domingo, 26 de febrero de 2017

Crítica: Sarmasik - Ivy

Título: Sarmasik - Ivy
Año: 2015
Género: Drama
Duración: 104  min. 
Director: Tolga KaraÇelik
Guión: Tolga KaraÇelik
Música: Ahmet Kenan Bilgic
Interpretes: Nadir Saribacak, Hakan Karsak, Kadir Cermik, Özgûr Emre Yildirim, Osman Alkas, Seyithan Özdemir, Omer Acar,
Nota: 6,5
Sinopsis: Cuando la compañía propietaria de un carguero se declarare en bancarrota, seis marineros se verán obligados a quedarse en él hasta que la situación se aclare. Sin pasaportes, sin posibilidad de ir a puerto y con unos suministros que irán menguando, el paso del tiempo sumado a la inactividad y la incertidumbre hará que entre los hombres vayan surgiendo las diferencias.



Crítica:
El año pasado Mauro Herce presentó la sobresaliente ‘Dead Slow Ahead’, un documental que viajaba al interior de la bestia, al interior de un carguero que ‘devoraba’ a sus tripulantes. Según palabras del propio director: “Hemos imaginado que rodábamos el último navío de la humanidad; uno donde su tripulación no se ha dado cuenta del fin del mundo y sigue ejecutando acciones mecánicas, subordinadas a las necesidades de ese monstruo de acero flotante que alimentan hasta la inconsciencia. Nos adentramos en el retrato de esta pesadilla tan contemporánea sin ningún ánimo de denuncia o panfleto sociológico”. 
Ese mismo año la naviera surcoreana Hanjin Shipping quebró dejando a sus ochenta y cinco barcos a la deriva ante la imposibilidad de atracar en muchos puertos debido entre otros motivos al miedo de que estos no pagaran las tasas portuarias. Según se llega a comentar en este caso alguno de los puertos cercanos donde estaban los barcos abandonados se negaron a suministras comida y agua a los trabajadores. En marzo del 2015, el Ocean Sparkle atracó en el puerto de Algeciras. Durante cuatro meses los marineros se vieron atrapados, sin cobrar, con escasez de comida y agua y con la imposibilidad de volver a sus casas. Son múltiples aunque desconocidos para muchos de nosotros, los casos de cargueros abandonados donde los trabajadores se encuentran ante situaciones desesperadas que los acaban llevando al límite. 
La película de KaraÇelik y la de Herce muestran a ese carguero como un monstruo de acero. “El naviero nos comió, nos digirió y nos cagó” dice uno de los protagonistas de ‘Sarmasik’. Ese fin del mundo del que habla Herce, esas acciones mecánicas subordinadas a la bestia son claramente extrapolables a la cinta de KaraÇelik. Las entrañas del monstruo que fueron mostradas con notable maestría por Herce (De la misma manera que J.P Sniadecki plasmaba el interior de los trenes, de esos engendros que rompen con la tradición y el paisaje chino en la también soberbia ‘El ministerio de hierro’ –‘The iron ministry’-) son usadas también por KaraÇelik para acercar al espectador al proceso de desesperación que van sufriendo poco a poco los protagonistas de su película. No solo alguno de los planos de ambas cintas resultan similares si no también y muy especialmente el uso que hacen ambos directores de la música y el sonido, lo que hace inevitable no pensar en una película al ver la otra.

‘Dead slow ahead’ es presentada por su director como un documental que toma elementos propios de la ciencia ficción algo que da a la película una entidad que la aleja de ser considerada como un documental al uso. El espectador que vea que en ciertas páginas web especializadas que se describe a ‘Sarmasik’ como una película que combina elementos propios del drama, del thriller o de la ciencia ficción debe acercarse a la cinta de KaraÇelik teniendo claro que esta es una película pausada, que se toma su tiempo no solo para presentar a sus personajes si no también para mostrar el tedio y el sopor que estos sufren ante la situación en la que se encuentran. ‘Sarmasik’ es una película netamente dramática que se acerca a una realidad desconocida para muchos y que solo la quiebra de grandes navieras como la Hanjin Shipping lleva a las páginas de los periódicos.
Tras la quiebra de la naviera propietaria del carguero, seis de sus tripulantes tendrán que quedarse abordo para que mientras se soluciona el contencioso con el dueño del barco este se siga manteniendo en condiciones. La incipiente escasez de comida, agua, el aislamiento al que se ven sometidos, la incertidumbre ante el futuro y el miedo a no cobrar lo que les deben les llevará a estos a una situación límite. A pesar de estar ante una película que parece tener un trasfondo crítico que nos permite llegar a pensar en directores como Ken Loach, KaraÇelik se aleja de esta premisa (Algo que sorprende porque el director parece querer jugar con esta intención no solo por el hecho de presentar a unos protagonistas que llevan varios meses sin cobrar –Idea reforzada gracias a varios diálogos mantenidos por varios de ellos y que se observa especialmente en la conversación que mantiene el personaje interpretado por Kadir Cermik con su familia en otro de esos momentos que nos remite directamente a la cinta de Herce-, si no también por Nadir –Hakan Karsak- cuya familia va a ser expulsada de su casa motivo por el cual pide libertad para poder ir a reunirse con ellos) para centrarse en como la situación límite afecta a las personas. KaraÇelik profundiza en los seis protagonistas de manera desigual, mientras en algunos casos este crea un pasado para alguno de ellos que justifica su presencia en el barco, mientras que en otros da pinceladas acerca de la familia de estos, en otros el espectador se queda con ganas de saber un poco mas acerca de los protagonistas, de saber como sus situaciones personales les lleva a posicionarse de la manera en la que lo hacen.
La manera elegida por el director y guionista para presentarnos a los seis protagonistas puede llevar al espectador a pensar que se va a encontrar ante otro tipo de película, ante una cinta que va a potenciar el componente fantástico debido a la manera en la que estos se quedan mirando a esa extraña presencia que parece que los está observando, idea que se refuerza con un extraño plano que es posible que a muchos espectadores o bien les pase desapercibido o bien les deje una rara sensación en el cuerpo. De igual manera que el componente social de la historia queda relegado a un segundo plano, el director hace lo mismo con ese aparente componente fantástico de la historia para centrarse en el lento paso del tiempo y como este afecta a las personas. KaraÇelik no entra en detalle a mostrar los días que los marineros llevan encerrados hasta bien entrada la película, momento hasta el que el director utiliza otros elementos como la evolución de la herida en el ojo de uno de los protagonistas para que el espectador sea consciente del tiempo.
En el siguiente párrafo se va a hablar explícitamente del final de la película. Si no deseas leerlo te recomendamos que saltes al siguiente. El título de la cinta de KaraÇelik, ‘Sarmasik’ hace referencia a la hedera conocida comúnmente como hiedra, planta trepadora que es mostrada en el plano que cierra la presentación de los protagonistas y que pone sobre aviso a muchos de los espectadores. En 1995, Emir Kusturica dirigió la excelente ‘Underground’, película que narraba el conflicto de la antigua Yugoslavia desde el fin de la segunda guerra mundial hasta el estallido de la guerra fraticida a principios de los noventa. El surrealismo con el que Kusturica dota a muchas de sus películas nos dejó en ‘Underground’ un soberbio epilogo donde los protagonistas se vuelven a reunir alrededor de una mesa donde están celebrando una fiesta mientras la tierra donde se encuentran se separa del resto y uno de los protagonistas recita uno de los monólogos mas emocionantes vistos en mucho tiempo. Es claro que en la cinta de Kusturica ese reencuentro, esta reunión, esta fiesta donde se perdona pero no se olvida sucede cuando sus protagonistas han fallecido. Debido a la manera en la que KaraÇelik muestra la evolución de la historia resulta imposible no pensar en el final de ‘Underground’ al ver ‘Sarmasik’. La extraña desaparición de Kart (Seyithan Özdemir), la forma en la que Nadir (Hakan Karsak) se corta las venas o el brutal ataque a Ismail (Kadir Cermik) sumado al plano de la hedera en lo que aparentemente parece ser un cementerio lleva a pensar que al final el carguero, el monstruo ha devorado el alma de sus tripulantes convirtiéndolos en parte de él, en parte del fantasma varado sin presente ni futuro. La hedera asociada a la inmortalidad, a la vida, la muerte y el renacimiento sustituye a la sangre de los protagonistas dejándonos los planos más hermosos de toda la película y a la vez los más desconcertantes.
'Sarmasik' dedicada a Herman Meville ('Moby Dick'), a Joseph Conrad ('El corazón de las tinieblas' -'Heart of Darkness') y a Samuel Taylor Coleridge ('La canción del viejo marinero', 'La balada del viejo marinero') es una cinta difícil, una de esas películas de las que si te atrapan te enganchan hasta el final pero cuyo desarrollo puede hacer que mas de un espectador desconecte de la propuesta de KaraÇelik. El director turco parece querer sustituir a las ranas que Can Evrenol usaba en su decepcionante 'Baskin' por los caracoles que van tomando presencia poco a poco en 'Sarmasik' y que sirven igual que ocurre con la hiedra para desubicar al espectador (Me fue imposible no pensar en la cinta de Evrenol al ver la de KaraÇelik no solo por el uso de los animales si no también por que la manera en la que este presenta en un bar a Beybaba, el capitán del barco, que me remitió directamente a 'Baskin' a pesar de que ambas cintas están alejadas tanto en intenciones como en resultados). No me atrevo a recomendar una película como 'Sarmasik' por ser una cinta árida que no pone las cosas fáciles al espectador aunque espero que algún día se pueda disfrutar de una sesión doble con la cinta de KaraÇelik y la de Mauro Herce, dos propuestas arriesgadas pero como mínimo estimulantes e interesantes.

Trailer



Soundtrack 'Sarmasik -Ivy'


Lo mejor: La innegable belleza de la hiedra.
Lo peor: Su ritmo lento y que en muchos sitios se venda esta película como una cinta con elementos propios del thriller y la ciencia ficción hará que muchos espectadores se sientan defraudados.

domingo, 19 de febrero de 2017

Crítica: La gran muralla - The great Wall

Título: La gran muralla - The great wall
Año: 2016
Género: Aventura - Fantasía
Duración: 103 min. 
Director: Zhang Yimou
Guión: Carlo Bernard, Doug Miro y Tony Gilroy según una historia de Max Brooks, Edward Zwick y Marshall Herskovitz
Música: Ramin Djawadi
Interpretes: Matt Damon, Pedro Pascal, Andy Lau, Tian Jin, Willem Dafoe, Hanyu Zhang, Lu Han, Kenny Lin, Eddie Peng, Xuan Huang, Ryan Zheng, Karry Wang, Cheney Cheng
Nota: 5
Sinopsis: Huyendo de sus perseguidores, un par de mercenarios europeos llegaran a la gran muralla china donde descubriran que esta fue construida para defenderse de una terrible amenaza



Crítica:
A pesar de que el guión de la nueva película de Zhang Yimou está escrito por Carlo Bernad, Doug Miro y Tony Gilroy (Nombre que refuerza la idea de que esta cinta está hecha por y para la medida de su estrella principal: Matt Damon. Recordemos que Gilroy director de la notable 'Michael Clayton' ha sido el guionista de las tres primeras películas centradas en la figura de Jason Bourne protagonizadas por el actor, así como del frustrado intento por relanzar la saga con un nuevo protagonista con 'El legado de Bourne’ –‘The Bourne legacy’-), hay que fijarse en dos de las tres personas que están detrás de la historia que se ha tomado como base para el guión de esta película ya que 'La gran muralla' (‘The great wall’) parece tener mucho de algunas de las cintas dirigidas o libros escritos anteriormente por estos. Uno de ellos es Edward Zwick, el otro Max Brooks.
Edward Zwick dirigió en el año 2003 la película 'El último Samurai' (‘The last Samurai’) en la que se narraba la historia de Nathan Algren (Tom Cruise) al que el peso de la culpa por decisiones pasadas junto con otros motivos le llevará a unirse al ejercito japonés para ayudarlos en su lucha. La cinta de Zwick comparte, como no podía ser de otra manera, con 'La gran muralla' (‘The great wall’) varias ideas. La primera de ellas es la de encontrarnos ante una película fabricada para el lucimiento de su estrella principal, en el caso de la película de Zwick, Tom Cruise y en el de la de Zhang Yimou la de Matt Damon. La segunda de ellas es la de situar su historia en un país asiático (Japón o China según sea el caso) y la tercera es la de presentar una historia que en líneas generales resulta demasiado parecida: En ambas, los protagonistas que cuentan con un pasado un tanto turbio se verán rodeados por los que consideran sus enemigos y en un acto de valor se ganarán el respeto de estos. El curso de los hechos les llevará a luchar junto a ellos convirtiéndose en héroes gracias arriesgar su vida por unos principios que no son los suyos.
Max Brooks es conocido por haber escrito 'Zombie: Guía de supervivencia' (‘The zombie survival guide’) y 'Guerra mundial Z' (‘World War Z’) que sufrió una mas que decepcionante adaptación a la pantalla grande de la mano de Marc Foster y fue protagonizada por Brad Pitt siendo como en el caso de 'El último Samurai' (‘The last Samurai’) o 'La gran muralla' (‘The great wall’) otra de esas películas hechas por y para el lucimiento de su estrella principal. Brooks escribió también una pequeña novela titulada 'La marcha zombie' (‘Closure, Limited; And other zombie tales’) que parece un recopilatorio de cuatro relatos desechados de la novela que le lanzó a la fama. Una de las historias que forman parte del mismo se titula: 'La gran muralla: Una historia de la guerra Zombi' donde siguiendo la forma en la que este escribió 'Guerra Mundial Z', Liu Huafeng narra la manera en la que se vio involucrada en la reconstrucción de ciertas partes de la gran muralla para frenar el avance de los muertos vivientes. 'Las bengalas verdes indicaban que se estaba produciendo un asalto; la roja, que el enemigo estaba atacando en tropel. Las rojas no habían sido muy habituales hasta entonces (...) Salí a toda velocidad de la cueva y seguí corriendo hasta llegar a mi sección, justo a tiempo de ver cómo esas putrefactas cabezas y manos asomaban por las murallas sin acabar'. Estas frases que forman parte de la historia de Liu Huafeng pueden ser usadas para narrar las aventuras de William en su defensa de la gran muralla y su enfrentamiento con esas criaturas sobrenaturales que les atacan. Como muchos espectadores habrán observado, la manera en la que las bestias atacan la muralla y la de los zombies resulta prácticamente calcada, si bien en la película de Zhang Yimou se puede llegar a pensar que es algo que puede tener mas o menos sentido, en la de Foster, esas hordas de muertos vivientes trepadores supuso un duro golpe para aquellos seguidores de los zombies clásicos. Tras saber que detrás de la historia en la que se basa el guión de la película o del propio guión están Tony Gilroy, Edward Zwick y Max Brooks no resulta para nada sorprendente los caminos por los que se mueve la cinta de Zhang Yimou donde la labor de este parece haber quedado relegada a la preciosista puesta en escena. La poesía que desprendían ‘las cintas de acción’ del director chino como pueden ser ‘Hero’ (‘Ying xiong’) o 'La casa de las dagas voladoras' ('Shi mian mai fu') brilla por su ausencia, algo que resulta del todo decepcionante.
Dos mercenarios europeos (Matt Damon y Pedro Pascal, si, ese mba que en la muy entretenida 'Bloodsucking bastards' de Brian James O'Connell y que sabía perfectamente cual era la mejor manera de mejorar la productividad de sus subordinados también ha participado en series como ‘Narcos’ y ‘Juego de Tronos’ –‘Game of Thrones’- donde daba vida a Oberyn Martell) huyendo de sus perseguidores se toparan con la gran muralla china. Capturados, vivirán el terrible ataque por parte de una extrañas criaturas conocidas como Taotie a las que uno de ellos dio muerte varios días antes (Según podemos leer en chinaknwoledge.de: 'El taotie es una bestia demoníaca china que se utilizó para el diseño de vasijas de bronce de los periodos Shang y Zou, se dice que el taotie era originariamente el descendiente de una persona sin talento llamada Jinyun, codicioso en todos los aspectos fue denominado 'glotón' termino con el que se refiere a los taotie. En el libro Lüshi chunqiu se hace referencia a estas criaturas que interesadas por devorar a los humanos eran incapaces de tragárselos con lo que solo conseguían herirse a si mismas'). Su heroica actuación durante el asedio les llevará a ser liberados y respetados por la orden sin nombre. Los mercenarios se verán envueltos en una lucha que les supera y donde su amistad se verá en serio peligro ya que los intereses de uno y otro no parecen converger.
Los en total seis nombres que ha participado de una u otra manera en la concepción de la historia o del guión de esta película no han conseguido que esta funcione y que no se quede simplemente en una mera sucesión de situaciones típicas y tópicas de este tipo de películas. Por un lado parece que no dejamos de estar ante una nueva versión del ataque al abismo de Helm que rodó Peter Jackson para su trilogía de 'El señor de los anillos' ('Lord of the rings') donde lo estilizado de los trajes de los elfos es sustituido por el preciosismo de los escudos que visten los miembros de la hermandad sin nombre. Por otro lado el tema principal de la historia, el enfrentamiento con los taotie, acaba derivando en una historia de monstruos al uso y cintas como 'Aliens: El Regreso' ('Aliens') de James Cameron o incluso 'Slugs, muerte viscosa' ('Slugs') de Juan Piquer Simón están presentes en varios momentos de la película. 'Keep cool' ('You hua hao hao shuo') supuso un radical cambio en la manera en la que el director chino rodaba sus películas (De la tranquilidad al puro nervio) algo que llamó y mucho la atención, a pesar de que este ya apunto maneras con el corto que formó parte de la película 'Lumière y compañía'. Algo parecido ocurrió con 'Hero' rodada dos años después del éxito de 'Tigre y Dragón' ('Wo hu cang long') de Ang Lee y lo mismo se podría decir ahora de esta 'La gran muralla' ya que aunque es una cinta de acción se aleja de las anteriores películas de ese género que rodó el director. Personalmente nunca pensé que iba a ver al director de 'La linterna roja' ('Da hong deng long gao gao gua'), 'Ni uno menos' ('Yi ge dou bu neng shao') o la soberbia 'Sorgo Rojo' ('Hong gao liang') rodar una cinta con escenas más propias del cine de Cameron.
El resto de historias secundarias que conforman 'La gran muralla' ('The greal wall') tampoco acaban por funcionar. El anhelo de Ballard (Willem Dafoe) y Tovar (Pedro Pascal) de escapar con la pólvora negra se contagia de la decepción general en la se va transformando la película y si Zhang Yimou acaba convirtiendo su película en una cinta de monstruos al uso, las aventuras de Ballard y Tovar parecen un descarte de 'Django Desencadenado' ('Django Unchained') que de la película que ahora estamos tratando. La relación entre Tovar y William (Matt Damon) que debería servir junto con el acercamiento de este último a Lin Mae (Tian Jing) para dar un trasfondo humano a la historia solo sirve para distraer al espectador llegando incluso al punto de que lo que el director nos está contando no solo no son aporta absolutamente nada a la historia principal si no que además distrae.
Da igual que sea cada 23 primaveras como ocurre en 'Jeepers Creepers' o cada sesenta años cuando las bestias despiertan y comienzan su caza, si el guión de 'La gran muralla' ('The great wall') no posee garra (Parece que esta ha sido cercenada casi desde el primer fotograma), no posee chispa y todo parece prefabricado para justificar el desarrollo de la película es muy difícil por no decir imposible que un director como Zhang Yimou consiga trasmitir algo al espectador. 'La gran muralla' ('The great wall') es un gran espectáculo visual que hay que ver en pantalla grande pero donde las aventuras de William y la lucha contra los taotie acaban por saturar al espectador llevándolo casi al tedio, algo totalmente decepcionante al ver una película como esta. Si se ha dicho que M. Night Shyamalan se ha reconciliado con su cine con 'Múltiple' ('Split'), esperamos que Zhang Yimou se aleje de propuestas como 'La gran muralla' ('The great wall') y vuelva al cine que nos gusta, vuelva a 'Sorgo rojo' ('Hong gao liang'), a 'La linterna roja' ('Da hong deng long gao gao gua') e incluso a 'Amor bajo el espino blanco' ('Shan zha shu zhi lian'). 'Regreso a casa' ('Gui lai') pese a ser una muy interesante cinta dramática nos dejaba la sensación de que el director chino había rodado la película con el piloto automático puesto algo que también se puede decir de 'La gran muralla' ('The great wall'). Como espectador, de Zhang Yimou espero mas, mucho mas... Una decepción.


Lo mejor: La capacidad de Zhang Yimou para jugar con la estética.
Lo peor: Todo resulta demasiado prefabricado para ser un producto para el lucimiento de su estrella principal. A pesar de estar ante una película de una correcta duración, esta se nos acaba haciendo larga. El momento toreo, de vergüenza ajena.

domingo, 12 de febrero de 2017

Xiu Xiu - Twin Peaks - Bajo los cerezos en flor

Parecía inevitable que la música compuesta por Angelo Badalamentti para 'Twin Peaks' no se cruzara en el camino de Xiu Xiu banda formada por Jamie Stewart en el año 2002 (Actualmente cuenta con en sus filas con el propio Stewart, Shanya Dunkelman y Angela Seo) y que toma su nombre de la película 'Xiu Xiu; The sent girl down' dirigida y producida por Joan Chen que también se encarga del guión de la misma que adapta una novela de Geling Yan. A pesar de la dilatada carrera cinematográfica de la actriz esta es recordada por muchos por su trabajo en la serie de David Lynch donde daba vida a Jocelyn Packard. El tono abiertamente experimental de la banda no solo complementa perfectamente a la música de Badalamentti si no que además consigue algo que parecía imposible: dotar a las canciones de un fondo todavía mas oscuro y perturbador, algo que se puede apreciar especialmente en 'Laura Palmer's Theme' y 'Falling'. A continuación os dejamos el link para que podáis escuchar y disfrutar de la excelente versión de la música de 'Twin Peaks' compuesta por Xiu Xiu.





El pasado día 10 de febrero, el ciclo Retina nos dio la oportunidad de disfrutar en directo de la actuación de la banda mientras se proyectaba la cinta 'Bajo los cerezos en flor' ('Sakura rio mori no mankai no shita') de Masahiro Shinoda a la que ponían banda sonora. Acostumbrados por lo general a un cine mas comercial, la cinta de Shinoda que adapta la novela 'Ango Sakaguchi' de Taeko Tomioka es una obra que a cierto tipo de espectador occidental puede hacerle establecer algún tipo de distancia por culpa de su ritmo, su concepción de la poesía y el uso de las metáforas. 'Bajo los cerezos en flor' es una obra de gran belleza y truculencia, algo que en mi caso hizo que me fuera imposible no pensar en cintas como 'The Stroller in the Attic' también conocida como 'Watcher in the Attic' ('Edogawa Ranpo ryôki-kan: Yaneura no sanposha') de Noburu Tanaka por la enfermiza relación 'amorosa' que se acaba estableciendo entre los dos protagonistas principales. A pesar de que la cinta de Tanaka resulta claramente inferior a la de Shinoda, el final de la cinta posee una fuerza absolutamente brutal dejando una de las mejores escenas para cerrar una película.


Reconozco que como espectador me costó entrar en la propuesta de Xiu Xiu, puede que alguna de las piezas compuestas por la banda hacen que la distancia entre la película, la música y el espectador se acreciente pero conforme avanza el metraje y la música, esta consiguió atraparme, gracias a momentos absolutamente sublimes, dejándome la sensación de haber asistido a un propuesta realmente seductora. Solo se puede poner un par de peros, uno de ellos es achacable a la puesta en escena de la banda y se centra en la manera en la que acaba la proyección de la película. La cinta producida por la Toho Company y por la Geiensha Company no posee grandes títulos finales por lo que una vez acabada la película se mostró el proyector VLC mientras el grupo seguía tocando, algo que rompe completamente la atmósfera creada. La segunda, no achacable ni a la banda, ni a la organización es una reflexión que todos tenemos que hacernos a la hora de ver un concierto. ¿Realmente es necesario grabar tanto con el móvil? ¿No es mejor disfrutar de la experiencia en directo? Las sensaciones a través de la pantalla de un móvil son artificiales. Dejadnos, por favor, disfrutar del directo...

Con todo no debemos perder de vista lo notable que resulta la propuesta de Xiu Xiu, no apta para todo tipo de públicos pero que posee una fuerza increíble. Muy recomendable.



sábado, 11 de febrero de 2017

Crítica: xXx: Reactivated - xXx: The return of Xander Cage

Título: xXx: Reactivated - xXx: The return of Xander Cage
Año: 2017
Género: Acción - Thriller
Duración: 107 min. 
Director: D.J, Caruso
Guión: F. Scott Frazier
Música: Brian Tayler y Robert Lydecker
Interpretes: Vin Diesel, Donnie Yen, Deepika Padukone, Kris Wu, Ruby Rose, Tony Jaa, Samuel L. Jackson, Toni Collette, Nina Dobrev, Rory McCann, Hermoine Corfield, Tony Gonzalez
Nota: 6
Sinopsis: Tras la muerte de Augustus Gibbons, Xander Cage será reclutado de nuevo para dar con un grupo de expertos terroristas que han robado un artefacto conocido como 'La caja de Pandora' capaz de controlar todas las comunicaciones mundiales. Y de usar satélites como misiles... ahí queda eso...



Crítica:
Siempre he defendido que la saga iniciada en el año 2001 con 'The fast and the furious: A todo gas' ('The fast and the furious') dirigida por Rob Cohen es digna de estudio. Dejando de lado la mayor o menor calidad de las películas que forman parte de ella, pocas veces una cuarta parte ha conseguido no solo levantar el vuelo (Algo digno de mención ya que esta estaba dirigida por Justin Lin, la misma persona que llevó a la saga a sus cotas mas bajas de calidad con 'A todo gas: Tokio Race' -'The fast and the furious: Tokio drift'-) si no que entrega a entrega (A partir de la cuarta película por supuesto) ha conseguido superarse en lo que a la concepción del espectáculo y el exceso se refiere, haciendo de cada nueva película un divertido desprecio a las leyes de la lógica y de la física. James Wan, director de 'Fast & Furious 7' ('Furious Seven') consiguió no solo reunir un reparto lleno de caras conocidas si no además y muy especialmente rodar una de las cintas mas entretenidas que se han visto en mucho tiempo. Sería imposible pensar en 'John Wick' de Chad Stahelski sin 'The Raid' de Gareth Evans, en 'Casino Royale' de Martin Campbell sin fijarse en la manera en la que Paul Greengrass rodó 'El mito de Bourne' ('The Bourne supremacy') y por mucho que duela a los mas puristas, sería imposible pensar en una película como 'xXx: Reactivated' ('xXx: The Return of Xander Cage') sin 'Fast & Furious 7' ('Furious 7').
Un año después del sorprendente éxito de ''The fast and the furious: A todo gas' ('The Fast and the furious') el propio Rob Cohen volvió a ponerse detrás de las cámaras para rodar una entretenida cinta de acción titulada 'xXx' donde el director volvía a contar con Vin Diesel como protagonista que esta vez daba vida a un experto en deportes extremos reclutado para formar parte de un grupo especial (Y secreto por supuesto) del gobierno y así llevar a cabo como no podía ser menos una peligrosa misión. Un Samuel L. Jackson pre-Nick Furia y la sorprendente presencia de Asia Argento eran reclamos mas que suficientes para que el espectador pasara por taquilla. Por desgracia y aun considerando a esta película como una cinta muy entretenida esta se quedó lejos de lo conseguido por su hermana mayor, y si Diesel no participó en '2 Fast 2 Furious - A todo gas 2' ('2 Fast 2 Furious') de John Singleton y su presencia en 'A todo gas: Tokio Race' (The fast and the furious: Tokio drift') no pasó de ser un simple cameo que servia para justificar que la cinta de Lin formaba parte de la saga de películas iniciadas por Cohen (La presencia de Han -Sung Kang- debió de ser insuficiente para los productores) hizo lo propio con 'xXx 2: Estado de Emergencia' ('xXx: State of the Union') de Lee Tamahori (El director neozelandés que tras su sorprendente 'Guerreros de Antaño' -One were warriors'- saltó al mercado americano, no se prodiga mucho detrás de las cámaras desde el escándalo sexual en el que se vio envuelto en el año 2006). Si en la cinta de Singleton, Diesel cedió todo el protagonismo a Paul Walker y Tyrese Gibson, en el de la de la película de Tamahori fue Ice Cube quién ocupó el lugar de este.
Pero algo falló y 'xXx 2: Estado de Emergencia' ('xXx: State of the Union') se convirtió en el 'Tokio Race' de la saga y las aventuras de Xander Cage, Darius Stone y Augustus Gibbons quedaron relegadas al mas oscuro de los ostracismos. 12 años después de la cinta de Tamahori y tras el éxito de la saga de 'The Fast and the furious: A todo gas' ('The fast and the furious') volvemos a encontrarnos en la pantalla grande con ese reclutador de especialistas en deportes extremos que ha de hacer frente a una nueva amenaza que como no puede ser de otra manera hace peligrar la paz mundial. Perdón, ¿he escrito 'nueva amenaza'? Vin Diesel, Tony Jaa, Brian Tayler, sagas iniciadas por Rob Cohen, etc.., etc... ¿Por qué no entonces coger 'El ojo de Dios' de 'Fast & Furious 7' ('Furious Seven') cambiarle el nombre por 'La caja de Pandora' y hacerlo pasar por algo nuevo? ¿Acaso no están haciendo ya lo mismo con 'xXx: Reactivated' ('xXx: The Return of Xander Cage') sin el mínimo reparo? ¿Podemos considerar a la película de D.J. Caruso como una especie de remake encubierto de la película de James Wan envuelta en un bonito y seductor papel de regalo destinado a cierto tipo de público, como un spin-off de las aventuras de Toretto y compañía o directamente como una burda manera de explotar el éxito de estas para reactivar (Por una vez el título en español -ejem- resulta mas acertado que el original) una saga de la que ya casi nadie se acordaba?
Por si los nombres comunes a ambas películas y sagas no fueran suficiente, por si acaso el hecho de cambiar el nombre de ‘El ojo de Dios’ a ‘La caja de Pandora’ no resultara demasiado obvio, F. Scott Frazier vuelve de alguna manera a usar el concepto de familia tan presente en la saga de ‘The fast and the furious: A todo gas’ (‘The fast and the furious’ – Recordemos que la frase que publicita a la octava película de la saga no es otra que ‘La familia no existe’) en 'xXx: Reactivated' ('xXx: The Return of Xander Cage') para justificar las relaciones que se crean entre los protagonistas. Los lazos que existen entre ellos poco tienen que envidiar a los que se construyeron entre Toretto, Brian O’Conner, Leticia Ortiz y el resto de los integrantes del grupo, tanto es así que el momento en el que vemos a todos juntos hace imposible que no pensemos en alguna de las escenas de 'Fast & Furious 7' ('Furious Seven').
Pero aunque ‘xXx: Reactivated’ (‘xXx: The return of Xander Cage’) ha surgido a la sombra de 'Fast & Furious 7' ('Furious Seven') y de que esta vuelve a mostrar un absoluto desprecio por todo tipo de leyes físicas y de la lógica mas elemental resultando una cinta bastante entretenida, la película de D.J Caruso se queda muy lejos de lo que consiguió James Wan en su cinta por culpa de un guión que no acaba por funcionar en ningún momento (Obviamente no hay que pedir a esta película la profundidad de una obra de Shakespeare ni nada parecido pero hay algunas ideas que no están bien desarrolladas lo que implica en que todo resulte demasiado forzado. Frazier sabe perfectamente donde empieza la historia que quiere contarnos y tiene muy claro a donde quiere llegar, pero el camino que hay entre medio de esos dos puntos no le interesa demasiado salvo que la historia sea una simple justificación para convertirse en una transición entre las diversas escenas de acción. Desde ese punto de vista y sin ser excesivamente exigentes, el guión escrito por este juega con las intrigas, el compañerismo y las traiciones de una manera que resulta del todo inverosímil. Si, es cierto, exactamente lo mismo se podría decir de la cinta de Wan pero en esta el sentido del espectáculo de la película acababa por eclipsar los fallos de la historia consiguiendo que el espectador no se planteara las incongruencias de la misma, algo que no que ocurre con 'xXx: Reactivated' - 'xXx: The return of Xander Cage'-)...
....y por que desde el punto de vista de la persona que escribe estas líneas, la elección de D.J. Caruso no es la mejor para dirigir un sin sentido como este. Caruso que suele rodar solventes e interesantes thrillers, suyos son ‘La conspiración del pánico’ (‘Eagle Eye’) o ‘Disturbia’, también nos ha dejado infumables cintas como ‘The dissapoinments room’, no consigue transmitirnos la locura y el sentido del exceso como lo hacía Wan. Es cierto que hay escenas de acción y peleas espectaculares que gustaran y mucho a los amantes del género pero estas parece que no acaban por arrancar del todo, dejando al espectador la sensación de que ese gran momento que todos esperamos no acaba por llegar (Sirva de ejemplo la escena del avión que parece que vuelve a estar inspirado en una de las películas de la saga iniciada por Cohen en este caso ‘Fast & Furious 6’ –‘Furious 6’–. A Justin Lin, las películas que rodó con Toretto de protagonista parece que van a marcar su cine ahí está su ‘Star Trek: Mas allá’ –‘Star Trek: Beyond’’–  el uso que este hace de una moto y la presencia de Joe Taslim, rodó el clímax final de su película en un avión despegando, Caruso parece hacer lo propio en otro avión. Pero mientras el primero nos dejó un momento de esos que por diversos motivos se quedan grabados en la memoria de los espectadores aficionados a este tipo de películas, el segundo parece no saber como dar un final redondo y espectacular a ese momento dejando en el espectador un cierto sabor agridulce)
Tampoco el intento de Caruso y Frazier por hacer una película que no se tome demasiado en seria a si misma acaba por funcionar. A pesar de su prometedor arranque (En este sentido, claro) con Augustus Gibbons y Neymar donde el director y guionista explotan muy acertadamente la idea de contar con el mismo actor que interpreta a Nick Furia y por mucho que Caruso intente mostrarse festivo e irreverente, todo parece demasiado forzado para llegar a un cierto tipo de público. ‘xXx: Reactivated’ parece demasiado planificada a todos los niveles (Acción, banda sonora, etc, etc…) como para tener un mínimo de personalidad propia.
Hay que hacer un par de consideraciones acerca del reparto. La primera es volver a recalcar la idea de que esta película es una cinta prefabricada para llegar a cierto tipo de público, especialmente al del mercado asiático y para ello la cinta de D.J.Caruso cuenta con un reparto plagado de actores de aquellos países: Un actor chino (Donnie Yen) al que recientemente pudimos ver en 'Rouge One: Una historia de Star Wars' ('Rouge One) conocido por su trabajo en la saga 'Ip man' de Wilson Yip y que es un autentico placer ver en acción, otro actor chino (Kris Wan) en pleno salto al mercado americano (Wan ha trabajado recientemente con Luc Besson en 'Valerian y la ciudad de los mil planetas' -'Valerian and the city of a thousand planets'-) y que interpreta al personaje mas ridículo de toda la película, una actriz nacida en Copehnague pero de origen indio y que ha desarrollado su carrera en Bollywood (Deepika Padukone), un actor tailandés (Tony Jaa) que nos dejó hace ya unos años la increíblemente entretenida 'Ong Bak' y que hace dos protagonizó la notable 'El despertar de los dragones (SPL2') ('SPL 2: A time for consequencies') y trabajó en 'Fast & Furious 7' ('Furious 7'). Australia, Bulgaria, Inglaterra, Estados Unidos... son múltiples las nacionalidades o lugares de origen de los actores que forman parte del reparto de esta película. La segunda hace referencia al poco provecho que se saca de algunos secundarios. Ruby Rose, actriz que ha tenido dos de sus películas en cartel en España al mismo tiempo, una esta y la otra 'Resident Evil: Capítulo Final' ('Resident Evil: The final chapter') da vida a uno de esos personajes que apuntan (y nunca mejor) dicho bastante alto pero queda eclipsado por el protagonista principal o Rory McCann conocido por muchos por ser Sandor Clenage en 'Juego de Tronos' ('Game of Thrones') cuyo protector dental tiene mas interés que él. Tony Collete nuestra querida Muriel parece no encontrar su sitio en ningún momento y lo que en principio podría ser considerada como una exótica presencia acaba por lastrar toda y cada una de las escenas donde aparece la actriz. Una lastima.
El título original de esta película deja claras las intenciones de esta, 'xXx: Reactivated' ('xXx: The Return of Xander Cage') es una película hecha por y para la medida de su actor principal, Vin Diesel, de la misma manera que la saga de 'Mission: Impossible' se ha ido convirtiendo en un producto rodado para el lucimiento casi exclusivo de Tom Cruise. Solo Donnie Yen consigue hacer sombra a Diesel y por momentos hasta casi devorarlo. Aunque la película de D.J. Caruso se ve bien y se disfruta mucho, el espectador se queda con la sensación de que la película no acaba de arrancar y que ese gran momento que está esperando no acaba por llegar.  'xXx: Reactivated' ('xXx: The Return of Xander Cage') es una película que disfrutaran los amantes del cine de acción, el resto mejor abstenerse.



Lo mejor: Donnie Yen y la primera escena donde lo vemos a él y a Tony Jaa en acción
Lo peor: Todo resulta demasiado preparado y prefabricado lo que deriva en que a esta película le falte chispa. Una desubicada Toni Collette