en la cinta de Collet-Serra), Vincent D'Onofrio gran actor al que siempre es un placer ver en pantalla aunque en este caso su personaje resulta bastante desaprovechado (A D'Onofrio sigo sin perdonarle ese pedante sin sentido que fue "Mall" cinta protagoniza y producida por el actor que además fue uno de los encargados de adaptar la novela original de Eric Bogosian a la pantalla grande) y por último Joel Kinnaman actor que no parece amilanarse ante sus compañeros de reparto.


Collet-Serra consigue superar los hándicaps con los que cuenta la historia: Personajes típicos, situaciones mil veces vistas, a lo que hay que sumar el virtuosismo visual del que intenta hacer gala del director y que no ayuda absolutamente nada a la narración de la historia. Esos efectos digitales de los que abusa el director que sirven para ir situando la acción en diversos puntos de la ciudad y así centrarse en algunos de los personajes principales parecen mas una muestra de pedantería por parte de Collet-Serra que un recurso realmente útil. "Una noche para sobrevivir" no solo nos deja el gran duelo artístico entre Liam Neeson y Ed Harris, siguiendo la linea que parece marcada por "The Raid" la cinta de Collet-Serra vuelve a situar parte de su acción dentro de un edificio donde las peleas protagonizadas por los personajes interpretados por Neeson y por Common (Que al igual que ocurre con Vincent D'Onofrio se le podía haber sacado mucho mas juego) nos dejan otro de los momentos cumbres de la cinta. Muy recomendable y que a pesar de moverse por paisajes mil veces vistos gustará y mucho a los amantes de los thrillers.


Lo mejor: Las escenas que comparten Neeson y Harris
Lo peor: Cierta pedantería visual por parte de Collet-Serra

sábado, 18 de abril de 2015

Crítica: Jugada Salvaje - Wild Card

Título: Jugada Salvaje - Wild Card
Año: 2015
Género: Drama - Thriller
Duración: 92 min.
Director: Simon West
Guión: William Goldman según su propia novela "Heat"
Música: Dario Marianelli
Interpretes: Jason Statham, Michael Angarano, Dominik García-Lorido, Hope Davis, Milo Ventimiglia, Stanley Tucci, Max Casella, Jason Alexander, Sofía Vergara, Chris Browning
Nota: 5
Sinopsis: Nick Wild es un guardaespaldas adicto al alcohol y el juego que trabaja en Las Vegas. Cuando una amiga sufra un terrible ataque por parte de unos mafiosos tendrá que enfrentarse a sus miedos y jugárselo todo a una carta.





Crítica:
He de ser honesto desde el principio: Simon West no es santo de mi devoción. Su debut como director de un largometraje fue con "Con Air" una cinta que puede resultar entretenida por sus excesos y por su sin sentido pero sobre todo por ver a un desatado Nicolas Cage que tras ganar dos años antes el Oscar al mejor actor por "Leaving Las Vegas" y que un año antes se topó en su carrera con Michael Bay que lo dirigió en la videoclipera "La Roca" ("The Rock") empezó su declive como actor y salvo excepciones a partir de este momento no ha tenido demasiada suerte a la hora de escoger los papeles, acompañado por Steve Buscemi que daba vida a un terrible asesino, papel en el que el actor parecía sentirse bastante cómodo ya que daba la sensación de que era la única persona que sabía en que clase de película se había metido. Pero "Con Air" no dejaba de resultar una floja cinta de acción para ver y olvidar, West nos dejó una de esas películas destinadas a ser vista un sábado por la tarde cuando no hay nada que hacer: No aburre, se deja ver pero no tiene nada (Salvo otro curioso peinado de Cage) que haga esta vaya a perdurar en la memoria del espectador. Su siguiente cinta "La hija del general" ("The General's Daughter") supuso un decepcionante intento por rodar una película  de un tono mas sobrio que dejaba de lado la acción sin sentido y se acercaba al thriller mas comercial. Pero si alguien pensaba que la cosa no podía ir a peor Lara Croft se cruzó en su carrera y West fue elegido para dirigir la adaptación del videojuego protagonizado por Angelina Jolie en "Lara Croft: Tombraider" dejándonos una aburridísima cinta de aventuras. (Las aventuras de Lara Croft parece que influyen de manera muy negativa en la carrera cinematográfica de los directores que las llevan a la gran pantalla. Si Simon West tardó 5 años en volver a dirigir una película peor es el caso de Jan de Bont que se encargó de la segunda parte de la saga con "Lara Croft Tom Raider: La cuna de la vida", la cinta rodada en el 2003 fue la última película dirigida hasta el momento por Jan de Bont)


Si algo define al cine de Simon West además de moverse siempre entre el thriller, la acción pura y dura y ciertos toques dramáticos mas o menos afortunados que parecen querer indicar que al director también le interesan los personajes y sus sentimientos es, a excepción de "Cuando llama un extraño" ("When a stranger calls"), que sus películas parecen productos prefabricados para el lucimiento de sus protagonistas, cintas que parecen hechas a medida para ellos como era el caso de Nicolas Cage en "Con Air" o "Contrarreloj" ("Stolen"), John Travolta en "La hija del General", Angelina Jolie en "Lara Croft: Tombraider", todo el elenco de "Los Mercenarios 2" y Jason Statham tanto en esta cinta como en "The Mechanic" o "Wild Card". Y es que resulta completamente imposible para cualquier director conseguir que sus películas posean algo de personalidad propia cuando tu trabajo parece supeditado al lucimiento de la estrella de turno. West que en alguna de sus cintas como es el caso de "The Mechanic" o esta "Wild Card" demuestra que puede o mejor dicho que quiere tocar y profundizar ciertos elementos dramáticos para trabajar con personajes que no resulten excesivamente planos y así hacer que sus cintas se diferencien un poco del resto de películas de acción (Al menos en estos dos casos) se muestra incapaz de conseguirlo y aunque sus cintas resultan películas apreciables estas se ven bien pero se olvidan demasiado rápido.


Ahora nos llega la que es ya la tercera colaboración de Simon West con Jason Statham con quién este ya trabajó antes en "The Mechanic" y "Los Mercenarios 2". "Wild Card" esta mas cerca de lo que el director intentó hacer en "The Mechanic" que del espectáculo palomitero y sin sentido de cintas como "Con Air" o "Los Mercenarios 2". West vuelve a trabajar sobre una novela  que en este caso ha sido adaptada al cine por el propio escritor: Willam Goldman cuyo trabajo como guionista es muy conocido y de gran importancia dentro del cine reciente . Suyos son los guiones de "Dos hombres y un destino" ("Butch Cassidy and the Sundance the Kid"), las adaptaciones de novelas de otros escritores para la gran pantalla como es el caso de Stephen King y su "Misery",  Ross MacDonald con "Harper, Invstigador Privado" o Nelson DeMille con "La hija del general" la que supuso la primera colaboración entre West y Goldman e incluso adaptando sus propias novelas al cine como es el caso de "La princesa prometida" ("The Princess Bridge") o "Maraton Man" película protagonizada por Dustin Hoffman y dirigida por John Schlesinger. Siempre es un punto a favor de la historia que el mismo escritor sea la persona encargada de adaptar su novela (Aunque obviamente no lo es todo). Nadie mejor que el autor de la historia original para mantenerse fiel a si mismo, para conseguir que la esencia de la novela salte a la gran pantalla sin traicionarse... al menos no demasiado. Ahí están por ejemplo los notables trabajos de John Ajvide Lindqvist o de William Peter Blatty adaptando sus propias novelas para las películas "Let The Right one in" en el caso del primero y "The Exorcist III" en el del segundo. Aunque el caso de Lindqvist resulta muy superior al de Peter Blatty con su "Legión" ambos escritores metidos a guionistas consiguieron que sus novelas se adaptaran de forma notable y tanto Lindqvist como Peter Blatty consiguieron centrarse en lo realmente importante de sus novelas quitando todos aquellos elementos o historias secundarias que podían distraer al espectador sobre aquello que era realmente importante, en el caso de Lindqvist al centrarse en la historia de amor de sus dos protagonistas en el de Peter Blatty al deshacerse de todas esas paranoias del teniente Kinderman en forma de conversaciones que aburren al lector mas entregado a la causa. Hay que reconocer que en el caso de "El Exorcista III" el gran trabajo de Peter Blatty como guionista se vio en cierto modo lastrado por la forma de este de dirigir su película demasiado deudora de lo que hizo Friedkin en la primera parte e intentado huir por todos los medios del recuerdo de John Boorman en la tremendamente floja segunda parte de la saga.


Si la presencia de William Goldman no ha sido suficiente las primeras imágenes de "Wild Card" nos dejan claro que no vamos a estar ante la típica película de acción protagonizada por Statham por mucho que veamos en los títulos de crédito que las escenas de acción están supervisadas por Cory Yuen. La cinta dirigida por West posee por desgracia una escena inicial del todo decepcionante y simple, carente de la fuerza necesaria para enganchar al espectador. Y es que el innecesario cameo de Sofía Vergara y un inicio que quiere mostrarnos las debilidades del antihéroe que mal vive en los tugurios nos deja un comienzo muy, demasiado flojo a lo que sumando que a esta película le cuesta mucho en arrancar, en centrarse en lo que realmente nos importa hace que "Wild Card" no este a la altura de lo esperado. La historia adaptada por Goldman que intenta ser una metáfora acerca de los miedos y el sentimiento que nos impide hacerlos realidad, esa sensación de que es mejor seguir así antes que arriesgarse y ganar (O perder...) resulta lastrada por un desarrollo demasiado convencional donde las escenas de acción parecen  metidas con calzador para que el espectador no se duerma (Y por que para algo hemos contratado a Statham) y este rellena su historia con algún personaje que chirría por todas las partes. "Wild Card" parece hermanada con "The Mechanic" (Cinta de la que parece mofarse el corto "A is for Amateur" de "The abc's of the death 2") no solo por contar con el mismo director y protagonista si no ademas por la presencia de una especie de alumno que parece querer o tener que aprender mucho del protagonista.


"Wild Card" posee poca acción pero realmente lograda (Y como he dicho antes un tanto forzada). West utiliza de manera muy inteligente la cámara lenta para hacer de esos momentos algo realmente impactante pero no se puede decir lo mismo de la forma en la que utiliza la música haciendo que alguna de las peleas no acabe por funcionar como realmente nos gustaría. Utilizar música navideña puede dar un toque diferente, extraño al momento, ahí esta por ejemplo que lo ha hecho Jaume Collet Serra con la canción de The Pogues "Fairtale of New York", pero parece que West ha querido jugar a hacer algo a lo Tarantino y por desgracia ha salido muy mal parado.


"Wild Card" es un nuevo intento por parte de Statham de formar parte de una cinta dramática que intenta alejarse de lo que es el típico cine de acción que suele protagonizar (En este saco metemos también por ejemplo "Blitz" que aunque no deja de ser un thriller no es la película que en un principio cabria esperar). Bien acompañado por Stanley Tucci con el que el actor comparte la mejor escena de toda la película, con una muy desaprovechada Hope Davis, con un Milo Ventimiglia que desde su trabajo en la serie "Héroes" y la película "The Divide" parece no encontrar el papel que le haga despegar y con un Michael Angarano que da vida a ese joven que quiere contar con los servicios del protagonista para que le proteja pero lo que realmente necesita es una buena hostia que lo espabile de una vez, la cinta de West se puede ver y después olvidar. Por mucho que resulte llamativo (E incluso cómico) ver a Statham empuñando una tenedor y un cuchillo, esta película no aporta nada nuevo, la parte dramática no acaba por cuajar, la acción aunque llamativa es escasa y la historia por desgracia no acaba por enganchar. Una lastima.



Lo mejor: Las escenas de acción. Escasas pero llamativas.
Lo peor: El personaje interpretado por Michael Angarano.

sábado, 11 de abril de 2015

Sección de Cortometrajes

A continuación os dejamos una serie de cortos que consideramos que bien sea por su calidad o por la fama que han ido adquiriendo gracias a la cantidad de premios que han ido ganando merece la pena verlos y disfrutarlos. Esperemos que os lo paséis tan bien como nosotros viéndolos...



All you can eat de Tommy Groth


Los payasos siempre han sido fuente de inspiración en el mundo del terror. Desde "It" hasta la reciente "Clown" de Jon Watts han utilizado a este símbolo de la felicidad para meternos el miedo en el cuerpo. Tommy Groth nos presenta un mal rollero cortomejraje de solo tres minutos de duración donde el director y guionista vuelve a jugar con la idea del payaso malvado. A pesar de estar plantado como si de "Irreversible" se tratara (El cortometraje empieza con el famoso "The End" y cuenta la historia al revés, es decir del final al comienzo) la "novedosa" estructura no deja de ser un elemento mas llamativo que algo que justifique la historia en si misma. Si en la cinta de Gaspar Noe lo importante no era el final si no los hechos que llevaban a los protagonistas a ese final en "All you can eat" se pierde esta idea haciendo que el cortometraje no deje de tener una estructura clásica solo que narrado de una manera a la que muchos no estamos acostumbrados.




Burnt Grass  de Ray Wong


Como en el caso anterior "Burnt Grass" de Ray Wong parte de una premisa ya vista antes. Un extraordinario descubrimiento en un jardín hará que la vida de los protagonistas de un giro radical. Una idea parecida a esta ya se pudo contemplar en la notable "Die Tür" de Anno Saul que luego volvimos a ver en el fragmento "C is for Cyclo" de la película  "The abc's of the death". A pesar de que el corto de Wong como la cinta de Saul recorren caminos muy distintos, la idea del doble y de encontrar algo tremendamente misterioso en el jardín une a ambas producciones. Probablemente alguna idea resulte desarrollada incorrectamente lo que juega en contra del resultado final pero "Burnt Grass" resulta un muy simpático corto donde las interpretaciones no acaban por convencernos pero que se puede ver muy bien. 




Lot254 de Toby Meakins


Lot254 es uno de esos cortos que hay que ver. No por su originalidad (Volvemos a estar ante otra típica historia de fantasmas que nos hace acordarnos de, por ejemplo,  "Sinister" de Scott Derrickson) si no por su excelente factura y el soberbio uso de la música que va haciendo que el miedo se vaya metiendo poco a poco en el cuerpo del espectador. Lastrado por un final demasiado típico dentro de este tipo de obras, el corto escrito y dirigido por Toby Meakins resulta una obra ciertamente interesante que gustará a los aficionados al terror.


jueves, 2 de abril de 2015

ObuxoFest: Abierto el plazo para el concurso de cortometrajes



El festival de cine ObuxoFest que se celebrará los días 28, 29 y 30 de Agosto en Javierrelatre (Huesca) ha abierto el plazo para la presentación de cortometrajes a concurso. A continuación reproducimos las bases del concurso.

BASES:

PARTICIPANTES: Podrán participar cuantos realizadores/as nacionales e internacionales que lo deseen presentando un máximo de dos obras por realizador/a. Sólo se admitirán cortos producidos desde enero del 2014.

CONDICIONES: Las producciones se podrán presentar a través de Movibeta, por correo en formato DVD pal a OBUXOFEST C/Única S/N Javierrelatre (Huesca) o mediante el envío de links privados de vimeo. En caso de elegir esta opción se deberá enviar un mail a cortos.obuxo@gmail.com indicando el link del vídeo y el password necesario para su visionado. El festival confirmará la correcta recepción del mail y de los datos necesarios para ver el cortometraje.

La temática será cine fantástico, de terror y extraño, entendiéndose por extraño cualquier apuesta narrativa alternativa. La duración máxima aceptada es de 25 minutos. Las obras presentadas en otro idioma que no sea el castellano deberán ir acompañadas de subtítulos en castellano. Las copias recibidas pasaran a formar parte de la organización.

Se valorará de manera positiva la inclusión de audio descripción para invidentes.

INSCRIPCIÓN: El plazo límite de la inscripción será el 30 de Junio del 2015.

JURADO: El fallo del jurado será inapelable. El jurado se reserva el derecho de declarar los premios desiertos.

ACEPTACIÓN: Todos los participantes, por el hecho de serlo aceptan estas bases.

PREMIOS: Primer premio Obuxo: 500 Euros. Segundo premio Obuxo: 300 Euros.