domingo, 11 de junio de 2017

Crítica: Pieles

Título: Pieles
Año: 2017
Género: Drama - Comedia negra
Duración: 77 min. 
Director: Eduardo Casanova
Guión: Eduardo Casanova
Música: Ángel Ramos
Interpretes: Ana Polvorosa, Carmen Machi, Secun de la Rosa, Itziar Castro, Macarena Gómez, Candela Peña, Ana María Ayala, Eloi Costa, Jon Kortajarena, Javier Bódalo
Nota: 6,5
Sinopsis: Un grupo de personas que tienen diversas deformidades solo quieren ser aceptados y encontrar a una persona que los quiera tal y como son.



Crítica:
El rechazo, la soledad, aquello que nos hace diferentes y nos aleja de los demás o que hace que los demás se alejen de nosotros, la necesidad de aceptarse, ser aceptado y encontrar un lugar en el mundo narrado en tonos pastel y morados hacen de 'Pieles' una muy interesante aunque excesiva película cuyas diferentes historias se siguen con desigual interés lo que deriva en que el resultado final de la misma no acabe siendo todo lo redondo que como espectadores nos gustaría. Con todos sus aciertos y sus fallos, 'Pieles' dirigida por Eduardo Casanova es un mas que sorprendente debut en pantalla grande de un director que creemos que puliendo algunos detalles tiene y mucho que decir dentro del panorama del cine español. Pero hablemos un poco mas en profundidad de esta película...
Hace un par de años, Casanova dirigió un notable cortometraje titulado 'Eat my shit' protagonizado por Ana Polvorosa. A pesar de los comentarios que surgieron en las redes sociales acerca de la falta de originalidad del mismo (Parece ser que hay un episodio titulado 'Red Hot Catholic Love' de la serie 'South Park' en el que ciertos personajes comparten el mismo problema físico que la protagonista del cortometraje de Casanova. Esto mismo se podría decir de alguna escena y alguno de los personajes de 'Pieles'. El recurso de mostrar a personajes sin ojos es algo habitual tanto en cine como en televisión. Muchos de nosotros tenemos el reciente recuerdo de la tercera temporada de 'Twin Peaks'
pero en el caso de la película de Casanova resulta imposible no pensar en la soberbia cinta de Esteban Sapir 'La Antena' donde en una ciudad sin voz solo hay dos personas que pueden hablar: Una cantante sin rostro y un niño sin ojos. Sapir que maneja con notable maestría la puesta en escena y la estética muestra a una niña que por error se hace con una carta que iba dirigida a su vecino. En ella el Señor Televisión escribe: 'Querida Voz, Finalmente te he conseguido los ojos para tu hijo'. La idea de prestar a ese niño que no tiene ojos unos de mentira para que vuelva a ver, está también presente en 'Pieles' pero cambiando esos 'ojos' de cartón por unos diamantes aunque en el caso de la cinta de Sapir quién se pone esos ojos es la niña que se ha encontrado la carta. Tampoco debemos de dejar pasar por alto que tanto el Señor Televisión como Simón son dos personas con oscuro intereses y ese 'Ahora te toca tu parte' puede ir dirigido tanto a la 'Voz' como a Laura)
.. este narraba una historia profundamente triste y desoladora apoyada de manera soberbia con la canción 'Diarrea Mental' de Albert Plá. De 'Eat my shit' se podría decir lo mismo que del cortometraje 'X is for XXL' que Xavier Gens dirigió para antología 'The abc's of the death': La forma elegida por los directores aleja a los espectadores (O al menos a una parte de ellos) del verdadero significado de la historia (Este mismo comentario puede hacerse extensible a 'Pieles'). Si el francés se acercó al trauma de una persona obesa por culpa de los cánones de belleza establecidos por una sociedad intransigente junto con el odio y el rechazo de todos aquellos con los que se cruza en su camino a casa lo que la llevará a tomar una drástica decisión, Casanova muestra a una persona que en el lugar donde tendría que tener la boca tiene el ano lo que provoca las risas de la camarera que le atiende en el restaurante al que va a comer y que hará que esta le deje una bonita propina. (Esta escena forma parte del largometraje aunque ha sido rodada de nuevo y diferente final pero su esencia sigue siendo la misma pero es una autentica lastima que en su salto al largometraje, la canción de Albert Plá se haya quedado olvidada en el camino. Tampoco debemos dejar de lado otro importante cambio que ha sufrido el cortometraje original y ese no es otro que el hecho de cambiar la figura materna -en 'Eat my shit'- la protagonista le explica a su madre porque en Instagram no está bien visto tener un ojete en la cara, por la paterna. En 'Pieles',la madre de Samantha está ausente. Como espectadores podemos imaginar los motivos pero estos nunca se explican)
En el pasado festival de cine fantástico de Sitges, Jim Hosking nos dejó la que fue considerara película 'What the fuck?' de la edición. Aunque resulta inevitable pensar en John Waters y la forma en la que este plasma la belleza de lo soez o Gregg Araki (El momento en el que se ve a uno de los protagonistas alrededor del cual caen numerosos peces me hizo pensar en que esa escena bien podría ser un delirio del director de 'Nowhere' o 'Kaboom')... 
...fue Hosking el nombre que me vino a la cabeza con mas fuerza a la hora de ver 'Pieles' si bien es cierto que Casanova a pesar de sus esfuerzos no consigue desconcertarnos de la manera en la que lo hizo Hosking (El director y guionista español parece por momentos mas interesado en desconcertar al espectador que en construir correctamente ciertas partes de las historias que forman parte de la película). Esa madame con la que el director abre su película hace que por su 'manera de vestir' nos resulte inevitable pensar en 'The greasy strangler' y el personaje interpretado por Michael St. Michaels. Sky Elobar que interpreta a su hijo bien podría formar parte del variopinto crisol de personajes que Casanova muestra en su película (Tampoco debemos dejar de lado la relación que se establece entre este y el personaje interpretado por Elizabeth De Razzo), así como el paisaje urbano por el que deambula Samantha (Ana Polvorosa) y su encuentro con esos dos delincuentes.
'Pieles' se estructura en base a las diferentes historias de sus personajes mediante una narración fragmentada pero haciendo que estas tengan algún tipo de conexión en común mas o menos lógica, mas o menos forzada (Casanova se queda lejos y es obvio que esa no era su intención de la soberbia 'Magnolia' de Paul Thomas Anderson, sin ningún tipo de duda una absoluta obra maestra que debe ser estudiada en profundidad antes de rodar una película basada en diversos personajes cuyas vidas se encuentran en diversos momentos). Por desgracia no todas las historias que forman parte de la película poseen el mismo interés y la misma fuerza lo que sumando a la sensación de que por momentos Casanova quiere por encima de todo impactar al espectador hace que el resultado final no sea lo redondo que nos gustaría. Laura (Macarena Gómez en el que es sin duda su mejor trabajo hasta la fecha. Resulta llamativo que en una película tan excesiva como esta, Gómez se muestre contenida y se aleje del histrionismo al que nos tiene acostumbrados) e Itziar (Itziar Castro actriz a la que estamos deseando ver en 'Matar a Dios' dirigida por Caye Casas y Albert Pintó) nos dejan sin lugar a dudas la historia mas redonda de todas las que forman parte de esta película. La emoción, el drama en el que viven los dos personajes que la protagonizan, la manera en la que el director y guionista plasma los sentimientos de estos en pantalla hacen que esta historia nos llegue y como se suele decir, nos toque la fibra sensible.
Y aunque suene raro, esta historia es la mayor virtud y a la vez el mayor defecto de 'Pieles'. Virtud por lo ya anteriormente comentado y defecto porque esta parte de la película demuestra que Casanova es un guionista capaz de crear historias lo suficientemente interesantes e intensas como para emocionarnos por lo que las limitaciones de otras de las historias que forman parte de la película se hacen mas visibles, mas patentes. La irregularidad de la protagonizada por Ana María Ayala (Vanesa) con un mas que cargante Joaquim Climent (Mira que me gusta este actor pero en esta película acabó con mi paciencia) que a pesar de su enorme potencial se cierra de una manera francamente decepcionante, la forma en la que la parte protagonizada por Ana Polvorosa se va desinflando y otros detalles hacen que 'Pieles' nos deje un regusto amargo.
Personalmente eché en falta que por momentos el humor no apareciera de forma natural por el propio dramatismo de la historia, algo parecido a lo que hizo Todd Solondz en la desgarradora 'Happiness' (A falta de ver 'Wiener-Dog', Solondz es uno de esos directores que saben plasmar con maestría toda una gama de traumas y conflictos internos. Su cine parece ser su manera de expiar sus propios miedos) y no por la forma en la que se fuerzan ciertas escenas (Sirva de ejemplo la escena de presentación del personaje interpretado por Secun de la Rosa) para arrancar la sonrisa del espectador. Es cierto que Casanova si que consigue que en ciertos momentos este tenga una sensación parecida al ver su película como la que tuvo cuando vio 'Happiness' y que haga que se plateé porqué tiene una leve sonrisa en la cara al ver la dramática realidad en la que viven los protagonistas, pero la cinta de Casanova se queda lejos de la de Solondz.
Con todos sus aciertos y sus fallos, 'Pieles' es una muy interesante y arriesgada película cuyos excesos y la forma en la que Casanova se acerca a sus protagonistas puede hacer que parte del público se cierre en banda ante su propuesta. 'Pieles' es una historia profundamente triste y desgarradora y tremendamente crítica con la importancia del aspecto físico. A veces los que se ríen, los que humillan, los que dan mas importancia al físico son aquellos que mas han sufrido en sus propias carnes la crueldad de las personas. Casanova no parece querer adoctrinar sino hacer que nos planteemos cual es nuestra posición acerca de este tema y que importancia le damos al físico por encima de otras cualidades. Desde 'La soledad del perro guía' os animaros a ver esta película, un soplo de aire fresco dentro del panorama cinematográfico actual. Gustará o no pero seguro que no os dejará indiferentes.


Lo mejor: La historia de Laura e Itziar. La pesadilla de Laura.
Lo peor: La sensación de que a Casanova parece que está mas interesado en impactar que en que todas sus historias tengan la misma fuerza.