sábado, 22 de julio de 2017

Atlántida Film Fest - Día 5

Júlia ist
No hay nada en 'Júlia ist' que no haya visto ya antes en otras películas, puede que el ejemplo mas claro sea el de 'People that are not me' de Hadas ben Aroya y no solo porque estas cintas estén escritas y protagonizadas por sus directoras sino también y muy especialmente porque ambas muestran a dos chicas que parece que por momentos no encuentran su sitio en el mundo. Puede que sea porque vi primero la cinta de ben Aroya pero esta, a pesar de sus licencias, me resultó mucho mas fresca que 'Júlia ist'. La película dirigida por Elena Martín se centra en Júlia, una estudiante catalana de veintiún años de edad que se va de Erasmus a Berlin, en como este hecho afecta a la relación con su novio y en la incapacidad de esta de abrirse y relacionarse con la gente. Son buenas las intenciones de Martín, saca provecho a sus actores y ella como protagonista resulta mas que creíble pero hay algo que no acaba de enganchar en su historia. Ciertas ideas quedan simplemente perfiladas y otras acaban desapareciendo de la película para centrase en la relación de Júlia con el chico que le gusta (En serio, que una página como filmin etiquete a esta película con el tag 'infidelidad' me parece algo de otra epoca). Personalmente me resulta imposible no pensar en esta película como una pseudo-precuela de 'Family tour' de Liliana Torres y que esa Lili (Núria Gago) no es otra que Júlia. Las cintas de Torres y Martín son dos películas pequeñas a las que su aparente falta de medios puede jugar en su contra y a pesar de sus fallos o de la sensación de estar ante dos cintas que hemos visto antes (Lo siento Martin, pero todo lo relacionado con el novio y su viaje a Berlin hizo que me acordara de 'Perdiendo el norte' de Nacho García Velilla que creo que puede ser el peor referente en el que puede pensar un espectador al er 'Júlia ist') resultan dos películas bastante interesantes y a las que hay que dar al menos una oportunidad.


La maldita primavera
Hay chistes sin gracia y este es uno de ellos. No se quién realmente nos ha tomado el pelo, si Marc Ferrer por rodar una 'película' como esta, si los Papa topo por, conociendo su nula capacidad interpretativa prestarse a protagonizar 'La maldita primavera' o si los diversos festivales que han programado esta película. La cinta de Marc Ferrer es como esos vídeos de viajes que los pesados de nuestros amigos nos quieren enseñar, algo que solo pueden 'disfrutar' las personas que lo han grabado ya que para el resto sería mas agradable que les clavasen esquirlas debajo de las uñas. Todo, absolutamente todo resulta ridículo en 'La maldita primavera': La historia es absurda (No, en serio, que nadie venda esto como si de una cinta de autor fuera, lo cutre que resulta todo es de absoluta vergüenza ajena desde el momento 'lluvia intensa' hasta la manera en la que se desarrolla la historia de los reptilianos. De verdad, si queréis ver una buena película que muestre a una juventud perdida, extraterrestres, falta de comunicación y 'sobre ser joven y ser distinto' solo tenéis que acercaros a 'Maldita generación' de Gregg Araki, eso si que es una buena película) y personajes ridículos con interpretaciones lamentables (Nadie, absolutamente nadie se salva de la quema. Tal es la cantidad de miradas a cámara que el espectador solo puede sentir una horrible sensación de vergüenza ajena. Vuelvo a hablar de 'Family Tour' de Liliana Torres donde también hay algunas miradas a cámara. La cinta de Torres tiene una historia, hay un sentido en quién y porque podía mirar a cámara, en la de Ferrer no hay nada de eso y por favor, no intentemos justificar este despropósito calificándolo de surrealista y conceptos similares). Robert Rodriguez nos vendió eso de que la película que había dirigido él y protagonizado John Malcovich no se iba a ver en cien años, que iba a estar oculta durante todo este tiempo. Con 'La maldita primavera' se podría hacer lo mismo. Esta cinta no sirve ni para mostrársela a los presos en Guantanamo, no hay crimen en el mundo que justifique tal tortura.