domingo, 18 de junio de 2017

Sobre 'Por trece razones' ('13 reasons why')

Título: Por 13 razones - 13 Reasons Why
Año: 2017
Género: Drama
Duración:  60 min aprox.
Director: Tom McCarthy, Gregg Araki, Carl Franklin, Helen Shaver, Jessica Yu y Kyle Patrick Alvarez
Guión: Nic Sheff, Brian Yorkey, Elizabeth Benjamin, Diana Son, Thomas Higgins, Nathan Jackson, Nathan Louis Jackson, Kirk A. Moore, Hayley Tyler según la novela de Jay Asher
Música: Eskmo
Interpretes: Dylan Minnette, Katherine Langford, Christian Navarro, Brandon Flynn, Justin Prentice, Devin Druid, Derek Luke, Alisha Boe, Miles Heizer, Ross Butler, Kate Walsh
Nota: 7,5
Sinopsis: Clay Jensen recibe un extraño paquete. Una caja de zapatos con cintas de audio. Cuando las empieza a escuchar descubre que la narradora es Hannah Baker una compañera del instituto que se ha suicidado y que explica los motivos que la llevaron a tan terrible decisión. Si has recibido las cintas has estado involucrado en su muerte. ¿Pero que tiene que ver Jensen un chico aparentemente perfecto en todo lo ocurrido alrededor de Hannah?


Crítica:
Todos aquí están perdidos. Es como si supiera que tiene que haber alguien en alguna parte... sólo una persona en este enorme, horrible, infeliz universo que pueda tomarme en sus brazos y decirme que todo va a estar bien. ¿Pero cuánto tengo que esperar hasta que aparezca esta persona? Me siento como si me hundiera más y más en arenas movedizas, mientras veo a todos a mi alrededor morir de una forma lenta y agónica. Como si todos supiéramos, muy en en fondo de nuestra almas, que nuestra generación va a ser testigo del fin de todo.
         Nowhere - Director Gregg Araki

Enfrentarse a una página en blanco para hablar de una serie como 'Por trece razones' ('13 reasons why') no es sencillo. A estas alturas se han escrito muchas críticas, muchos comentarios, muchos análisis. A día de hoy he procurado no leer nada salvo la novela escrita por Jay Asher en la que se basa la serie. No quiero sentirme influido por nada ni por nadie o al menos quiero creer que nadie me ha influido.
Elegir una frase de una película de Gregg Araki para empezar a escribir no es fruto del azar. No solo porque Araki haya dirigido dos episodios, el número siete 'Tape 4, side A' y el número ocho 'Tape 4, side B' (El espectador ha de notar que cada director ha dirigido dos episodios que equivalen a una cinta excepto Kyle Patrick Alvarez que se ha encargado de tres episodios, las cintas tres y trece) sino también y muy especialmente porque el director norteamericano es conocido por muchos por haber dirigido la 'Teen apocalypse trilogy' formada por la cintas 'Totally Fucked up' (1993'), 'Maldita generación' ('The Doom generation'. 1995) y 'Nowhere' (1997). A pesar de ser tres películas rodadas en la década de los noventa (Se puede leer un estupendo análisis aquí: https://www.alicebishop.net/2016/12/11/teenage-apocalypse-trilogy/) algunos de los temas que en ellas se trata (La perdida de identidad de una generación que quiere encontrar su sitio, la incomprensión por parte de los adultos acerca de lo que sienten sus hijos -excelentemente mostrado en la relación de esos padres y su hijo que hablan distintos idiomas-, la identidad sexual, incomunicación, drogas, alcohol, abusos sexuales) están también presentes en 'Por trece razones'. ('13 Reasons why') Por mucho que la serie tenga una apariencia de producto destinado a un público mayoritariamente adolescente, esta no se muestra timorata a la hora de mostrar ciertas escenas que van dando forma a los sentimientos de la protagonista y los motivos que la llevaron a suicidarse.
En el año 2012, Stephen Chobsky adaptó su novela 'Las ventajas de ser un marginado' ('The perks of being a wallflower') a la pantalla grande donde este narraba la historia de un introvertido adolescente, su dificultad para relacionarse con la gente y los retos a los que se ha de enfrentar en su día a día en el instituto. Sam (Emma Watson) y Patrick (Ezra Miller) mostraran a Charlie (Logan Lerman) un mundo que hasta ese momento desconocía, algo que le ayudara a enfrentarse a sus fantasmas. Por varias razones resulta inevitable pensar en la película y la novela de Chobsky a la hora de ver ''Por trece razones' ('13 Reasons why'). La primera de ella y mas clara es por la manera en la que Dylan Minnette interpreta a su personaje, a Clay Jensen y que por momentos parece hermanado con Charlie: Dos chicos retraídos y tímidos que han de enfrentarse a hechos que los superan (Aunque obviamente por motivos distintos pero igualmente dramáticos). Y si Charlie contaba con el apoyo de Sam y Patrick, Clay tiene a Tony (Christian Navarro)
La segunda de ellas es la sensibilidad con la que los directores y guionistas involucrados tanto en 'Por trece razones' ('13 Reasons why') como en 'Las ventajas de ser un marginado' ('The perks of being a wallflower') se acercan a sus protagonistas. El espectador podrá estar de acuerdo o no con la manera en la que estos dan forma a sus personajes pero en ambos casos lo hacen tratándolos desde el respeto y construyendo personajes con fuerza y creíbles. La tercera de ellas es la música ya que en ambos casos esta forma parte fundamental de las historias y en muchos de los casos las canciones que suenan se alejan de lo que se suele mostrar en cintas situadas en institutos americanos. Si en 'Las ventajas de ser un marginado' ('The perks of being a wallflower') suenan temas de Dexy's Midnight Runners, New Order, The Smiths, Sonic Youth o David Bowie, en 'Por trece razones' ('13 Reasons why') escuchamos a Joy Division, The Cure, un excelente cover de 'The killing moon' a cargo de Roman Remains o 'Thirteen' de Elliott Smith (Smith es sin duda alguna uno de los mejores compositores de su generación injustamente conocido por muchos solamente por 'Miss Misery' a pesar de las grandes canciones que este nos dejó. Elegir una canción de Smith que se titule 'Thirteen' para una serie que se llama 'Por trece razones'  -'13 Reasons why'- y que narra el suicidio de su protagonista contiene un gran trasfondo ya que el cantautor que falleció el 21 de Octubre del 2003 por culpa de dos heridas de arma blanca en el pecho. Aunque las causas de su muerte no han sido del todo aclaradas todo parece indicar que fue un suicidio derivado de la depresión y el alcoholismo que padecía)
La música resulta vital en una escena de 'Por trece razones' ('13 reasons why') que parece extraída directamente de 'Las ventajas de ser un marginado' ('The perks of being a wallflower') En ella, Clay que asiste solo a una fiesta, verá a lo lejos a Hannah y ambos se encontraran en la pista de baile. A ritmo de 'The night we meet' de Lord Huron, estos nos dejaran uno de los mejores momentos de la serie. De la misma manera Charlie verá bailar a Sam y Patrick y este a ritmo del 'Come on Eileen' de Dexy's Midnight Runners se acercará a ella para compartir ese momento con sus amigos (Si, he escrito queriendo ella y amigos). La manera en la que Charlie comienza a andar acompañado por esa canción hace de esta escena uno de esos momentos que perdura en la memoria del espectador. Y la última de ellas es la presencia de Kate Walsh que en la cinta de Chobsky interpreta a la madre de Charlie mientras que en la serie 'Por trece razones' ('13 Reasons why') da vida a la madre de Hannah.
Hay otro referente que al espectador le pueden venir a la cabeza al ver 'Por trece razones' ('13 Reasons why'), y ese no es otro que la película 'Ciudades de papel' ('Paper Towns') de Jack Schreier basada en la novela homónima de John Green (Editado en España por nube de tinta la misma editorial que ha publicado la novela de Asher) por estar ante la historia de un retraído joven que enamorado de su vecina investigará la extraña desaparición de esta. Obviamente los motivos por los que Margo Roth Spiegelman (Cara Delevinge) y Hannah (Katherine Langford) no vuelven nunca mas al instituto son totalmente diferentes pero ambos tienen un punto en común: Ambas han sido traicionadas por aquellas personas en las que mas confiaban, sus amigos. Pero hay dos detalles mas que no debemos dejar pasar por alto, uno de ellos es que tanto en 'Por trece razones' ('13 Reasons why') como en 'Ciudades de papel' ('City papers'), Quentin (Nathan Wolff) y Clay (Dylan Minnette) compartirán una noche con Margo o con Hannah que perdurará en su memoria. Y el otro es la importancia que tienen los mapas en ambas historias (Este detalle va perdiendo fuerza en la serie pero no en la novela de Asher) elementos que serán vitales para entender que ha ocurrido con las dos chicas. Pero hasta aquí llegan las similitudes porque si Schreier nos dejó una aburrida y tediosa película que iba perdiendo fuerza conforme avanzaba su metraje (Algo que no es achacable al director sino al material de partida: La novela de de Green), 'Por trece razones' ('13 Reasons why') va ganando interés y dramatismo en cada nuevo capítulo.
Pero hablemos un poco de las similitudes y diferencias existentes entre la novela de Asher y la serie. Obviamente una novela de poco mas de trescientas páginas no da para rodar trece capítulos de una duración de entre cincuenta minutos y una hora por lo que los guionistas han añadido varias tramas que enriquecen a la historia principal (La presencia de Tony aun teniendo la misma función que en la serie pero por motivos diferentes adquiere mas protagonismo en esta ya que en la novela queda relegada a un segundo plano. Lo mismo ocurre con la madre de Clay que en las páginas de la novela tiene una función meramente presencial y los padres de Hannah no aparecen salvo en algunos comentarios realizados bien por Clay, bien por Hannah. La idea de mostrar el punto de vista de estos es uno de los grandes aciertos de la serie. Tampoco debemos dejar de lado que la amistad entre Clay y uno de los personajes que mejor nos cae Jeff Atkins interpretado por Brandon Larracuente no existe en la novela)  La historia original escrita por Asher está narrada en dos tiempos que se intercalan: Uno, el de Clay Jansen, el otro el de Hannah Baker centrándose casi en exclusiva en estos dos personajes. Si en la novela se intercalan las palabras de Hannah y Clay, en la serie se juega con los tiempos y los espacios intentando hacer que la linea entre presente y pasado se difumine. Por desgracia y en una de las cosas que personalmente considero una forma de subestimar al espectador, en la serie se ha decidido que Clay tenga un accidente para que este lleve una herida en la cara y así se pueda tener claro si el Clay que estamos viendo es el del presente (Él que está escuchando las cintas) o el del pasado (Él que se encuentra con Hannah por los pasillos del instituto o en el cine donde ambos trabajan). Nota: Si alguien quiere ver como jugar con el tiempo y el espacio de manera soberbia simplemente tiene que ver la obra 'Incendios' dirigida por Mario Gas. Las cintas vuelven a estar presentes en la adaptación de la obra de Wajdi Mouawad aunque en este caso son los silencios de la madre de los protagonistas los que estos escuchan en busca de alguna palabra que explique donde se encuentran su padre y su hermano.
Con todo, las historias que forman parte de la novela están presentes en su salto a la gran pantalla (En lineas generales la serie es bastante fiel a la novela) Es claro que el lector reconvertido a espectador observará el sustancial cambio que ha sufrido Courtney Crimsen, chica popular del instituto cuya orientación sexual será uno de los detonantes para que esta se aleje de Hannah Baker. A pesar de que el momento que ambas comparten posee elementos similares, se podría decir que la esencia de la misma ha sido cambiada de forma radical. También es claro que el espectador apreciará otros dos cambios bastante importantes: La forma y la posición de Clay con respecto a las cintas y la manera en la que reaccionan las demás personas que son nombradas en dichas cintas.
A pesar de que Dylan Minnette ha trabajado en películas como 'Prisioneros' ('Prisioners, 2013, Denis Villeneuve') o 'Déjame entrar' ('Let me in' 2010, Matt Reeves), su nombre empezó a ser conocido gracias a ese revival ochentero titulado 'Pesadillas' ('Goosebumps'. 2015. Robb Letterman. Simpática película a la que por ser considerada un producto destinado al público infantil-juvenil se le ha criticado con excesiva dureza) y sobre todo por 'Don't Breathe'. La cinta de Fede Alvarez resultó un muy entretenido divertimento que usaba elementos propios del género home invasion y el toque enfermizo de las películas de Marcus Dunstan, 'The Collector' y 'The Collection', en ella Minnette daba vida a Alex, un timido chaval que en su intento de ayudar a la chica de la que está enamorado, interpretada por Jane Levy, decidirá acompañar a esta y a Money (Daniel Zovatto) a un último y 'sencillo' robo. Citar a una película como 'Don't Breathe' tan alejada de 'Por trece razones' ('13 Reasons why') tiene una justificación: Por momentos la forma de actuar, de moverse, de acercarse a Rocky (Jane Levy) se parece demasiado a la de Clay, tanto que podríamos llegar a decir que 'Por trece razones' ('13 Reasons why') es la precuela de 'Don't Breathe' y que este, tras escuchar las cintas de Hannah, incapaz de superar que ella se suicidara, dio un giro radical a su vida, dejó el instituto y se convirtió en un criminal.
El hecho de estar ante una serie compuesta por trece episodios hace que la posición de Clay cambie sustancialmente con respecto a la novela (Hay que alargar la historia, hay que alargar la trama, no puede suceder todo en un breve espacio de tiempo como sucede en la novela). Si en la historia original de Asher este, a pesar de sus miedos, tiene bastante interés en escuchar las cintas y sobre todo en averiguar que tiene él que ver con el suicidio de Hannah (Llegado un momento Clay se plantea escuchar su cinta y pasar del resto), en la serie este no solo muestra sus miedos sino que además los hace patentes en la forma en la que va dilatando escuchar las cintas lo que deriva en que Clay se vaya encontrando con el resto de personas cuyos nombres cita Hannah y se explore y se profundice en la forma en la que estos afrontan saber que otra persona conoce cual fue su lugar en los motivos que llevaron a esta a suicidarse.
'Por trece razones' ('13 Reasons why'), la serie, no solo explora la manera en la que las diferentes personas a las que nombra Hannah reaccionan ante el suicidio de esta, sino que además aporta un nuevo acercamiento a la situación de Clay. No solo se ha cambiado la posición de este conforme a las cintas, también la forma en la que Tony actúa con respecto a este. Es cierto que el personaje interpretado por Christian Navarro se preocupa de como Clay va a reaccionar pero en la novela original, Asher no pone en boca de este cierta frase demoledora en lo que parece ser mas un intento por crear tensión dramática que porque exista una justificación lógica. El hecho de aportar nuevas ideas, nuevas situaciones y explorar que sienten los distintos personajes lleva a que la serie nos deje otras escenas de muy dudosa justificación como ese momento en el que un grupo variopinto de estudiantes que no tienen nada en común se reúnen en un bar, a la vista de todo el mundo para hablar de como afrontar la situación en la que se encuentran. Si querían pasar desapercibidos, si querían que nadie supiera su secreto, esa no era la mejor manera de ocultarlo.
Como no podía ser de otra manera, 'Por trece razones' ('13 Reasons why') parece haber generado una injustificada polémica. Parece que hablar del suicidio de una persona que sufre todo tipo de acoso por parte de sus compañeros (No quiero profundizar en lo que le sucede a Hannah para no hacer spoilers) parece ser visto por muchos como una posible incitación al suicido. Esta idea lleva implícita una pequeña reflexión: ¿Hemos de tratar a los jóvenes como inútiles y no hablarles de cuales pueden ser las consecuencias de sus actos? ¿Hemos de hacer como la prensa y ocultar los suicidios llevándonos a pensar que aquello que no se ve, no ocurre? (Si tu respuesta a esta pregunta es: 'No se informa para no publicitarlo', creo que deberías analizar la forma en la que se informa de ciertos sucesos en los telediarios donde se busca mas el morbo que el respeto a las víctimas)
A lo ya comentado acerca de la interpretación de Dylan Minnette, hay que sumar el gran trabajo del resto de los actores, empezando por una Katherine Langford que tiene entre manos un complicado papel que saca adelante con bastante solvencia (Algo que por ejemplo no hacía Cara Delevinge en 'Cuidades de papel' -'City papers'-) y llegando a Kate Walsh (Olivia Baker) y Brian D'arcy James (Andy Baker) que dan vida a esos padres que se enfrentan a la muerte de su hija. Como ocurre siempre en estos casos, este tipo de papeles se mueven siempre en el borde de un precipicio y es muy fácil caer en el exceso y el histrionismo pero tanto Walsh como James consiguen hacernos creíbles sus sentimientos. Solo he de poner un pero y ese no es otro que el doblaje al español de Brandon Flynn (Justin Foley) que frase tras frase consigue alejarnos de la serie y del personaje. Con todo, 'Por trece razones' ('13 Reasons why') es una gran serie, una de esas series que merece la pena y mucho ver y que desde aquí recomendamos abiertamente.



Lord Huron - The night we meet



Roman Remains - The Killing Moon


Elliot Smith - Thirteen