jueves, 1 de junio de 2017

Críticas: Killers

Título: Killers
Año: 2014
Género: Thriller - Drama
Duración: 137 min. 
Director: The Mo Brothers (Kimo Stambole y Timo Tajhjanto)
Guión: Takuji Ushiyama y Timo Tajhjanto
Música: Aria Prayogi y Fajar Yuskemal
Interpretes: Kazuki Kitamura, Oka Antara, Rin Takanashi, Luna Maya, Ray Sahetapy, Ersya Aurelia, Mei Kurokawa, Epy Kusnandar, Tensui Sakai, Steve Jean, Denden, Tara Basro
Nota: 5
Sinopsis: Un psicópata japones obsesionado con matar a mujeres. Un periodista indonesio fracasado seducido por la violencia y la muerte. Internet. Dos personas cuyos caminos se cruzan. Un viaje al lado mas oscuro de la sociedad.




Crítica:
'Killers' fue el esperadísimo trabajo de The Mo Brothers tras 'Macabre' ('Rumah Dara'), interesante y muy entretenida cinta que en ciertos momentos posee demasiadas similitudes con el 'A L'Interieur' de Julien Maury y Alexandre Bustillo. Pero fueron los dos cortometrajes dirigidos por Timo Tajhjanto para las antologías 'The Abc's of the death' y 'V/H/S 2' los que consiguieron que las expectación acerca del nuevo trabajo del director indonesio y por tanto por el de The Mo Brothers fuera máxima. 'L is for Libido' formó parte de ese grupo de cortometrajes donde en cada uno de ellos tenía que haber una muerte y la historia estar relacionada con una letra del alfabeto. Como no podía ser de otra manera en este tipo de películas, el resultado final fue demasiado irregular dejándonos historias absolutamente brillantes como las de Xavier Gens ('X is for XXL'), Marcel Sarmiento ('D is for Dogfight'), Lee Hardcastle ('T is for Toilet') o Jason Eisener ('Y is for Youngbuck') junto con otras bastante prescindibles como las de Ernesto Díaz Espinoza ('C is for Cycle'. Historia demasiado deudora de la película 'Die Tür' de Anno Saul basada en una novela de Akif PirinÇci) o Angela Bettis ('E is for Exterminate').
'L is for Libido' resultó un absoluto órdago al puritanismo mas rancio que llevó a cierta asociación ultracatólica a denunciar al festival de cine fantástico de Sitges por haber proyectado la película 'A Serbian Film' de Srdjan Spasojevic y que solo sirvió para que la cinta del director serbio se convirtiera en una película de culto venerada por los amantes del cine mas enfermizo y sádico (La cinta de Spasojevic fue editada en España en una edición sin censura y limitada a creo recordar de mil unidades por vial of delicatessen) Si la película de Spasojevic removió las entrañas de todos los espectadores que la vieron (De 'A Serbian Film' habría que hablar largo y tendido. Es censurable la forma elegida por el director a la hora de mostrar ciertas escenas, pero Spasojevic construyó una muy crítica metáfora de la situación de Serbia tras la guerra de los Balcanes. El espectador debe tener en cuenta que hay crítica mas allá de las películas de Denis Tanovic o Emir Kusturica), el cortometraje de Timo Tajhjanto no se quedó atrás y su brutalidad, sadismo y su atmósfera enfermiza hizo de 'L is for Libido' un corto absolutamente imposible de olvidar y uno de los mejores de la antología 'The abc's of the death'. Nota: Tampoco debemos dejar de lado el cortometraje de Xavier Gens, 'X is for XXL'. A pesar de que los trabajos de Gens y Spasojevic resultan del todo excesivos, ambas obras poseen una gran carga crítica algo que no se observa en el de Tajhjanto, lo que hace que el nihilismo de su propuesta lo haga todavía más brutal y salvaje.
De igual manera que ocurrió en 'The abc's of the death', en 'V/H/S 2', el cortometraje 'Safe Haven' volvió a convertirse en la mejor obra de todas aquellas que formaban parte de la película y aunque en este caso este estaba codirigido por Gareth Evans (Director de la soberbia 'The Raid'. Cinta que el tiempo pondrá en su sitio y será considerada como una película revolucionaria en lo que a la concepción de las escenas de acción se refiere. Sería imposible pensar en 'Dredd' de Pete Travis y en 'John Wick' de Chad Stahelski y David Leicht si antes no hubiera existido la cinta de Evans) dejó las expectativas muy altas acerca de ver que podía hacer Timo Tajhjanto en su nueva película. Un año después de 'Safe Haven', el director volvió a juntarse con Kimo Stambole en su faceta de director y con Takuhi Ushiyama en la de guionista para rodar una nueva cinta, para rodar la interesante pero tremendamente decepcionante 'Killers'. Puede que las expectativas estuvieran muy altas hasta infladas, puede que el éxito de ''Macabre' ('Rumah Dara'), 'L is for Libido' y 'Save Haven' llevaran a Tajhjanto a pensar que es mejor director y guionista de lo que es, el caso es que su 'Killers' se quedó en una cinta pretenciosa pero con buenas intenciones, donde un irregular ritmo y el dispar interés en las historias que forman parte de la película acaban por aburrir al espectador.
'Killers' narra la historia de dos personajes antagónicos cuyos caminos acaban coincidiendo. Bayu (Oka Antara visto en películas como 'The Raid 2' de Gareth Evans o 'The Shaman' de Raditya Sihdarta) periodista indonesio que tras acusar a un político de corrupción ha visto como tanto su vida personal como laboral se ha desmoronado sin que el pudiera (o quisiera) ponerle remedio. Su interés por lo macabro, por el sadismo y sus ansias de venganza le llevará a descubrir el lado mas oscuro de Internet. Tal será su fascinación de Bayu que un psicópata japonés de nombre Nomura (Kazuki Kitamura que ha participado en cintas como 'Parasito' -'Kiseijuu'- de Takashi Yamazaki o como Antara, en 'The Raid 2') se podrá en contacto con él, estableciéndose entre ambos una peligrosa relación. Nomura parecerá tomar a Bayu como su discípulo.
Por desgracia y a pesar de las buenas intenciones que parecen percibirse en los primeros fotogramas de la película, las historias que forman parte de esta resultan excesivamente desiguales lo que deriva en que, sumado a un mas que forzado final, el espectador se quede con una muy extraña sensación, llevándole incluso a pensar de que las historias de Tajhjanto y Ushiyama eran originalmente independientes y que estas han sido forzadas para de alguna manera encajar.  'Killers' es una de esas películas donde las ideas no han quedado plasmadas en pantalla de manera satisfactoria y el resultado rebosa de cierta pretenciosidad que aleja al espectador de la película Stambole y Tajhjanto. La crítica a la deshumanización de la sociedad, a la idea constante de que hay que grabarlo todo sobre en los casos donde haya personas sufriendo (Las personas estamos mas pendientes de grabar aquello que vemos que en ayudar. David Cronenberg, en su soberbia y también enfermiza 'Crash', película basada en la novela homónima de James G. Ballard, plasmó con notable maestría esta idea cuando Vaughan para su coche en la autopista para ver y fotografiar un accidente de tráfico. Ballard interpretado por James Spader en un momento de la película le echará en cara este hecho, a lo que este le responderá diciéndole que todo el mundo incluido él, al ver un accidente aminora la velocidad para poder verlo bien. Un par de escenas de la cinta de Cronenberg poseen mas fuerza que toda la cinta de Stambole y Tajhjanto) acaba por no cuajar como sería necesario haciendo que este 'Killers' se quede en un claro quiero y no puedo.
'Killers' posee dos claras partes diferenciadas. Una de ellas situadas en Indonesia, la otra en Japón. La primera habla sobre una sociedad corrupta y las consecuencias que tiene enfrentarse a ella. Una sociedad enferma a todos los niveles, algo representado tanto en la corrupción política como en el personaje interpretado por Epy Kusnandar y que parece manejarse perfectamente en papeles repulsivos y sádicos como pocos, sirva de ejemplo su aparición en esta película, en 'L is for libido' o en 'Safe Haven'. (Reconozcamos que Kusnadar sabe sacar el máximo provecho a su peculiar aspecto físico) La segunda muestra a un asesino en serie que parece encontrar el amor, la llave a su redención. La parte de la historia situada en Japón no brilla precisamente por su originalidad (Seamos sinceros, la indonesia tampoco) ya que son muchas las películas asiáticas que han abordado este tema desde muy diversas perspectivas con mucho mayor acierto.
Los apuntes intimistas de la historia indonesia, la forma en la que los directores plasman esa especie de romance en la japonesa son sin duda los puntos más flojos de esta película. Si a eso sumamos que la gran escena de acción que esperamos no acaba nunca por llegar (Estamos hablando de una película dirigida por los autores de  'Macabre' -'Rumah Dara'- y que cuenta en su reparto con tres actores que ese mismo año participaron en 'The Raid 2'), la desilusión que tiene el espectador al llegar a ese mas que decepcionante final donde los directores, por si no había quedado claro, recalcan ciertas ideas ya mostradas anteriormente en la película consigue eclipsar la buena e interesante idea que los directores y guionistas tenían entre manos así como ciertos apuntes morbosos y sádicos que esperamos de una película como esta. A pesar del gran trabajo de sus dos protagonistas y de alguna escena realmente impactante, 'Killers' sin ser una mala película si que es una cinta tremendamente decepcionante. Una lastima.


Lo mejor: El impactante y repulsivo encuentro de Bayu (Oka Antara) con  Robert (Epy Kusnandar)
Lo peor: La manera en la que finalmente los directores y guionistas acaban juntando ambas historias.