sábado, 30 de abril de 2016

Crítica: Capitán América: Civil War - Captain America: Civil War

Título: Capitán América: Civil War
Año: 2016
Género: Acción - Aventuras
Duración: 147 min.
Director: Anthony Russo y Joe Russo
Guión: Christopher Marcus y Stephen McFeely basado en la obra de Mark Millar
Música: Henry Jackman
Interpretes: Chris Evans, Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Sebastian Stan, Anthony Mackie, Chadwik Boseman, Paul Bettany, Elizabeth Olsen, Paul Rudd, Emily VanCamp, Daniel Brühl
Nota: 6,5
Sinopsis: Debido a las bajas civiles que hay en cada misión de 'Los Vengadores', la idea de que estos estén controlados por la ONU hará que estos se dividan entre los que están de acuerdo con este control y los que no.



Crítica:
Zach Snyder está definitivamente perdido. Su elefantiásico cine con animo de trascender nos dejó con 'Batman V Superman: El amanecer de la justicia' ('Batman V Superman: Dawn of justice') una especie de pseudo remake de 'Watchmen' tremendamente aburrido y soporífero donde se notaba, y mucho, el traumático paso por la sala de montaje (Ya se dice que la versión uncut de esta película llegará hasta las casi tres horas de metraje) y que además estaba plagada de ridículos diálogos (Véase la escena de la fiesta organizada por Lex Luthor donde se encuentran Bruce Wayne y Clark Kent), personajes mal desarrollados (Wonder woman, Lois Lane) y una muy decepcionante pelea entre los dos protagonistas que tenía un final precipitado y absolutamente chapucero que pasará a los anales de la historia del cine por lo ridículo de la misma. Quién nos iba a decir que Anthony y Joe Russo, directores de la muy decepcionante 'Capitán América: El soldado de invierno' ('Captain America: The Winter soldier'), iban a mostrar al director de 'Dawn of the dead' (2004) y '300' como rodar una cinta de acción con cierto trasfondo que llega hasta las casi dos horas y media de duración y que no aburre al espectador. Si 'Batman V Superman: El amanecer de la justicia' fue otra vez el 'Watchmen' de Snyder, la cinta de los Russo bien podría titularse 'Capitán América V Iron man: El amanecer de la justicia' ('E incluso 'Los vengadores 3') ya que los parecidos existentes entre las historias que manejan los directores son bastante claros e incluso la incorporación de ciertos personajes parece hecha con la misma finalidad pero abordada de maneras totalmente distintas (Por desgracia para la cinta de Snyder). Desde 'Watchmen', el cine de Snyder parece lastrado por la sensación de pretenciosidad que transmiten todos y cada uno de los fotogramas de sus películas.


Como dijo el carnicero... Vayamos por partes... Y empecemos de la manera a priori mas extraña: Por los cameos, por la aparición de Tom Holland como Spiderman en 'Capitán América: Civil War' (Algo que no es ninguna sorpresa ya que el trailer de la película muestra imágenes de este personaje) y la de Gal Gadot como Wonder woman en 'Batman V Superman: El amanecer de la Justicia'. Es clara la intención de los guionistas de ambas películas de introducir a estos personajes dentro de la trama de ambas películas mas como un reclamo publicitario para futuras secuelas o reboots (Otro más en el caso de Spiderman) que porque estos tengan peso dentro de las mismas. Tanto Wonder woman como Spiderman son dos invitados de lujo en la pelea que tienen Batman contra Superman y el capitán América contra Iron man pero mientras la historia que han creado los guionistas alrededor de la primera en plan femme fatale carece de fuerza e interés, la del personaje interpretado por Holland (Recordado por muchos por ser el protagonista de 'Lo imposible - 'The impossible''. Y no, no es familia de Jamie Bell) resulta bastante simpática consiguiendo que al espectador le caiga bien este personaje no como ocurría con Wonder woman cuya presencia en la cinta de Snyder era casi una molestia. Para hacer que un personaje trascienda de su simple efecto publicitario, los guionistas han de conseguir que la presencia de este dentro de una historia que aparentemente no es la suya se haga de una manera mas natural haciendo que este le llegue al espectador, algo que Christopher Marcus y Stephen McFeely consiguen pero no así Chris Terrio y Charles S. Goyer (Si, el mismo que dirigió 'La semilla del mal' - 'The Unborn'). Aunque no son cameos la presencia de un actor del nivel de Daniel Brühl da mucho juego a pesar de que en ciertos momentos tenemos la sensación de que este no ha sido aprovechado como sería necesario. 


Pero obviamente aparte del efecto publicitario de los cameos, hay mas similitudes entre la película de los Russo y la de Snyder ya que ambas vuelven, tras una intervención en un país africano que ha derivado en varias victimas civiles, a mostrar la idea de que hay que vigilar al vigilante (Como ya hizo Snyder en la adaptación de la novela gráfica de Alan Moore y Dave Gibbons) y la reflexión acerca de que un gran poder corrompe completamente. Resulta tremendamente llamativo que ambas películas tomen como base para mostrar estas ideas la intervención fallida de los protagonistas en un pueblo o ciudad africana, ya que aunque ambas películas enseñan los destrozos (y victimas civiles) producidos por las peleas contra los extraterrestres en Metropolis y Nueva York, lo que marca un antes y un después no es otra cosa que una masacre en África, algo que en la vida real a ningún gobierno parece importarle lo más mínimo… igual por eso esta es una cinta de ciencia ficción. La forma en la que se desarrollan los hechos vuelve a hermanar a ambas películas ya que estas vuelven a mostrar tanto el sentimiento de culpa de alguno de los protagonistas ante una víctima inocente en Sokovia o centrándose en un trabajador del imperio Wayne que perdió las piernas en el enfrentamiento entre Superman y el general Zord. (Incluidas otras muchas ideas que mejor no comentamos ahora). Parece que 'Capitán América: Civil War' como 'Batman V Superman: La liga de la justicia' han tomado como base la misma historia para desarrollarla por diversos caminos. Mientras Snyder optó por la pretenciosidad y por un vacuo intento de analizar el componente moral del poder y quién lo ejerce, los Russo sin dejar de lado cierta moralina (Que el Capitán América decida por si solo y en contra de la ONU que es lo mejor y que no lo es, no deja de ser una clara muestra de la actitud de Estados Unidos de cara al mundo) optan por el espectáculo y la diversión, ofreciendo todo aquello que como espectadores esperamos de una cinta como esta.


'Capitán América: Civil War' es una película que a pesar de ser ya la tercera entrega de la saga del personaje creado por Joe Simon y Jack Kirby tras la ya citada 'Capitán América: El soldado de invierno' y 'Capitán América: El primer vengador' ('Captain America: The first avenger') de Joe 'Jumanji' Johnston (Personalmente la saga del personaje interpretado por Chris Evans compite con la de ‘Thor’ en sopor y aburrimiento), esta última bien podría considerarse la tercera parte de ‘Los Vengadores’ (‘The Avengers’) y a nadie le resultaría extraño (Y puede que incluso esta comparación resulte un tanto agradable tras la muy decepcionante segunda parte) Si, es cierto que el Capitán América tiene mas protagonismo que otros de sus compañeros y también es cierto que ni Hulk ni Thor aparecen en esta película pero el conflicto existente, aunque se centra en Iron man y el capitán América, se hace extensible a todos los miembros (Nuevos y viejos) de los vengadores.


Lo mejor de 'Capitán América: Civil war' es que consigue hacernos olvidar el tedio en el que nos sumió Snyder, y sobre todo que la pelea entre los dos protagonistas no solo tiene mas enjundia y fuerza que la de 'Batman V Superman: El amanecer de la justicia' si no que además no acaba de una manera tan ridícula. Es cierto que volvemos a estar ante otra película donde ciertas acciones de los protagonistas no quedan del todo justificadas ni nos resultan lógicas pero al menos a mí como espectador me dio igual ya que quería pasar un buen rato y gracias a esta película lo hice. Lo mismo ocurre con ciertas escenas cuya coherencia deja mucho que desear: La manera en la que se desaloja el aeropuerto es mas propia de una abducción colectiva que de una situación que pudiera considerarse 'normal'. Y otra vez volvemos a encantarnos con el efecto 'The Raid', ya que los Russo nos dejan otra increíble escena de acción dentro de un edificio que hace que muchos espectadores nos acordemos de la memorable cinta de Gareth Evans (Que lastima que esta película no se estrenar en salas comerciales de España, exceptuando los pases que ha hecho la sala Phenomena de Barcelona)


Es cierto que la larga duración de la película juega en contra de esta. A 'Capitán América: Civil war' le cuesta arrancar y el parecido existente con 'Batman V Superman: El amanecer de la justicia' nos hace pensar lo peor, que otra vez nos vamos a encontrar con un producto pretencioso y aburrido. Por suerte, los Russo nos sorprenden y consiguen que esta película nos vuelva a reconciliar con el cine de superhéroes (No me divierten las películas de la saga del capitán América, ni las de Thor, 'Ant-Man' me defraudó profundamente puede que por el hecho de que esta no estaba dirigida por Edgar Wright, mi opinión sobre 'Batman V Superman: El amanecer de la justicia' ha quedado bastante clara y se puede hacer extensible a 'Man of Steel' y por supuesto también a 'Superman returns'. 'X-Men: días del futuro pasado' –‘X-Men days of future past’ y 'Los vengadores 2: La era de Ultrón' –‘Avengers: Age of Ultron’- me parecieron cintas que se aprovechaban del éxito de sus predecesoras pero que estaban rodadas con el piloto automático y 'Deadpool' aunque me entretuvo no me parece una película tan transgresora como nos quieren hacer ver. Si, hay mucho chiste de tetas y culos, mucha palabra mal sonante y mucho desprecio hacia la vida humana... miremos el cine que se hacía en los ochenta y pensemos si realmente la cinta de Tim Miller es tan salvaje como dicen... ¿o es que simplemente nos estamos volviendo tan políticamente correctos que ya cualquier cosa que se salga de la norma establecida ya nos parece brutal y salvaje?). La película de los Russo es una cinta hecha por y para divertir y lo consigue. ‘Capitán América: Civil war’ me transmitió tan buenas sensaciones como lo hizo ‘Los Vengadores’ (‘The Avengers’) y eso para mi ya es un motivo para recomendar esta película. Sorprendentemente entretenida.


Lo mejor: La pelea en el aeropuerto.
Lo peor: A la película le cuesta arrancar. La sensación de volver a estar ante 'Batman V Superman: El amanecer de la justicia'

lunes, 25 de abril de 2016

Crítica: The Hive

Título: The Hive
Año: 2015
Género: Terror - Thriller
Duración: 93 min.
Director: David Yarovesky
Guión: Will Honely y David Yarovesky
Música: Anthony B. Willis y Steve Aoki
Interpretes: Gabriel Basso, Kathryn Prescott, Gabrielle Walsh, Jacob Zachar, Todd Christian Hunter, Sonya Eddie, Steve Agee, Elya Baskin, Sean Gunn, Elaine Kagan, Ivo Nandi, Brekkan Spens
Nota: 5,5
Sinopsis: Un joven despierta en una habitación. Está infectado por un extraño virus. No recuerda nada. Solo unos mensajes en la pared parecen darle alguna pista sobre que ha ocurrido y porqué esta ahí encerrado. Ha de encajar las piezas del puzzle antes de que sea demasiado tarde.



Crítica:
En el año 2012, Ridley Scott retomó el universo de 'Alien: El octavo pasajero' ('Alien') para rodar una película decepcionante para muchos y muy entretenida para otros, titulada 'Prometheus'. En ella una misión científica seguía un 'complejo y elaborado mapa' para llegar a un extraño planeta en el que se encontraban con mas preguntas que respuestas. Algo parecido ocurrió con los espectadores y tal y como se indica en el notable 'trailer honesto' de la película, esta estaba llena de incoherencias, de personajes mal perfilados y escenas peor resueltas. (A pesar de todo, yo soy uno de esos espectadores que se lo pasó en grande viendo esta película y reconozco que cada vez que la he vuelto a ver me sigue entreteniendo y mucho). La cinta protagonizada por Noomi Rapace y Logan Marshall-Green (Ojo a su gran trabajo de este en la soberbia 'The invitation' de Karyn Kusama) mostraba una extraña sustancia negra que al caer en malas manos era capaz de infectar a la persona que hubiera tenido contacto con ella. (Si era humano y no sintético, claro). Todos aquellos que nos quedamos con dudas acerca de que era aquella sustancia parece que estamos de buena suerte: 'The Hive' parece querer dar respuesta a esa pregunta. Obviamente este comentario no deja de ser una deliberada exageración. La cinta dirigida por David Yarovesky no tiene nada que ver con 'Prometheus', pero si que llama la atención que el virus que infecta a los protagonistas de 'The Hive' provenga de una sustancia negra, lo que hace inevitable que nos acordemos de la cinta de Scott y lleguemos a pensar que alguno de los ingenieros se llegó a olvidar un poco de sustancia negra en alguna de sus visitas a la Tierra.


'The Hive' quiere ser el 'Memento' de los infectados, la 'Posesión infernal' apócrifa (Se podría decir que por momentos estamos ante una nueva 'Wither'. La cinta dirigida por Sonny Laguna y Tommy Wiklund era una muy entretenida película que a pesar de que le costaba arrancar, acababa ofreciendo al espectador todo lo que este esperaba de una cinta como esta. 'Wither' no brillaba precisamente por su originalidad ya que la historia que los directores contaban no dejaba de ser una pseudo variante de la cinta que lanzó a la fama a Sam Raimi), el 'The Signal' situado en un campamento donde otra vez, igual que ocurría en 'Welp' ('Cub'), los padres dejaran a sus hijos al cuidado de un grupo de ineptos (Al menos en el caso de aquellos que vemos en pantalla y tienen peso en la película) y todo esto en una cinta que aunque destinada a un público adolescente y a pesar de no ser una gran película, consigue entretener al espectador durante su poco mas de hora y media de metraje y ganarse la simpatía de este. 'The Hive' a pesar de sus fallos, gusta y divierte.


En el año 2000, Christopher Nolan se dio a conocer internacionalmente con su segunda película como director. En 'Memento', el director inglés narraba la historia de Leonard (Guy Pearce), obsesionado con encontrar al asesino de su mujer y que debido a los graves problemas de memoria que sufre decide tatuarse en el cuerpo todo aquello que considera importante para su investigación. Adam despierta en 'The Hive' de la misma manera en la que lo hace el protagonista de 'Hardcore Henry': Sin recordar absolutamente nada. Aunque Adam no es Leonard, ya que este no se tatúa en el cuerpo todo aquello que considera importante, si que se encuentra con unas extrañas y misteriosas notas escritas con tiza en la pared de la cabaña donde se encuentra aislado que le servirán para ir dando forma a su pasado y que junto a todo aquello que irá recordando le ayudará a entender como y porqué se encuentra en tan complicada situación. La idea de un protagonista luchando contra su falta de recuerdos hace inevitable que a muchos espectadores les venga a la cabeza, al menos al principio de 'The Hive', la cinta de Nolan, aunque es claro que ambas películas no solo tienen desarrollos totalmente diferentes si no que además se alejan de la manera en la que ambos personajes se enfrentan a sus problemas de memoria.


Pero el problema de Adam no solo radica en su falta de memoria sino en que además este está infectado por un extraño virus que le ha producido numerosas heridas por el cuerpo. La idea de Will Honley y David Yarovesky, guionistas de la película, de aislar a sus protagonistas en una de las cabañas del campamento donde trabajan y la amenaza de la terrible infección que les acecha, hará que muchos espectadores se acuerden de, por ejemplo, 'Cabin Fever', cinta que dio a conocer a Eli Roth y cuyas últimas películas y producciones no encuentran el apoyo necesario en España para tener un estreno digno en cines ('The green inferno' se estrenó con tres años de retraso). La forma que tiene Yarovesky en su faceta de director para mostrar a esos infectados/posesos hace que el remake de 'Posesión infernal' ('Evil dead') dirigido por Fede Álvarez este presente en muchos de los fotogramas de 'The Hive'. Pero la película de Yarovesky no es 'Cabin Fever' (Por mucho que la propuesta de Yarovesky pueda resultarnos un tanto exótica por la forma en la que este plantea su historia, mezclando presente y pasado, a una niña con el cráneo abierto que sabe formulas que nunca nadie le enseñó, o extraños experimentos rusos, a esta le falta ese toque de rareza excéntrica y ese humor desquiciado del que hacia gala la película de Roth) y tampoco es la versión de Álvarez de 'Posesión infernal' (Es cierto que esa infectada que muestra Yarovesky parece extraída directamente de la película de Álvarez, 'The Hive' no es una cinta gamberra, ni gore ni violenta, algo que no deja de ser una cierta decepción ya que muchos espectadores esperamos eso de una película como esta. La cinta de Yarovesky es por momentos demasiado sería e incluso algún espectador podrá llegar a pensar que en ciertos momentos el director ha querido ir de autor, algo que una película como esta no necesita) si no un simple intento por coger ideas de varias películas y mezclarlas con mas o menos acierto.


Un año después del remake de 'Posesión infernal' dirigido por Álvarez, se estrenó 'The Signal' una de las cintas de ciencia ficción mas interesantes y estimulantes de los últimos años y que podríamos meter en el mismo saco que el 'Monsters' de Gareth Edwards. A pesar de su dubitativo arranque que por momentos recordaba a la muy decepcionante 'Banshee Chapter' de Blair Erickson, la película dirigida por William Eubank conseguía mezclar una muy interesante historia de ciencia ficción con ciertos toques de romanticismo de una forma muy inteligente y equilibrada captando la atención del espectador durante todo el metraje de la película. La cinta de Eubank comparte con la de Yarovesky la idea de presentar a un protagonista que de alguna manera está atrapado en un hospital o enfermería y donde su máxima obsesión no solo escapar si no encontrar a su pareja (Incluso el físico de la dos chicas; Olivia Cooke en un caso y Kathryn Prescott en el otro nos resulta bastante similar). Ambos directores usaran los flashbacks como base para contar la historia de amor (O mostrar ciertas pinceladas) para que el espectador tenga clara la motivación de los protagonistas.


Es una lastima que esos breves momentos donde parece que el espíritu gamberro y soez de Drew Bolduc ('The Taint', 'Science Team') empieza a despuntar (Sobre todo en los momentos donde los protagonistas llevan máscaras y van disparando al resto de campistas, complementando la escena con una música bastante marchosa) se queda en solo eso... un simple espejismo. Y es que ese vuelve a ser otra vez el mayor problema de esta película: No se pone todo lo salvaje y gamberra que nos gustaría, todo lo violenta que sería necesario para una cinta como esta, como si Yarovesky (O los productores de 'The Hive') hubiera querido rodar una cinta destinada a un público adolescente fanático de programas de la MTV sin ofenderlos ni a ellos ni a sus padres. Una lastima que Yarovesky no haya querido o podido traspasar la línea de lo políticamente correcto.


A pesar de lo irregular que resulta la película, de la cantidad de preguntas sin respuesta con las que se encontrará el espectador (¿Porqué el campamento tiene ese tipo de luces que muestran al protagonista como si en vez de un virus vomitado por alguien pareciera que otra persona se hubiera masturbado encima de él? ¿Han querido Will Honely y David Yarovesky hacer que su película tenga algún tipo de crítica por el hecho de que el virus sea de origen ruso y gracias a este se pierda la individualidad de las personas?),  de la presencia de Steve Aoki como productor (Algo que refuerza la idea de estar ante una cinta destinada a un tipo especifico de público como se ha comentado en el párrafo anterior) o lo poco violenta que resulta esta película, 'The Hive' es una entretenida película que se ve bien y que no aburre pero de la que esperábamos mas riesgo.


Lo mejor: La manera que tiene Yarovesky de ir mostrándonos diferentes historias para captar nuestra atención.
Lo peor: La sensación de estar ante una película que no ha arriesgado demasiado.

sábado, 23 de abril de 2016

Crítica: Pandemic

Título: Pandemic
Año: 2016
Género: Terror - Acción
Duración: 91 min.
Director: John Suits
Guión: Dustin T. Benson
Música: Alec Puro
Interpretes: Rachel Nichols, Alfie Allen, Missi Pyle, Mekhi Phifer, Paul Guilfoyle, Danielle Rose Russell, Robert Lewis Stephenson, Pat Healy, Alexander Ward, Amanda Baker, Sara Tomko
Nota: 6
Sinopsis: El mundo ya no es como lo conocíamos. Un terrible virus ha acabado poco a poco con la vida sobre la faz de la Tierra. Los supervivientes intentan encontrar una cura a tan terrible plaga. Una misión casi suicida para salvar a un grupo de personas que no están infectadas y se encuentran aisladas en medio de la ciudad. La desesperación se ha adueñado de las personas.


Crítica:
En un momento de esta película, el personaje interpretado por Mekhi Phifer (Que parece que le ha cogido el gustillo a esto de protagonizar cintas de zombies y/o infectados, ya que este ya trabajó a las ordenes de Zach Snyder en su mas que notable 'Dawn of the Dead' remake de la sobresaliente cinta de George A. Romero. A pesar de que la película de Snyder perdía gran parte, si no toda, la carga crítica que tenía la cinta original, el director consiguió dejarnos una muy entretenida película que tenía además una de las mejores escenas iniciales vista en una película de terror) le dice a Lauren (Rachel Nichols) que lo que esta sucediendo se lo ha de tomar como un juego. Aunque Gunner (Phifer) se lo dice con la idea de desdramatizar y quitarle importancia a la terrible situación en la que se encuentran, esta frase no solo es una forma para que Lauren se enfrente a las hordas de infectados que los atacan, si no que además es una clara advertencia al espectador: Esta película es simple y llamamente un juego y como tal debe de ser vista y disfrutada. El guión escrito por Dustin T. Benson no deja de ser una mera excusa para que los protagonistas vayan pasando por lo que podríamos considerar como los distintos niveles/misiones de un juego. (Si algún espectador pudiera tener alguna duda acerca de esta idea, el personaje interpretado por Paul Guilfoyle le dirá a la protagonista y por lo tanto a nosotros cual es su/nuestra misión en la película: Salvar a un grupo de personas que se encuentran aisladas en medio de la ciudad y volver sanos y salvos)


Es inevitable pensar en la decepcionante 'Dead Rising: Watchtower' al ver 'Pandemic' ya que la segunda consigue plasmar en pantalla todo aquello que la primera no consiguió. Es claro que la idea de ambas cintas es la misma: Llevar a la gran pantalla la idea de un videojuego de la manera más realista posible y que donde en ambos casos el guión deja mucho que desear. Si en 'Dead Rising: Watchtower' nos encontrábamos con Chase, un periodista que se veía aislado en medio de un brote epidémico que se creía controlado, en 'Pandemic' la protagonista es Lauren, una doctora que tendrá que encontrar a un grupo de supervivientes aislados en medio de una ciudad mientras esta intenta además dar con su hija desaparecida. Esta idea presente en la cinta de Suits nos lleva irremediablemente a pensar en la novela 'Cell' de Stephen King que ha sido llevada al cine por Tod Willimas y donde su protagonista Clay Riddell se obsesionará, al igual que Lauren, con encontrar a su hijo. La novela de King, cuyo inicio recuerda demasiado a 'En la boca del miedo' - 'In the Mouth of Madness'- de John Carpenter pero sin la fuerza de la historia que el director americano tenía entre manos (King parece mas obsesionado en crear caos que en narrar el caos) dejaba paso a una parte central de la historia que conseguía que nos acordáramos de escritores como Jack Finney y su 'Los ladrones de cuerpos' ('The body snatchers') (Algo que llama la atención ya que la novela está dedicada a George A. Romero y Richard Mattheson pero no a Finney) y donde el escritor estadounidense consigue captar la atención del espectador y que la historia de Riddell y sus compañeros enganche. Por desgracia, parece que a King se le va de las manos la parte final de la historia, dejándonos un desenlace que no acaba de convencer al lector ya que este resulta demasiado forzado y bastante flojo (No así la escena final de la novela, que no voy a revelar y de la que me declaro fan a pesar de que me recuerda y mucho a otra de las historias escritas por King.) No solo la idea del hijo perdido es común a 'Cell' y 'Pandemic', el uso de los autobuses durante parte de ambas tramas es cuanto menos llamativa.


Pero mientras Zach Lipovsky parecía mas obsesionado con reflejar en pantalla el gran número de armas que se podían usar en el videojuego de 'Dead Rising' para matar zombies, Suits intenta transmitir la acción de manera mas fiel a lo que sería un videojuego de los conocidos como first shot shooter (Algo que ya hizo Andrezj Bartkowiak en una de las escenas mas recordadas, casi se podría decir que la única, de su 'Doom', cinta protagonizada por Dwayne Johnson y por un Karl Urban que prometía mucho y que si no fuera por la saga de 'Star Trek' nadie recordaría) y para eso nada mejor que mostrar parte de las escenas de la película como si estuviéramos en un found footage, para conseguir ese efecto Suits usa las cámaras que llevan incorporados los trajes de protección de los protagonistas y alguna de las cámaras que hay por la ciudad y que sorprendentemente todavía funcionan, lo que hará que un espectador que se fije un poco en los detalles se de cuenta de que ese futuro cercano del que hablan muchas críticas y sinopsis esta situado nada mas y nada menos que dentro de un año. (Aquí volvemos a acordarnos de la novela de Stephen King 'Cell', ya que otra vez ambas historias vuelven a tener algún punto en común y en este caso eso no es otra cosa que la gran duración que parecen tener las baterías de los móviles. Los que se encuentran por ahí abandonados no los que llevan los protagonistas, por supuesto. Llegados a este punto también nos es imposible no acordarnos de la escena inicial de 'El último hombre vivo' - 'The omega man' de Boris Sagal en la que Neville -Charlton Heston- conduciendo en una ciudad asolada se topa con varios semáforos que siguen funcionando sin problemas. En 'Pandemic' no son los semáforos lo que funcionan si no las cámaras de seguridad)


Es claro que tanto 'Dead Rising: Watchtower' como 'Pandemic' comparten ciertas escenas e ideas. Momentos que parece que se pueden considerar como clichés dentro del género como puede ser el hecho de encerrar a los protagonistas en una tienda o la manera de explotar la carga dramática de la historia. Si, siempre hay que hacerlo. Parece que rodar una cinta de acción pura y dura esta mal visto y por eso hay que intentar dotar a los personajes de cierta carga dramática aunque resulte forzado, del todo increíble y que parece centrado casi exclusivamente en la familia. Si en la cinta de Lipvosky es Virginia Madsen (Quién te ha visto y quién te ve) la persona encargada de interpretar a esa madre obsesionada con encontrar a su hija, en la película de Suits es la protagonista quién toma ese rol. 'Pandemic' consigue algo que por desgracia no conseguía 'Dead Rising: Watchtower' y eso no es otra cosa que entretener al espectador. Da igual los fallos que tiene la historia (¿Alguien puede entender que se envíe a una misión casi suicida a la última doctora del CDC -Centro de control y prevención de enfermedades- con la que cuentan los supervivientes? ¿Como es posible que para rescatar a un grupo de personas supervivientes que están aislados en medio de la ciudad se envíe solo a cuatro personas?) o los momentos vacíos que hay entre escena y escena (Algo que de alguna manera es inevitable para hacer avanzar a la historia y que aquí tenemos la suerte de que estos momentos no se hacen demasiado pesados ni aburridos), 'Pandemic', sin ser una película que pasará a la historia del cine, entretiene y eso hoy en día no es nada fácil.


'Pandemic' no solo se queda en la idea de plasmar un videojuego en pantalla (Algo que nos deja grandes escenas como el primer ataque al autobús o el momento en el que los protagonistas han de luchar contra una horda de zombies en el vestuario de un colegio) si no que intenta mezclar ideas y escenas de otras películas con mayor o menor suerte. Por mucho que duela la comparación (A todo aquel que no le guste le recomiendo leer el notable ensayo de Carl Wilson 'Música de mierda', uno de los mejores libros junto con 'Instrumental' de James Rhodes, que últimamente han caído en mis manos) la manera que tiene Suits como director y Benson como guionista de plasmar el virus que esta acabando con la población mundial recuerda y mucho, tal vez incluso demasiado, a la forma en la que James Dashner desarrolló el destello en la saga de 'El corredor del laberinto' ('The Maze Runner'), algo que se observa con mayor claridad en la segunda y la tercera novela del escritor y en la segunda película dirigida por Wes Ball: 'El corredor del laberinto: Las pruebas' ('The Maze Runner: The Scorch Trial') ya que tanto en la primera novela como en su adaptación a la pantalla grande la idea del virus no dejaba de ser algo meramente secundario. Recordemos que en 'El corredor del laberinto: Las pruebas', el mundo ha sido asolado por un extraño virus conocido como destello. Los supervivientes intentan encontrar una cura, mientras que las personas infectadas se organizan de alguna manera para intentar sobrevivir de la mejor manera posible antes de que el virus acabe con ellos y tal como ocurre en 'Pandemic', los casos mas avanzados son desterrados a las afueras o a los suburbios de la ciudad mientras que las personas que se encuentran en las primeras fases de la enfermedad viven en comunidades en el centro (Aunque en 'Pandemic' no hay clubs a lo 'Matrix' donde la gente va a divertirse. La visión de la cinta es mucho mas 'realista' que la de la novela de Dashner). La cinta de Suits deja de lado toda la carga conspiranoica que si que había en la historia de Dashner o en la cinta de Lipovsky para centrarse algo mas en la acción, algo que es sin duda alguna de agradecer.


Dejemos de lado 'Dead Rising: Watchtower' ya que aunque es la referencia mas clara no es la única que se puede apreciar en 'Pandemic'. '[Rec]' y la niña Medeiros también están presentes en alguna de las escenas de la cinta de Suits, momentos en los que es absolutamente imposible no acordarse de la extraordinaria cinta de Jaume Balagueró y Paco Plaza (Y que luego destrozaron con sus terribles secuelas, a cada cual peor). Si algo tiene 'Pandemic' a su favor es su falta de pretensiones, esta es una cinta hecha por y para entretener, por eso mismo muchos espectadores podrán acordarse de la sorprendente 'The Bay' de Barry Levinson. Aunque ambas cintas muestran desde distintas perspectivas la manera en la que un virus se propaga acabando con todos aquellos son infectados por el, tanto la película de Levinson como la de Suits son dos muestras de cine con un claro cometido (Entretener) sin intentar trascender y marcar un antes y un después en la historia del cine (Aunque no hay que pasar por alto que 'The Bay' tiene un cierto poso de crítica ecológica que puede jugar en su contra) lo que deriva en que consigan ganarse la simpatía de gran parte del público (Ambas películas tienen sus fallos, son irregulares y por momentos no pueden mantener el ritmo durante su ajustado metraje, pero como espectadores todo esto se lo podemos perdonar a 'The Bay' y a 'Pandemic' ya que al verlas pasamos un buen rato y eso como espectador, al menos para mi, ya es suficiente). Hay otras dos cintas que también pueden estar presentes en la memoria colectiva al ver esta película. Una de ellas no es otra que esa salvajada tremendamente entretenida titulada 'Hobo with a shotgun' de Jason Eisener y donde volvíamos a encontrarnos con un gran Rutger Hauer, por el hecho de que ambas cintas comparten la idea de usar una tapa de alcantarilla en alguna escena de la película, y la otra es 'Anarchy: La noche de las bestias' ('The purge: Anarchy') de James DeMonaco por la forma en la que Suits muestra a ese grupo de personas que rondan por las calles en busca, no de la posibilidad de cometer crímenes impunemente si no de algo que llevarse a la boca.


Es una lastima que algunos de esos efectos digitales tan mal hechos (En especial todos aquellos que muestran los fuegos que parece que se extienden por la ciudad) nos saquen de la película, ya que por momentos podemos llegar a pensar que estamos ante una cinta excesivamente cutre. En 'Pandemic' no brillan las actuaciones ni la historia (Cualquier espectador que haya visto alguna película de este tipo sabrá cual es el final de cada uno de los personajes) pero la cantidad de planos de cabezas reventadas, disparos en primera persona y un par de buenas escenas de acción consiguen que pasemos un muy buen rato. Y eso es lo que buscamos, ¿O no?


Lo mejor: La escena del autobús en el túnel.
Lo peor: Historia, lo que se dice historia, no hay mucha.

Documental: Buscadores del Olvido


Estamos de enhorabuena. Tras su paso por diversos festivales, el director F. Carlos Campillos ha subido a youtube su sorprendente y notable documental 'Buscadores del olvido' para que todo aquel que quiera pueda disfrutar de este acercamiento a una extraña afición conocida como exploración urbana o 'Urbex', centrada en la exploración de lugares abandonados o deshabitados cumpliendo una serie de normas básicas que todo aquel que decida apuntarse a la exploración urbana ha de respetar como puede ser: No romper nada para acceder al lugar y respetar los lugares que se exploran. No hay que realizar pintadas ni ningún tipo de acto vandálico. El explorador observa el lugar sin modificar nada de él. No hay que robar. No hay que desvelar la ubicación del lugar. El respeto por el lugar ha de ser máximo.


Campillos se encuentra actualmente rodando su nuevo proyecto: 'Expedicionarios. Explore the darnkness'. Desde 'La soledad del perro guía' queremos apoyar una película tan interesante como esta y a uno de los directores mas personales con los que nos hemos topado últimamente. Os dejamos los dos teasers de 'Expedicionarios. Explore the Darkness'


Y donde se muestran las normas de la exploración urbana


Queremos también añadir el link de la página web del proyecto: 'Expedicionarios. Explore the Darkness' así como el link de facebook para que descubráis el trabajo que Campillos tiene entre manos, aunque desde 'La soledad del perro guía' os mantendremos puntualmente informados del mismo. A continuación os dejamos el documental 'Buscadores del Olvido' y os recomendamos bucear en el canal de youtube de 'Urbex Lenoe' donde encontrareis gran cantidad de vídeos realmente interesantes sobre el tema.

jueves, 21 de abril de 2016

Cortometraje: La caja de Pandora


Resulta imposible no pensar en 'Manborg' de Steven Konstanski al ver 'La caja de Pandora' (Lo mismo ocurre al ver la cinta de Konstanski y 'Eliminators' de Peter Manoogian aunque por otros motivos) ya que ambas cintas comparten, al menos en algunos momentos, su estética y poderío visual. Pero 'La caja de Pandora' dirigido por Daniel Hernández Torrado es mucho mas que eso, es un análisis de la soledad y de la esperanza. En un futuro cercano un hombre dejará de lado el juego al que esta enganchado para volver a encontrarse con su padre. La historia que Torrado tiene entre manos también tiene ideas que hacen que esta se acerque a películas como 'Los sustitutos' ('The surrogates') de Jonathan Mostow o libros como los que forman parte de la saga de la inmortalidad ('El juego infinito' y 'El juego infinito: Revolución') pero dejando de lado la acción para centrarse en los personajes, sus sentimientos y la forma que tiene cada uno de enfrentarse a la cruda realidad. 'La caja de Pandora' es un muy estimulante corto de impecable factura y que se beneficia del gran trabajo de sus dos protagonistas (Javier Paéz e Ismael Fristchi al que muchos recordaran por haber participado en ese pseudo remake de 'La Cosa' titulado '[Rec] 4: Apocalipsis'. Muy recomendable.




domingo, 17 de abril de 2016

Crítica: Objetivo: Londres - London has fallen

Título: Objetivo: Londres - London has fallen
Año: 2016
Género: Acción - Thriller 
Duración: 99 min.
Director: Babak Najafi
Guión: Creighton Rothenberger, Katrin Benedikt, Christina Gudegast y Chad St. Johnson
Música: Trevor Morris
Interpretes: Gerard Butler, Aaron Eckhart, Alon Aboutboul, Waleed Zuaiter, Patrick Kennedy, Charlotte Riley, Morgan Freeman, Robert Foster, Michale Wildman, Angela Bassett, Sean O'Bryan
Nota: 5
Sinopsis: Tras una operación, el primer ministro inglés ha fallecido. El funeral al que acudirán gran parte de los lideres mundiales (Menos el presidente ruso... ejem...) se convertirá en la ocasión ideal para que un grupo de terroristas atente en la ciudad.



Crítica:
Hay algo que desde este blog no nos hemos cansado de repetir una y mil veces, y seguiremos haciendo; Gareth Evans y su 'The Raid' ('Serbuan Maut') marcaron, para bien y para mal, un antes y un después en lo que se refiere a la concepción y a la brutalidad de las escenas de acción en el cine. La adrenalitica cinta del director inglés no dejó indiferente a nadie con sus tremendas peleas y muchos espectadores (entre los que me incluyo) llegamos a pensar en que mas de un pobre extra debió salir bastante mal parado. Un año después del estreno de 'The Raid' (En festivales como el que se celebra en Sitges. La cinta de Evans es otro de esos extraños casos que no encontraron hueco en los cines en España y fue estrenada directamente en el mercado domestico), Pete Travis conocido por su soberbia 'Omagh' y su tremendamente decepcionante 'En el punto de mira' ('Vantage point', película que pasará a la historia porque aunque situada en parte en la plaza mayor de Salamanca, esta fue rodada en México -se construyó una replica de la plaza española- lo que supuso que algunas persecuciones que sucedían por la ciudad y alrededores tuvieran una ambientación claramente mejicana, lo que convirtió a esta en una exótica propuesta donde a nadie le parecía importar lo mas mínimo la coherencia de la historia), rodó 'Dredd' un nuevo acercamiento al personaje creado por John Wagner y Carlos Ezquerra (En 1995, Danny Cannon convirtió a Sylvester Stallone en el juez Dredd en una película que no consiguió ganarse el favor del público) y cuya historia en manos de Alex Garland no fue otra cosa que una nueva versión de la cinta de Evans (Siempre hemos defendido que las películas en las que Garland participa son por lo general bastante entretenidas a pesar de que los guiones que este escribe no dejan de ser un compendio de ideas ya vistas en otras cintas. 'Sunshine' no deja de ser una versión luminosa de 'Horizonte Final' -'Event horizon' de Paul W.S. Anderson y la aclamada 'Ex machina' es una mezcla de 'The machine' de Caradog W. James y 'Beyond the black rainbow' de Panos Cosmatos.)


Dos años mas tarde, Antoine Fuqua estrenó 'Objetivo: La Casa Blanca' ('Olympus has fallen'. Hollywood demuestra sin el más mínimo pudor la falta de ideas por la que está pasando y no le importa absolutamente nada, algo que puede ser entendido como un claro desprecio al espectador. A pesar de la cantidad de gente que tiene buenas ideas y mejores guiones, ese mismo año ese alemán obsesionado con la destrucción de Estados Unidos, de nombre Roland Emmerich estrenó también 'Asalto al poder' -'White house down'-, cinta que comparte con la de Fuqua digamos que alguna que otra idea...), película que presentaba a un nuevo John McClane ('Die Hard' - 'La jungla de cristal') en, otra vez, una misión suicida donde su valentía, su descaro y su soez forma de expresarse le servían para salvar nada mas y nada menos que al presidente de los Estados Unidos de un grupo de terroristas llegado desde (ejem) Corea del Norte. Pero si algo llamó la atención de esta película fue la manera en la que Fuqua rodó las escenas de acción, en especial la manera en la que este grabó las peleas cuerpo a cuerpo y la forma en la que este utilizaba (con saña) el cuchillo. Es difícil pensar en 'Objetivo: La Casa Blanca' sin 'The Raid'. La cinta protagonizada por Butler era por momentos demasiado deudora del sentido del espectáculo de la película de Evans.


Tal fue el éxito de la cinta de Fuqua que ahora, tres años después, nos llega la que parece su más que obligada secuela, pero esta vez la amenaza terrorista se traslada de Estados Unidos al corazón de la vieja Europa. Aunque el objetivo sigue siendo el mismo: El presidente americano (El ombligismo estadounidense vuelve a estar presente en esta película: Da igual que los terroristas digan que sus acciones han llevado la guerra que en Europa consideraban lejana a sus calles, da igual que mueran miles de inocentes, da igual que mueran varios presidentes mundiales: Todo gira ante el auto proclamado líder de mundo libre), la ciudad donde suceden ahora los hechos no es otra que la cosmopolita Londres. 'Objetivo: Londres' ('London has fallen') no es otra cosa que la manera de hacer propaganda usando el cine de acción como excusa. La guerra fría ha vuelto al cine (Si es que alguna vez se había marchado) y si hace años el enemigo era la Unión Soviética ahora Hollywood lo ha cambiado por Corea del Norte ('Objetivo: La Casa Blanca', 'The interview'), el llamado terrorismo islámico ('Objetivo: Londres', 'Estado de Sitio' - 'The Siege') o por cualquier país de Europa del Este ('Transporter 3', 'Venganza: Conexión Estambul' - 'Taken 2').  La cinta dirigida por el desconocido para muchos (entre los que me encuentro) Babak Najafi deja clara la visión (En muchos momentos mas que lamentable) que se tiene desde Estados Unidos del resto de líderes mundiales centrándose en el presidente ruso (Se recalca la idea de que este no va a asistir al funeral, algo que se considera una muy buena noticia) y alguno de los europeos (La canciller alemana es mostrada como alguien firme y cercano, capaz de romper el estricto protocolo para que una niña le entregue una rosa, el primer ministro italiano vuelve a quedar como una persona mas interesada en las faldas que los asuntos de estado ya que Comparte su vida con una joven de treinta años al que le regala una visita turística privada a la Abadía de Westmister. mientras el resto de líderes mundiales están de camino a un funeral de estado, el primer ministro francés resulta demasiado estirado y pedante, y el aliado natural y mas antiguo de Estados Unidos -algo que se dice en la película-, los ingleses quedan representados como unos auténticos inútiles que no solo no se han enterado de la amenaza terrorista si no que además ha permitido que los terroristas se hayan infiltrando en la policía y personal médico a unos niveles verdaderamente increíbles llegando a mostrar a unos mandos policiales que no saben ni por donde les da el aire, y que necesitan que el amigo americano les diga que hay un topo para que estos se ponga a buscar quién es)


'Objetivo: Londres' es una película que tarda en arrancar. Los primeros 25 minutos de la cinta están preparados para introducir al que será el malo de la película y para mostrar a los protagonistas de la cinta anterior, llevando al espectador a pensar que esta es la verdadera motivación de un comienzo tan largo y aburrido. (La presencia de Radha Mitchell hace que volvamos a acordarnos de la saga de 'La jungla de Cristal' -'Die Hard'-, ya que ambas parecen compartir varias ideas en lo que a las parejas protagonistas se refiere. Si en la primera parte de ambas cintas estas relaciones presentan ciertos conflictos, en la segunda todo parece haberse normalizado. ¿Tendrá el personaje interpretado por Radha Mitchell la misma evolución que el de Bonnie Bedelia en la próxima entrega de la saga...? Porqué.. ¿Alguien duda de que no vaya a haber al menos otra película mas protagonizada por Banning?). Es en esta primera parte donde el director muestra ciertas escenas que sirven simplemente para justificar ciertos hechos que sucederán después (El momento en el que Mike Banning y el presidente de los Estados Unidos corren escoltados por cuatro coches blindados no deja de ser una mera excusa para que el espectador sepa que el segundo esta en buena forma física y no le extrañe verlo correr por un Londres semivacío)


La cinta dirigida por Najafi vuelve otra vez a mostrarnos ciertas escenas de acción muy del estilo de lo que hizo Evans en 'The Raid', sobre todo aquellas que suceden dentro de diversos edificios. La manera en la que Banning vuelve a pelear o a utilizar el cuchillo nos traen a la cabeza como no podía ser menos a Rama, Tampoco cintas como Fast & Furious 6' o '28 semanas después' ('28 weeks later') se escapan al recuerdo ya que en ambos casos, las películas comparten escenas en el metro. 'Objetivo: Londres' es una cinta extraña: Mientras algunos efectos especiales resultan demasiado cutres (La primera explosión de un coche en el centro de Londres resulta demasiado falsa. En un momento de la persecución a lo 'The fast and the furious' donde Banning dispara abriendo la puerta del coche se nota mucho que es un montaje) el tono general de la película entretiene bastante al espectador (La escena del tiroteo en plena calle por la noche parece sacado directamente de un videojuego) lo que hace que a nivel espectáculo esta cinta acabe ofreciendo al espectador todo lo que este puede esperar de una película como esta.


Es una lastima la aparente domesticación del personaje principal, ya que a pesar de la brutalidad de la que este hace gala en alguna de las escenas de la película, parece haber perdido ese toque sarcástico que mostraba en la primera parte (Aunque en ciertos momentos de la película parece volver a vislumbrarse esa forma tan socarrona de expresarse, aunque eso no deja de ser un simple espejismo). A pesar de que los terroristas que intentan acabar con la vida del presidente americano eran o bien norcoreanos o bien traficantes de armas afincados en algún país árabe, es necesaria la colaboración de un americano o de algún inglés para que estos puedan llevar adelante sus planes. El mal viene de fuera pero necesita de alguien de dentro para que pueda funcionar. Esta idea resulta tan parecida en la cinta de Najafi y en la de Fuqua que aquí carece del factor sorpresa, haciendo de esta parte algo meramente anecdotico, carente de interés y con una resolución ciertamente forzada. Realmente no quiero ser mal pensado pero el hecho de haber escogido a un director iraní totalmente desconocido para dirigir una cinta donde los malos son terroristas árabes, pero esta idea me lleva a pensar en que esta elección no ha sido fortuita sino bastante meditada y analizada.


No hay mucha historia en 'Objetivo: Londres' y la que hay tampoco es que nos interese demasiado. Acercarnos a una cinta como esta es hacerlo con ganas de ver acción y explosiones y como espectador espero que la película me ofrezca todo eso. La cinta de Najafi lo hace pero el guión escrito por nada mas y nada menos que cuatro personas no pasaría un análisis en profundidad. No tiene ningún sentido que después de varias explosiones en la ciudad la gente camine tranquilamente por la calle y se asuste solo al ver una persecución (Si en mi ciudad, Dios no lo quiera, empiezan a explotar bombas a diestro y siniestro, me faltaría tiempo para correr y esconderme en casa). Tampoco tiene ningún sentido tener que esperar a las ocho de la noche para conectarse a internet y arriesgar el éxito de tan elaboradísimo plan. Este momento nos lleva a pensar en series como 'El equipo A' o 'MacGyver' donde estos eran encerrados en talleres o en cuartos trasteros con todo lo que necesitaban para escapar o en las cintas de espías a lo 007 donde cuando el malo atrapaba al bueno en lugar de matarlo le contaba todos sus planes.


Hay una frase que escribió creo que Juan Manuel Gonzalez en su crítica de esta película con la que no puedo estar mas de acuerdo. La frase dice: "Se acuerdan cuando iban al videoclub de la esquina a alquilar películas de la Cannon. Si es así, 'Objetivo: Londres' es su película". Esta frase resume perfectamente mi opinión sobre esta película. Si en los ochenta disfrutabas de las cintas de la famosa productora, la cinta de Babak Najafi te hará pasar poco mas de hora y media realmente entretenido en la butaca del cine. Si no era así, mejor deja esta película de lado y busca otras cintas que te puedan llamar mas la atención.


Lo mejor: El asalto final al edificio.
Lo peor: Los primeros 25 minutos se hacen bastante pesados.

miércoles, 6 de abril de 2016

Cortometraje: La buena muerte (Cristo de)


Suda Sánchez nos deja en su tercer cortometraje (Sus dos primeros son 'Personas mayores' y 'Chuzos de punta') una notable y sorprendente historia cuyo tono puede recordar a muchos espectadores la cinta 'La isla mínima' de Alberto Rodríguez. La concisión y la brevedad de la historia que Sánchez tiene entre manos impide que esta caiga en los mismos fallos que poseía la cinta de Rodríguez y que sorprendentemente ganó el Goya al mejor guión original. Notable y sorprendente, 'La buena muerte (Cristo de)' es una gran muestra del cine en pequeño formato que se esta haciendo en España y que desde 'La soledad del perro guía' recomendamos su visionado.

Cortometraje: Rape and Dead


Santiago Alvarado, director de la notable y sorprendente 'Capa Caída' ganadora del premio a las nuevas visiones emergentes en el festival de cine fantástico de Sitges en el 2013, dirigió un año antes un brutal cortometraje que se inscribe dentro de ese género que podemos llamar 'rape and vengance'. De la misma manera que hizo Meir Zachi con su salvaje 'I spit on your grave', Steve R. Monroe con el remake de esta y su secuela o mas recientemente Sonny Laguna y Tommy Wiklund con su tremendamente floja y pretenciosa 'We are monsters', Alvarado nos deja un cortometraje que no es apto para todo tipo de públicos y donde una joven decide tomarse la justicia por su cuenta. De 'Rape and dead' queremos destacar los sobresalientes títulos de crédito y la notable música compuesta por Néstor Romero que también se encarga de la banda sonora del debut en el largometraje del director y que consideramos que es uno de esos compositores a los que hay que seguir ya que estamos seguros de que nos dará muchas y gratas sorpresas.



Making of

martes, 5 de abril de 2016

Crítica: Ava's Possessions

Título: Ava's Possessions
Año: 2015
Género: Terror - Comedia - Thriller
Duración: 89 min.
Director: Jordan Galland
Guión: Jordan Galland
Música: Sean Lennon
Interpretes: Jemima Kirke, Carol Kane, William Sadler, Alysia Reiner, Dan Fogler, Lou Taylor Pucci, Louisa Krause, Joel de la Fuente, Whitney Able, John Ventimiglia, Wass Stevens
Nota: 3
Sinopsis: Ava ha sido poseída. En contra de lo que podemos pensar lo peor llega después, cuando Ava ha de enfrentarse a todo lo que hizo en ese estado y cuando el demonio que la poseyó quiera volver a por ella.





Crítica:
En 1999, Rodman Fleder dirigió una muy entretenida película que mezclaba el terror con la comedia (Mucho mas de lo segundo que de lo primero). Esa cinta de título 'El diablo metió la mano' ('Idle Hands') que dio a conocer a su protagonista Devon Sawa que un año mas tarde protagonizaría ese episodio de 'Expediente X' ('The X-Files') hecho película titulado 'Destino Final' ('Final Destination'. La cinta fue dirigida por James Wong, el mismo que destrozó la serie Dragonball con la película 'Dragonball evolution') y estaba coprotagonizada por Seth Green ('Austin Powers', 'Buffy, cazavampiros' o 'Ya no puede esperar' - 'Can't hardly wait'), Jessica Alba ('Los cuatros fantásticos' - 'Fantastic Four') y Vivica A. Fox ('Kill Bill Vol. 1', 'Kill Bill Vol. 2') resultó una agradable sorpresa que, aún siendo una irregular cinta, se beneficiaba de su falta de pretensiones consiguiendo que su honestidad se ganara la simpatía de ese sector del público que solo quieren pasar un buen rato viendo una comedia de terror.


Acercarse a una cinta como 'Ava's possessions' es hacerlo de la misma forma a como lo hicimos con la cinta de Fleder, es decir, esperando una comedia con toques de terror que nos haga disfrutar en la butaca del cine y mas si esta tiene un punto de partida tan prometedor como el de la cinta de Jordan Galland, y donde la referencia a la película de Fleder es tan clara y obvia (En 'El diablo metió la mano', los guionistas Terri Hughes y Ron Milbauer escribieron la historia de Anton Tobias y la extraña posesión de una de sus manos. Según se dice en la película, el demonio escoge a la persona mas vaga que encuentra para poseerla. Esta misma idea esta presente en 'Ava's Possessions' gracias a la reflexión que hace tanto la protagonista como sus familiares, indicando (como no) si esta sigue fumando marihuana y haciendo hincapié en su desastroso modo de vida como motivo y justificación para la posible posesión). Por desgracia la frescura de la cinta de Fleder se pierde completamente en 'Ava's Possessions' y Galland acaba por desperdiciar de una manera mas que preocupante su genial punto de partida por culpa de la incapacidad de este para desarrollar correctamente su historia dando la sensación de que el director y guionista no tenía o no no sabía como alargar la anécdota y hacerla película, lo que deriva en una historia aburrida y sin fuerza.


En 1997, John Boorman que venia de dirigir 'Zardoz' y 'Deliverance' se puso detrás de las cámaras para dirigir 'El Exorcista II: El hereje' ('Exorcist II: The heretic') dejándonos una cinta que no estaba a la altura de su predecesora y donde este volvía a retomar la historia de Regan MacNeil y la forma en la que esta intentaba superar los traumáticos hechos que se produjeron durante y después de su posesión. Linda Blair, cuya carrera quedó marcada por este papel, protagonizó en 1990 una cinta titulada 'Reposeída' ('Repossessed') donde esta daba vida a una joven que tras una posesión volvía a ser poseída por un demonio (Aquí si que se puede usar la palabra con 'D'). La película que era una clara parodia de la cinta que le dio fama, era una muy floja aunque por momentos entretenida cinta que abusaba del chiste fácil (En muchos momentos sin gracia) que se intentaba beneficiar del éxito de películas como 'Aterriza como puedas' ('Airplane') o 'Agárralo como puedas' ('Naked gun'). Tanto es así que el sacerdote encargado del exorcismo no era otro que Leslie Nielsen. Estas dos cintas, por muy diversos motivos, están en la memoria del espectador al ver 'Ava's Possessions'.


La cinta de Boorman esta presente por la manera en la que la protagonista se enfrenta a los, digamos, efectos secundarios de la posesión. Resulta claro que Galland parece tener a 'El exorcista II: El hereje' ('Exorcist II: The heretic') en mente en varios momentos de su película (Las escenas de ese demonio acosando a la protagonista nos pueden hacer pensar en la película de Boorman, su Pazuzu y la estética de la tribu africana donde se dio el caso de posesión que enfrentó por primera vez al demonio y al Padre Merrin). La película de Bob Logan ('Reposeída') podría tener cierta conexión con la cinta de Galland por abordar desde el punto de vista cómico el tema de las posesiones y por su capacidad de reírse de cintas inscritas en una temática que suele dar bastante miedo al espectador (Cuantas veces hemos escuchado eso de: ¿Una película de posesiones? No, que esas me dan mucho miedo), aunque obviamente con un concepto del humor bastante diferente. Por desgracia Galland falla en las escenas 'serias' que muestran la manera en la que el demonio acecha a la protagonista, pero también en la supuesta parte 'cómica' de la historia que solo consigue que el espectador bostece, intente encontrar la gracia a un chiste que no la tiene y piense una y otra vez en lo largo que pueden resultar noventa minutos.


Ni si quiera Galland es capaz de sacarle juego a ese grupo de poseídos anónimos al que la protagonista se ve obligada a asistir si no quiere ir a la cárcel por culpa de todos los delitos que cometió estando poseída.  El mismo año en el que Fleder dirigió 'El diablo metió la mano', David Fincher rodó su mítica 'El Club de la lucha' ('Fight Club') basada en la novela de culto de Chuck Palahniuk, donde este mostraba y utilizaba diversos grupos de autoayuda con grandes dosis de mala leche y abundante humor negro casi tétrico (Algo que muchos consideraron hiriente y ofensivo). No esperábamos que Galland abordase estos grupos de la manera tan brutal con la que Palahniuk en su novela y Fincher en su película lo hicieron, pero si que este tuviera la capacidad de acercarse a ellos desde el humor, usando el sarcasmo y la ironía para darle la vuelta al concepto y sacar una sonrisa al espectador. Por desgracia, el tono aburrido y soporífero que tiene la cinta pasado su inicio hace de esta parte algo tremendamente decepcionante dejando claro al espectador que este no se va a encontrar ante la gran película que esperaba.


'Ava's possessions' falla a la hora de crear una historia mas allá de la anécdota inicial. Las aventuras de la protagonista intentando aclarar lo que pasó durante los 28 días que estuvo poseía (Cifra que vuelve a traernos a la mente la idea de los grupos de ayuda y alcohólicos anónimos. Mucha gente podrá pensar que la cinta de Galland no es mas que una manera de hablar el alcoholismo) no solo no tienen la fuerza necesaria si no que además se pierde en una serie de secundarios que o bien no aportan nada o bien acaban desapareciendo de la historia sin ninguna justificación. Sirva de ejemplo el personaje interpretado por Lou Taylor Pucci que da vida a ese joven con el que la protagonista parece que va a empezar una relación, y el interpretado por Annabelle Dexter-Jones que nos deja una escena que parece sacada directamente de 'Jóvenes y Brujas' ('The Craft').


No solo 'El diablo metió la mano' ('Idle hands'), 'El exorcista II: El hereje' ('Exorcist II: The heretic'), 'Reposeída' ('Repossessed') o 'Jóvenes y Brujas' ('The Craft') pueden estar presentes de alguna manera en la memoria colectiva de los espectadores al ver 'Ava's possessions'. La obsesión de la protagonista por dar con una prostituta y sus encontronazos con su chulo, nos pueden hacer pensar en Marcus y Pierre y su desesperado intento por dar con el paradero de Concha en 'Irreversible', la forma que tiene Galland de mostrar a la protagonista andando por la calle nos obliga a pensar en la manera en la que Samantha hacia lo mismo en 'Contracted', la toma que muestra la escena de sexo nos trae a la cabeza 'El cadáver de Anna Fritz' y las desventuras de Ava en la parte final de la cinta puede llevar a mas de uno a pensar en que no dejamos de estar ante una especie de 'Jo, ¡qué noche!' ('After hours'), ya que esta cinta se podría haber titulado 'Jo, ¡qué posesión!', e incluso como se dice en el trailer de la película estamos ante "Un 'Resacón en Las Vegas' ('The Hangover') con mas demonios" pero todo mezclado sin gracia ni chispa (Yo recordé antes de la cinta de Scorsese que de la de Todd Phillips) Incluso los títulos de crédito de la película nos puede llevara pensar en 'Puro vicio' ('Inherent Vice') de Paul Thomas Anderson.



Lo mas preocupante de 'Ava's Possessions' dentro del tono mediocre del conjunto, es su mas que precipitado final donde Galland intenta cerrar de alguna manera la historia que tiene entre manos, de una forma excesivamente forzada y artificial. Hay malas películas que poseen un gran final y consiguen que el espectador se quede con un muy buen recuerdo, hay buenas películas con malos finales que consiguen todo lo contrario, y hay cintas que no acaban encontrando su lugar en ningún momento y su parte final solo sirve para reforzar esta idea. 'Ava's possessions' forma parte, sin duda alguna, de este último grupo. Lo único que a la persona que escribe estas líneas le sirvió para no sucumbir al tedio general fue la banda sonora compuesta por Sean Lennon (Si, el hijo de John Lennon y Yoko Ono. El músico también ha compuesto las bandas sonoras de las anteriores películas de Galland: 'Rosencrantz and Guildestern are undead' y 'Alter egos') que a pesar de transmitir la sensación de que en algunas escenas la música esta metida con calzador y no casa con las imágenes como sería necesario y conveniente, me resultó bastante estimulante.


En resumen, 'Ava's possessions' es una muy decepcionante cinta que intenta mezclar el terror con el humor pero que se queda en tierra de nadie: Ni produce miedo en el espectador, ni consigue arrancar una sonrisa en el. Galland nos deja una muy aburrida película por culpa de la incapacidad de este de crear una historia alrededor de lo que parece que simplemente era una buena idea.


Lo mejor: La banda sonora de la película (Si, si.. me ha gustado)
Lo peor: Lo aburrida que resulta la película

lunes, 4 de abril de 2016

Cortometraje: Killers por el mundo


De la mano del realizador aragonés Ángel Martínez nos llega un cortometraje protagonizado por el cómico Jaime Ocaña que sigue la estela de cintas tan notables como 'Ocurrió cerca de su casa' ('C'est arrivé près de chez vous) de Benoit Poelvoorde, André Bonzel y Rémy Belvaux (La cinta también se inscribe dentro del género conocido como mockumentary) y programas tan conocidos como 'Españoles por el mundo' (Y todas sus variantes). Si muchos españoles han tenido que buscarse la vida en otros países por culpa de la crisis económica, Xabi, el protagonista de este cortometraje ha decidido situar su lugar de residencia en Tayikistán, gracias a la facilidad que este encuentra en dicho país para realizar su trabajo con total libertad. 'Killers por el mundo' mezcla el humor con la violencia y se beneficia del gran trabajo de su protagonista. Sorprendente y muy entretenido.



sábado, 2 de abril de 2016

Cortometraje: Time after time


Desde 'La soledad del perro guía' queremos compartir con vosotros uno de los cortometrajes que mas nos han gustado últimamente, Dirigido por Peris Romano ('Los miércoles no existen') y Pablo Silva González, 'Time after time' juega con la idea de una época pasada que muchos recuerdan con cariño y con la posibilidad de corregir los errores del pasado. El cortometraje que cuenta con algún guiño a 'Regreso al Futuro' (Como ese anuncio publicitario con banderas incluidas)...


...se apoya en el trabajo de sus dos protagonistas (Miguel Campos y Ana Rujas, a la que hemos podido ver en cintas tan interesantes como 'La sangre de Wendy' de Samuel Gutierrez o 'Gente en sitios' de Juan Cavestany) y en una historia fresca que se sigue con interés. Os dejamos el cortometraje para que lo disfrutéis tanto como lo hicimos nosotros.